en tan solo 11 meses

"Un viaje sin retorno": así logró adelgazar 36 kilos esta mujer

Allie Burk decidió volver a recuperar la energía que en otro tiempo había perdido estableciendo un plan que combinase ejercicio y alimentación. Este es el resultado

Foto: Foto: Allie Burk @alliedoesketo.
Foto: Allie Burk @alliedoesketo.

"No estaba bien, sabía que tenía que cambiar algo": Así resume Allie Burk su enorme proceso de adelgazamiento. No tenía energía, explica siempre, se encontraba mal y ni siquiera podía pasar el tiempo que realmente creía necesario con sus seres queridos porque su salud y situación no se lo permitían. Pesaba un total de 100 kilos. Así fue como comenzó este viaje en el que se embarcó para poder volver a ser quien había sido en otro tiempo.

En diciembre de 2017 fue cuando, según cuenta a 'Pop Sugar', Allie decidió comenzar a correr y hacer ejercicio. En ese momento no hizo ningún cambio en su dieta, seguía comiendo lo que quería. "Me encontraba un poco mejor", argumenta, "pero no era suficiente". Fue por pura casualidad, viendo un programa en la televisión, cuando se topó con la dieta keto y comenzó a interesarse por ella.

Cardio y dieta keto

La dieta keto es polémica, baja en carbohidratos y alta en grasas. La descubrió en 1921 el endocrino Henry Rawle Geyelin, y se centra en la ingesta de más alimentos ricos en proteínas y grasas y la restricción de glúcidos y azúcares con el objetivo de generar una situación de cetosis –exceso de cetonas en la sangre– similar al ayuno. El resultado es una quema de calorías y pérdida de peso relativamente rápida en comparación con una dieta tradicional.

"Comencé a investigarla y me enganché", asegura. Estableció una fecha de inicio para empezar a comer de una manera diferente: el 7 de mayo de 2018. "Al principio pensaba que me costaría mucho y acabaría abandonando pero lo cierto es que no he mirado atrás desde entonces". De los 36 kilos totales que ha perdido, asegura que 20 provienen exclusivamente de este régimen.

Estoy muy orgullosa de mí misma. Antes no podía ir a la piscina o hacerme fotos

"Lo fundamental es cambiar la manera de pensar. Yo antes veía la comida como una recompensa, ahora es un combustible y un mecanismo de sanación". Come alimentos integrales y productos frescos. En un día normal suele desayunar queso con aguacate, comer una ensalada ligera, tomar un snack que lleve embutido y para cenar elige hamburguesa de salmón o coles de bruselas cocinadas con mantequilla. "Si estás planeando salir fuera comprueba el menú para asegurarte de que tendrás opciones".

Asegura que tampoco hay que obsesionarse con las calorías porque entonces es muy difícil establecer un plan a largo plazo. "Sí, las cuento de vez en cuando, pero no siempre, solo cuando me noto estancada en la pérdida de peso y necesito volver a calcular mis porciones". Lo que sí hace es pesarse cada día para ver el efecto que las diferentes comidas tienen en su cuerpo, dependiendo del momento del mes.

Un viaje sin retorno

"Está siendo un aprendizaje continuo porque antes, en cuanto hacía ejercicio, creía que podía comer todo lo que quisiera". Tras empezar la dieta keto, volvió a hacer deporte nuevamente, tres veces a la semana, porque le encanta la energía que eso le proporciona. Suele hacer media hora de cardio y seguir con un entrenamiento de piernas, que son su talón de Aquiles pero que le gusta mucho tonificar.

¿Su mayor victoria? Sin duda, recuperar la confianza perdida. "Estaba muy avergonzada", comenta. "No podía hacerme fotos o ir a la piscina, evitaba hasta las cosas más normales". Su mayor motivación ahora es comparar imágenes de su época anterior porque le recuerdan lo lejos que ha llegado emocional y físicamente. "Me siento una persona completamente nueva", asegura. "Estoy muy orgullosa de mí misma, puedo correr sin problemas y me siento fuerte".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios