¿hasta dónde llegarías?

Encontrar empleo a toda costa: las cosas más atrevidas que han hecho los candidatos

Alquilar una valla para publicitarse, enviar cerveza, andar tres kilómetros... algunos de estos candidatos no tienen miedo a nada y gracias a su osadía consiguieron un empleo

Foto: ¡Contratado, majete! (iStock)
"¡Contratado, majete!" (iStock)

En los tiempos que corren, cualquiera haría lo que fuese necesario por encontrar trabajo. Es natural. Pero a veces hay una delgada línea entre la originalidad y el ridículo estrepitoso. Sea como fuere, siempre hay gente que gracias a sus ideas disparatadas dan que hablar durante un (normalmente) corto periodo de tiempo. 'Business Insider' ha elaborado una lista con todos estos genios que utilizaron maneras poco ortodoxas de cumplir con sus objetivos.

Curiosamente, casi todos ellos consiguieron encontrar empleo, así que quizá la clave sea imitar sus comportamientos. Hay de todo, desde los que usaron vallas publicitarias hasta el que decidió llamar a la prensa para dar mayor visibilidad a su propuesta. De todo hay. Aquí algunos de los mejores.

Ayuda a Adam

Esta es la historia de Adam, el cual quería un empleo. Tiene su propia web por si quieres darle uno. Se graduó en 2012 y tras descubrir lo difícil que era encontrar trabajo en el mercado laboral actual, decidió llevar a cabo una tarea tan extravagante como acertada: comprar una valla publicitaria.

Dale un trabajo a Adam.
Dale un trabajo a Adam.

Los más de 250 currículums que había enviado no habían servido de mucho, por lo que entendió que tenía que diferenciarse del resto de candidatos y esto es lo que hizo. "He usado mis últimas 500 libras en pagar esta valla, por favor, dadme un empleo", reza el cartel. No fue una mala idea, porque gracias a ella. lo encontró.

Un currículum... de lego

¿A quién no le gustan los legos? Eso es lo que debió pensar Lisa Bowman, recien graduada en la universidad, cuando entendió que tenía que dar un nuevo enfoque a su búsqueda activa de empleo si quería llegar a buen puerto. ¿Su idea? Construir su propio CV con pienzas de lego, demostrando así que todas las habilidades que decía tener eran fácilmente comprobables.

Piedra, papel o tijera

Imagina que vas a una entrevista de trabajo y acabas jugando a piedra, papel o tijera. Eso mismo es lo que le sucedió a Raquel Gómez, a la cual, los responsablers de Recursos Humanos le pidieron que les convenciera de por qué debía ser contratada. "Juguemos a piedra, papel o tijera", propuso ella. "Si gano, me quedo el trabajo, y si no... elegís vosotros".

>

Ellos apreciaron el sentido del humor de Raquel y decidieron darle el empleo, sin importar quién hubiera ganado el juego, que no ha trascendido. Lo importante es participar.

¿Cuánto andarías?

Ya lo decían 'The Proclaimers': "I would walk 500 miles/ and I would walk 500 hundred more", pero no sabemos si se referían a ir a repartir CV. ¿Cuánto estarías dispuesto a caminar por entregar tus documentos personalmente? Quizá preferirías enviarlos por correo electrónico, es normal.

"Me he gastado las últimas 500 libras en esta valla" o "sálvame de la emigración" son algunos de los mensajes de gente que buscaba trabajo

Lo que quizá no es tan normal es lo que hizo un estudiante americano, que decidió salir en mitad de una ventisca y hacerse tres kilómetros para pedir trabajo en un hospital, dado que en su empleo actual no se encontraba contento. ¿Valdría la pena el esfuerzo?

Otro cartel a la vista

Igual que Adam, el irlandés Féilim Mac An Iomaire decidió tomarse su búsqueda de empleo con bastante buen humor y alquiló un cartel. "Por favor, salva a Paddy (el nombre ficticio con el que decidió bautizarse) de la emigración".

Salva a Paddy de la emigración
Salva a Paddy de la emigración

La fotografía del pobre desempleado mirando al mar y decidiendo si su destino es Nueva York, al más puro 'Las cenizas de Ángela', o quizá Londres o Sidney, es oro puro.

Currículum y de regalo, cerveza

Desde luego un documento se lee con muchas más ganas si de regalo vienen con él cerveza, aunque sea artesana. Brennan Gleason, un diseñador de Canadá, llamó la atención de los posibles jefes al enviar cuatro paquetes de su propia bebida dorada, a la que llamó 'Resum-ale'. Probablemente después de unas cuantas de ellas los responsables de Recursos Humanos lo veían todo un poco más nebuloso.

El del vídeo

Quizá a día de hoy no sea tan raro, pero en 2010, cuando Graeme Anthony decidió subir a YouTube un vídeo con su propio currículum quizá fue más sorprendente. "Asumámoslo, las comunicaciones están cambiando", explica.

Al parecer recibió muchísimas ofertas de trabajo gracias a esa idea única y original. Tiene sus pros y contras pero ya se sabe, en tiempos difíciles medidas desesperadas.

La tarta de Google

La historia es así: un hombre que trabaja en el sector de la tecnología busca trabajo en una empresa que acaba de fundarse (corre el año 1998) y que se llama Google. Al parecer era un excelente chef, así que decide llevar varias tartas de queso y repartirlas mientras da copias de su CV. La estratagema funciona y consigue que le concerten una entrevista, pero él se niega en el último momento porque no le ha gustado el ambiente de trabajo. La leyenda cuenta que aún sigue retorciéndose de dolor por haber cometido el peor error de su carrera. Así son las leyendas, claro.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios