SEGÚN EL PRIMER INFORME DE COURSERA

Cómo se enfrentará la fuerza laboral española al futuro: a la cola de la élite

La mayor plataforma global de formación 'online' ha publicado los resultados de su primera encuesta, realizada a partir del análisis de los datos de sus 38 millones de estudiantes

Foto: A codazos por el porvenir. (iStock)
A codazos por el porvenir. (iStock)

Si tuviésemos que deducir cuáles van a ser los negocios más rentables del futuro por la cantidad de informes, estudios y otros esfuerzos privados que se les dedica, podríamos poner la mano en el fuego por las habilidades. Sí, esas 'skills' de las que oímos hablar una y otra vez, que no se le caen de la boca a la OCDE. Que es lo mismo que hablar de la educación. No tanto del colegio, el instituto o la universidad como de la formación continua para trabajadores.

Ahí están los MOOC para ocupar ese lugar, con Coursera al frente, su principal proveedora global, cuyos ingresos durante el pasado año se calculan en 140 millones de dólares. Es probablemente solo el principio. La plataforma tiene 38 millones de estudiantes en todo el mundo, y acaba de publicar a partir de los datos obtenidos de ellos su primer índice sobre habilidades globales.

Aunque aparecemos en la mayoría de categorías por debajo de los países escandinavos, solemos figurar clasificados como “punteros”

El trabajo evalúa 60 países diferentes en tres grandes áreas: negocios, tecnología y ciencia de datos. Poco sorprende que Europa sea la región que aparece mejor posicionada, y dentro de ella, los países escandinavos (Finlandia, Suecia, Noruega) y centroeuropeos (Suiza, Austria, Alemania, Bélgica) suelen copar las primeras posiciones en los tres entornos gracias a su inversión institucional en formación. Las malas noticias, que dos tercios de la población mundial necesitan mejorar, especialmente en los países en desarrollo o menor inversión en educación.

España, como dice ahora la juventud, ni tan mal. Como cabe esperar, suele aparecer por debajo de sus vecinos del norte, pero por lo general, englobado en los “punteros”, es decir, entre el 25% mejor formado. Ocupa el puesto 15 de 60 en negocios, emparedada entre Reino Unido y Singapur, y por encima de Francia; bastante peor en ciencia de datos, en el puesto 28 (simplemente competitivos); y la mejor noticia llega en la tecnología, donde nos encontramos en el cuarto puesto, inmediatamente por debajo de la Argentina, República Checa, Austria, y por encima de Polonia.

¿Qué podemos deducir de ello? Que quizá se deba a que arrasamos en el desarrollo de software, o al menos eso afirma nuestra puntuación de un 98%. O que el hecho de que los datos se obtengan de los estudiantes apuntados a Coursera deforme un tanto el resultado final, ya que países en teoría punteros como Reino Unido o EEUU son meramente “competitivos”, en el puesto 20 y 23, respectivamente. Tiene su explicación.

El caso de Estados Unidos es uno de los que más llama la atención para los autores del estudio, que los animan a ponerse las pilas. La razón de que a pesar de ser uno de los países más desarrollados, no lo hace de forma uniforme en todos sus territorios. Mientras Silicon Valley lidera en Tecnología y Ciencia de Datos, el resto del país se queda atrás; al mismo tiempo que el medio oeste, de Chicago a Detroit, lo hace en negocios, el resto de la nación no está a la altura. Un reparto desigual de las habilidades que sugiere que quizá España sea más uniforme de lo que pensábamos.

¿Malos tiempos para los negocios?

El esterotipo del comercial de Iowa, con traje y maletín, frente al dinámico emprendedor de Silicon Valley, recoge también el cambio de tendencia recogido en el informe. “¿Quién necesita hacer negocios?”, parece preguntarse. La demanda para negocios de ese tipo se ha reducido, al mismo tiempo que aumentaba la de tecnología y ciencia de datos. En el último año, el trabajo relacionado con las redes informáticas ha aumentado un 56%, con bases de datos un 22% y en ingeniería de seguridad un 18%.

Lo mollar, señala el trabajo, se encuentra en tecnología y gestión de datos. Es decir, el internet de las cosas y el 'machine learning' cambiarán el mundo laboral. Por el contrario, la demanda en los departamentos de comunicación y comerciales se ha reducido en un 18 y un 11% respectivamente durante la última temporada.

Lo cual no quiere decir que no haya que adquirir conocimientos de, por ejemplo, 'marketing'. Las empresas, señalan, están invirtiendo grandes cantidades de dinero en gestión de datos y negocios, pero sus nuevas incorporaciones no están lo suficientemente capacitadas para los negocios. Ni contabilidad, ni comunicación, ni marketing, los profesionales del sector suelen carecer de dichos conocimientos, por lo que en el futuro inmediato “liderazgo, gestión y comunicación serán claves”.

Bielorrusia, Chile, Hungría y Rumanía destacan en tecnología, porque allí es donde se externaliza el desarrollo de 'software'

Puede parecer sorprendente que las manufacturas hayan aguantado bien el envite de la automatización, pero no es el primer informe que lo señala. Al haber sabido adaptar los cambios tecnológicos para optimizar los procesos, han logrado situarse como el sector más importante en las áreas tecnológica y empresarial.

Salta la sorpresa en las finanzas (o no), donde el análisis de Coursera se ha topado con un menor nivel de lo esperado. Se debe, probablemente, a la brecha entre las grandes y viejas compañías establecidas y las startups emergentes, que han incorporado tecnologías como el 'machine learning'. El sector financiero se sitúa a la cola en ciencia de datos, por ejemplo.

Las regiones no son los países

Pensar las regiones como un todo homogéneo –tecnología en EEUU y Japón, manufactura en países en vías de desarrollo y Asia, negocios en los países del norte de Europa– puede conducirnos al error, sugiere el informe. Visto detalladamente, es fácil descubrir que Argentina destaca en tecnología pero México y Colombia fracasan.

Algo que también ocurre con las regiones de Asia-Pacífico, Oriente Medio y África, como producto, señala el trabajo, de “la diversidad económica y cultural que caracteriza cada región”. Se les puede acusar de pecar de cierta inocencia al señalar su sorpresa ante que países como Nueva Zelanda o Australia lideren los 'rankings' de negocios pero Pakistán o Bangladés se encuentren en lo más bajo, o a la hora de comparar a Israel, una de las regiones punteras en todos los aspectos, con Nigeria.

Si alguien quiere anticiparse a los hechos y saber qué países tienen papeletas para establecerse como alternativas a los grandes centros de poder, que apunte: Bielorrusia está casi al máximo nivel en tecnología, especialmente en lo que se refiere a base de datos (con una valoración del 100%), Chile (en 'marketing'), Hungría o Rumanía, los destinos habituales a la hora de externalizar el desarrollo de 'software'.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios