comparte lo que te sucede

Las cosas que no sueles contar al médico y que pueden salvar tu vida

Un estudio demuestra que son cuatro puntos fundamentales los que nos callamos a la hora de visitar a nuestro doctor de cabecera y no deberíamos

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Es un hecho, a nadie le gusta ir al médico. Sin embargo, ya sea por problemas puntuales de mayor o menor gravedad o para simples chequeos anuales, que también son muy importantes, es necesario hacer una visita de vez en cuando. Sin embargo, a la hora de acudir y contar lo que nos pasa, hay algunas cosas vitales que pasamos por alto y que podría ser fundamental que ellos conocieran.

Así lo explica la revista 'Best Life': hay ciertas preguntas que los médicos nos hacen en nuestras revisiones anuales (porque esperamos que te las hagas) y que tendemos a responder de una manera poco sincera, especialmente las que tienen que ver con cuánto ejercicio practicamos ("bueno, no mucho, pero intento hacer") o cuánto alcohol consumimos, ("no mucho, vamos, lo normal"). Eso ya lo sabemos, pero un nuevo estudio publicado en 'JAMA Network Open' ha descubierto que casi la mitad de los adultos en Estados Unidos no da detalles que podrían ser una cuestión de vida o muerte.

La muestra

El estudio, realizado por los científicos de la Universidad de Utah Health, con colaboraciones de las universidades de Michigan y de Iowa, y la muestra incluyó a más de 4.500 adultos con edades comprendidas entre los 18 y los 91 años. Los investigadores les preguntaron qué les incomodaba cuando hablaban con sus médicos de cabecera. Según las respuestas de la gente, son cuatro los puntos que no se suelen mencionar jamás: si han sufrido agresiones sexuales, se enfrentan a amenazas o violencia doméstica, si están deprimidos o tienen pensamientos suicidas.

Los pacientes más jóvenes y las mujeres son los que tienen menos probabilidades de ser comunicativos y contar estos detalles

El 48% de los encuestados optaron por no revelar al menos uno de estos cuatro detalles a sus médicos. La razón principal era la vergüenza. Otros motivos incluían el miedo a ser juzgado o el poder evitar que esto se incluya en sus informes médicos. Los pacientes más jóvenes y las mujeres eran, además, los que tenían menos probabilidades de ser comunicativos y contar estos detalles tan importantes.

"Para que los proveedores de atención primaria ayuden a mejorar la salud necesitan saber primero contra qué lucha el paciente", explicó en un comunicado de prensa Angela Fagerlin, autora del estudio y presidenta del Departamento de Ciencias de la Salud de la Facultad de Medicina de la Universidad de Utah. "Los médicos podrían ayudar de muchas maneras, con distintos recursos, terapias o tratamientos".

Para que los doctores ayuden a los pacientes a mejorar su salud necesitan saber primero contra qué luchan

Es comprensible, no obstante, que no quieras dar esa información tan privada a tu médico de cabecera y ellos no siempre hacen preguntas que puedan darte la oportunidad de hablar sobre posibles abusos o violencia en el hogar. "No es necesario en el sentido de que tengas que contarlo mientras te miran la presión sanguínea", explica, "pero se recomienda encarecidamente mencionarlo incluso si tu médico no te pregunta sobre tu bienestar mental".

También es importante que menciones si estás perdiendo peso últimamente de forma involuntaria, si pasas mucho tiempo mirando pantallas, si tienes heces en la sangre o algún bulto extraño en la piel. Si es necesario, la próxima vez que acudas al médico apunta tus ideas en un papel para tener más claro lo que quieres contar y, sobre todo, no te avergüences ni pienses que puede juzgarte. Contar esos detalles podría salvarte la vida.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios