AL MENOS PODRÁ PAGAR LA HIPOTECA

Un hombre gana medio millón a la lotería y confiesa que está desmotivado para trabajar

Reconoce que la cantidad no le permite abandonar su empleo, pero es la primera idea que se le pasó por la cabeza después de comprobar su boleto premiado

Foto: La idea del ganador es, al menos, pagar la hipoteca y llevarse a su familia de viaje (Foto: Lotto Australia)
La idea del ganador es, al menos, pagar la hipoteca y llevarse a su familia de viaje (Foto: Lotto Australia)

Ganar un gran premio a la lotería que pueda arreglarnos la vida es la intención de todos los aficionados a los juegos de azar. La mayoría desean encontrar una vida de lujo con coches, casas, viajes y todo aquello que no pueden hacer en su día a día; otros se conforman con saber que tienen las espaldas cubiertas de por vida gracias a la seguridad económica del premio.

Pero lo que la mayoría quiere, lo diga o no públicamente, es dejar de trabajar. Una amplísima parte de la población trabaja para vivir, ya que es la única forma de tener ingresos que le permitan llegar a fin de mes. A no ser que nos toque la lotería y no tengamos que volver a pegarnos eternos madrugones para ver la cara a nuestro jefe.

Aunque no todo el mundo piensa igual. Hace poco conocíamos el caso de Ruth Breen, una matrona británica que ganó más de un millón de euros jugando al Euromillón en 2014 y que a día de hoy sigue manteniendo su trabajo. O al grupo de ocho compañeros de trabajo que ganaron 4 millones a la lotería y en el que ninguno de ellos pensaba dejar de trabajar.

Medio millón a la lotería

Pero ninguno de esos es el caso de un hombre que vive en Melbourne, en el sureste de Australia, y que ha ganado 774.826 dólares australianos jugando a la lotería de su país, casi medio millón de euros al cambio. Su primera reacción al conocer su premio es que ha perdido toda la motivación que tenía para acudir a su puesto de trabajo.

Su primera reacción al conocer su premio es que había perdido la motivación que tenía para acudir a su trabajo

El hombre, del que no se conoce su identidad, explica cómo se enteró del premio: "Estaba en casa revisando mis números con una taza de café, como suele hacer los domingos por la mañana. De repente vi que tenía todos los números y pensé… ¡oh, Dios mío! Lo comprobé unas tres o cuatro veces hasta convencerme”.

Pese a que sus números coincidían con los que veía en el periódico, no se creía su suerte. Por eso, se fue a internet para volver a comprobar la combinación ganadora: "Verifiqué los números online una vez más para comprobarlos nuevamente… ¡y ahí es cuando me di cuenta! ¡Qué cambio de vida me espera!”

La Lotto es un juego similar a la Lotería Primitiva española (Foto: Pixabay)
La Lotto es un juego similar a la Lotería Primitiva española (Foto: Pixabay)

Reconoce que aquel día no fue muy distinto a otro domingo cualquiera, pese al premio. Sin embargo, lo difícil llegaba al día siguiente: “Tenía que volver a trabajar pero fue muy complicado: ¡Es difícil estar motivado para hacer cualquier trabajo!" Es normal, teniendo en cuenta que llevaba jugando a la lotería 32 años y esperando este momento.

Está más que feliz

El afortunado juega cada semana a la Lotto, un juego similar a la Primitiva de nuestro país, y asegura que, hasta ahora, lo máximo que había ganado era 300 dólares: “¡Y estaba muy feliz! Para ser honesto, siempre estoy feliz de ganar lo suficiente para poder comprar otro boleto con las ganancias y que la lotería de esa semana no me cueste dinero".

La mala noticia para este hombre es que, a pesar de su suerte, no podrá dejar de trabajar. Haber ganado la lotería no le permitirá dedicar el resto de su vida a sus hobbies, por lo que el sueño de la mayoría de las personas tampoco se le cumplirá. Aunque, al menos, podrá tapar algunos agujeros, sobre todo el que compartimos casi todos: la hipoteca.

Al preguntarle cómo piensa disfrutar de las ganancias, el ganador de la lotería explica que lo primero que hará será cancelar su préstamo: “Será increíble pagar la hipoteca y saber que cualquier dinero que gane es mío y que no tengo que destinarlo a ninguna otra cosa que no sea a mí y a mi familia”. No como hasta ahora.

Destinará el dinero del premio a pagar la hipoteca y a llevar a su familia de viaje a Nueva York

También reconoce que “Nos quedará algo del remio, así que nos iremos de vacaciones el próximo año, pero nada extravagante. Quiero llevar a toda la familia a Nueva York para pasar unas vacaciones. He querido ir durante mucho tiempo, ¡así que eso es lo que haremos!" Ya que no puede cumplir su sueño de dejar de trabajar, al menos sí podrá vivir mejor desde ahora.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios