COMPLEMENTO PERFECTO A TU CURRICULUM

¿Quieres encontrar empleo? Trucos para tener la mejor carta de presentación

La carta de presentación es la gran olvidada en la búsqueda de empleo, pero puede ser definitiva a la hora de que te elijan frente a tus competidores

Foto: La carta de presentación puede inclinar la balanza a tu favor
La carta de presentación puede inclinar la balanza a tu favor
Autor
Tiempo de lectura4 min

A la hora de buscar trabajo es muy importante que nuestro curriculum esté perfectamente confeccionado, con la información actualizada y que sea atractivo para los reclutadores (fácil de leer y con un diseño que llame la atención). El primer objetivo es conseguir una entrevista de trabajo y, con posterioridad, hacernos con el empleo que nos interesa.

Todos los potenciales candidatos a un trabajo intenta cuidar, en mayor o menor medida, su curriculum, pero en muchas ocasiones descuidamos un aspecto que siempre suma a nuestro favor. Estamos hablando de la carta de presentación.

Una carta de presentación es básicamente una carta adicional de la información, que se envía junto al currículum vitae y que le complementa de manera importante. Desde El Confidencial te ofrecemos una serie de consejos para realizar la carta de presentación más adecuada para lograr tu objetivo que es, obviamente, destacar frente al resto de candidatos para hacerte con el empleo deseado.

Aumenta tus posibilidades de éxito

No estandarices la carta. Es muy importante y denota gran interés por tu parte que no envíes la misma carta de presentación a cada una de las ofertas a las que te postules. Si estás respondiendo a un anuncio, debes comenzar la carta dando las razones por las que deseas el puesto vacante y qué te atrae del mismo.

No se trata de resumir tu curriculum, sino de aportar información extra sobre ti

Si se trata de una candidatura espontánea, es decir, si aplicas a una compañía que no tiene anuncios de empleo activos, demuestra que no envías tu candidatura al azar, sino que conoces la empresa y que estás deseando formar parte de ella. Para ello, la información es poder: investiga a la compañía y destaca sus valores dentro de su sector y frente a la competencia.

Habla de ti. En el curriculum hablas mayoritariamente de tu pasado: tu experiencia, tu formación, tus habilidades, etc. En la carta de presentación aprovecha para hablar de tu proyecto profesional, a qué tipo de puesto aspiras y qué es lo que puedes aportar a la compañía.

Ten en cuenta siempre al reclutador. Es vital hacer el ejercicio de ponerse en el lugar de la persona de Recursos Humanos que recibe la carta y pensar qué espera encontrar en ella, teniendo en cuenta el puesto de trabajo que se oferta. No te limites a resumir tu currículum, tienes que relatar alguna experiencia profesional exitosa que guarde relación con el puesto que deseas. Los ejemplos concretos en este apartado son muy importantes.

Objetivo: entrevista de trabajo. Esto lo tenemos que tener claro. En la carta de presentación debemos dejar la puerta abierta a una reunión cara a cara con el reclutador para contarle más detalles sobre nuestro perfil, incluso, si tienes los datos del entrevistador, puedes ofrecerte a llamarle/escribirle en unos días para ver cómo está evolucionando el proceso de selección. Con ello, transmitirás la idea de ser un candidato interesado y resuelto.

Faltas de ortografía o no expresarte correctamente pueden arruinar tus opciones antes siquiera de tener una entrevista de trabajo

Busca referencias. A pesar de que no estamos hablando de una carta de recomendación como tal, siempre se agradece incluir la referencia de alguien con el que hayas trabajado y que pueda hablar bien de tu desempeño. Al final de la carta de presentación, incluye los datos del contacto del mismo para que, de ser necesario, el seleccionador pueda ponerse en contacto con él.

Cuida el fondo... y la forma. Parece una obviedad, pero no lo es tanto. Aparte del contenido, que ha de estar ordenado y ser de fácil lectura (ojo con los párrafos demasiados largos y la ausencia de espacios entre los mismos), no cometas faltas de ortografía y cuida la sintaxis, si no quieres que el seleccionador tenga una mala impresión de ti. Lo ideal es que, como máximo, sea una carta de un folio escrita a ordenador.

Sé coherente. Tu carta de presentación tiene que tener cierta similitud estilística con tu curriculum para que no se vean como documentos totalmente independientes. De esta manera, procura usar el mismo tipo de letra y un estilo similar, teniendo en cuenta que, como decíamos más arriba el contenido ha de ser diferente.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios