verano protegido del sol

Esta es la única manera de ponerse la crema con protección solar y no quemarse

El verano ha llegado y las ganas de pasarse el día tumbado en la playa aumentan por momentos entre los muchos que todavía no han tenido

Foto: Para que el protector solar haga efecto hay que aplicarlo de la manera correcta. (iStock)
Para que el protector solar haga efecto hay que aplicarlo de la manera correcta. (iStock)
Autor
Tags
Tiempo de lectura3 min

El verano ha llegado y las ganas de pasarse el día tumbado en la playa aumentan por momentos entre los muchos que todavía no han tenido la posibilidad de cogerse unos días de vacaciones y escaparse cerca del mar. Sin embargo, otros, los más privilegiados, ya están disfrutando de las temperaturas más suaves en las zonas costeras y salvaguardándose de la primera ola de calor. Pero, ¿se están protegiendo también del sol?

El primer paso para hacerlo es usar crema con protección solar. Hasta ahí, casi todos de acuerdo. Sin embargo, las dudas surgen a partir de este momento. ¿Cuál es la crema perfecta para cada tipo de piel? ¿Con echarse una vez vale para toda la mañana? ¿Y qué pasa con los baños? ¿Es verdad que las cremas aguantan el agua o hay que volverse a echar crema en cuanto se salga del agua?

Aquí, desde Alma,Corazón y Vida resolvemos todas las dudas y damos con la única fórmula que garantiza la completa efectividad de las cremas solares y que está recomendada por la Asociación Española Contra el Cáncer:

1. Utilizar la crema adecuada: Aunque parezca básico, uno de los puntos más importantes es escoger el protector solar más indicado para según qué tipo de piel. Las pieles más blancas necesitarán un factor de protección solar, FPS, más alto que las morenas. Además, también se deberá tener en cuenta la radiación a la que se va a exponer el cuerpo, pues cuando los índices de radiación están más altos, será necesario utilizar una crema con un FPS mayor. Eso sí, el FPS deberá ser, según la tabla de recomendaciones de la AECC para cada tipo de piel, siempre igual o mayor que 15, incluso para los índices de radiación entre 1 y 3.


2. La crema, en casa: Lo de esperar a llegar a la playa o a la piscina para aplicarse el protector solar debería acabar. Lo mejor para que el fotoprotector solar sea efectivo es distribuirlo por las zonas a las que van a llegar los rayos solares 30 minutos antes de exponerse a ellos.

3. No olvidar ninguna zona: La segunda recomendación no puede ser otra que aplicarse bien la crema. Es decir, cubrir todo el cuerpo. Mucha gente se olvida la parte trasera del cuello, los pies o las orejas y estas zonas también se queman. Además, en los niños pequeños será necesario también cubrir el cuero cabelludo.

4. Aplicar sobre la piel seca: ¿Has entrado en el mar, solo segundos y luego te quieres poner la crema? Aunque lo mejor sería que la trajeras puesta de casa, deberás secarte primero para aplicarla en la piel seca. Sobre la piel mojada las gotas funcionan como una lupa y aumentan el riesgo de se produzcan quemaduras, por lo que será necesario aplicar la crema antes.

5. Volver a aplicarse a las 2 horas: Cuando la exposición al sol es larga, además de la primera aplicación, 30 minutos antes de llegar a la playa o la piscina, será necesario volverse a echar crema cada dos horas.

6. ¿Baño de más de 20 minutos? Más crema: Para evitar riesgos cuando los baños se prolonguen por más de 20 minutos, se haya aplicado la crema cuando se haya aplicado, será necesario volverse a poner para que su eficacia esté garantizada.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios