REFLUJO ESTOMACAL

Los problemas de salud que te pueden llegar a causar los antiácidos

Cada vez más personas en el mundo consumen este tipo de medicamentos. Los médicos aconsejan, ante todo, acudir al médico para saber si se trata de un problema aún más grave

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Autor
Tiempo de lectura4 min

"Como gominolas. Tenía una gran lista de alimentos que no podía comer. Al menos, podía llegar a tomar tres cada día de media, seis en el peor de los casos. Así estuve durante siete años". Como miles de personas en el mundo, Noah Fagan, un arquitecto de 42 años de Bristol, estaba tan acostumbrado a los antiácidos para el ardor estomacal y reflujo, que ya no podía vivir sin ellos.

Después de haber ingerido comida rápida o con mucho contenido en grasas y azúcares, es probable que tengas que llevarte uno a la boca por el malestar. Un remedio contra el ardor muy común, no solo en España. La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que nos gastamos más de 9 mil millones de euros al año en este tipo de productos. Pero, ¿verdaderamente son sanos y solucionan el problema de fondo?

Si los consumes, debes saber que estás aliviando un síntoma, no curando una enfermedad

Este malestar suele ser producido por un exceso de ácido gástrico que viaja por el esófago hasta la garganta, dejando un sabor de lo más agrio y desagradable. Aunque hay varios tipos de medicamentos para aliviar esta molesta sensación, el más común es el fabricado a partir de almagato, un compuesto químico de hidroxicarbonato de aluminio y magnesio. Este funciona como neutralizador del ácido y de la enzima pepsina activa. Además, es capaz de contrarrestar los ácidos biliares generados por el hígado.

Como cualquier otro fármaco, es muy útil y seguro si se utiliza correctamente. Pero si se abusa de él, como es el caso de Fagan, naturalmente acarrea efectos secundarios. Su excesiva dependencia no solo puede ocultar problemas de salud más graves, sino que incluso podría crearlos. "No fue por la alimentación, realmente tenía un problema médico diagnosticado por mi médico de cabecera", reconoce, en una entrevista concedida a 'The Guardian'.

Si tienes entre 50 y 55 años y sufres ardor muy a menudo, lo mejor será que acudas a un médico

A Fagan le diagnosticaron una producción de ácido hiperactiva y comenzó a tomar inhibidores de bomba de protones (IBP), que actúan para reducir la creación de ácido en el estómago en lugar de neutralizarlo. Ahora, Fagan ya no necesita tomarlos. Sin embargo, la duración del tratamiento puede alargarse considerablemente entre casos y casos. Esto es preocupante, ya que el uso de esta terapia está relacionado con efectos secundarios graves, como la aparición de neumonía, hipocalcemia e infecciones como la de la bacteria Clostridium difficile, la cual depara una diarrea bastante severa.

De hecho, una investigación realizada por los científicos estadounidenses R. Fass y G. Tougas, demostró que la mayoría de nosotros no deciden tratarse la acidez estomacal, recurriendo a estos fármacos durante años sin un asesoramiento médico adecuado. Una de las causas de este 'empacho' de medicinas contra el ardor es que tiene venta libre y se prescribe sin receta. Pero aunque sea así, deben usarse con cuidado. "Si los consumes sin más, debes saber que estás aliviando un síntoma, no curando una enfermedad", afirma Alexander Ford, profesor de gastroenterología de la Universidad de Leeds, al diario británico.

"Si te has sometido a una endoscopia y su dolencia entra dentro de la normalidad, entonces está bien usarlo", prosigue el experto. "Para los jóvenes que lo usan de manera puntual no habrá ninguna consecuencia grave. Pero sin embargo, si eres mayor y tu edad queda entre los 50 o 55 años y tienes episodios muy a menudo, lo mejor será que acudas a un médico, ya que puede estar enmascarando otro tipo de enfermedad mucho más grave, como una úlcera péptica o un cáncer de estómago".

Bayer, una de las mayores empresas productoras farmacológicas del mundo, declara para 'The Guardian': "Las pacientes que tomen antiácidos deben leer la información presente en el prospecto. En resumen, solo aliviarán los síntomas, no curarán el problema de fondo. Si las molestias prosiguen durante más de 14 días seguidos, lo mejor es acudir a la consulta de un profesional para ver si no hay otra causa subyacente".

También puedes reducir los riesgos de la forma más obvia y sencilla: comiendo mejor

El mensaje es claro: si padeces frecuentemente de ardor y los síntomas persisten, consulta a tu médico para detectar cualquier problema. Si todo está bien, lo mejor que puedes hacer es intentar reducir tu dependencia a los antiácidos y aliviar el malestar por otros medios. El más común y tradicional es sin duda el de un vaso de agua con un poco de bicarbonato.

También puedes reducir los riesgos de volver a padecer reflujo de la forma más obvia y sencilla: comiendo mejor. Huye de los fritos y haz las paces con una dieta rica en fibras y verduras. No solo lo notará tu estómago, sino también tu salud en general. Evita los alimentos llenos de grasa o picantes. Además, evita comer justo antes de acostarte, ya que esto aumenta las probabilidades de sufrir ardor.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios