hábitos de protección

Cómo preparar tu piel para el primer 'baño de sol' del verano

Los daños sobre la piel pueden acabar manifestándose con síntomas como el fotoenvejecimiento, pigmentaciones o manchas. Por eso no puedes conformarte con el protector solar

Foto:
Autor
Tiempo de lectura4 min

Es el órgano más grande de tu cuerpo y, como tal, merece toda nuestra atención pero parece que solo le damos importancia en verano, cuando pasamos el día fuera y queremos ponernos morenos. La Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología nos recuerda que “la belleza (y la salud) está en la sombra”. Una llamada de atención y alerta para que protejamos nuestra piel.

La radiación UVB es la que menor capacidad tiene de penetrar en nuestra piel, pero se queda en la superficie, en la epidermis, causando las llamadas quemaduras solares, enrojecimiento, inflamación, manchas... "Este daño acaba manifestándose con síntomas como el fotoenvejecimiento, pigmentaciones o manchas, lesiones precancerosas e incluso melanoma. De ahí que se diga que la piel tiene memoria", explica el Dr. Gabriel Serrano, dermatólogo y fundador de los laboratorios Sesderma. Por su parte, la radiación UVA es la que más penetra en la piel siendo la responsable de su envejecimiento: deshidratación, pérdida de elasticidad, arrugas... También provoca la liberación de radicales libres, que lesiona de manera indirecta el ADN.

Las manchas son la manifestación más temprana del daño solar. Después, hablaremos de fotoenvejecimiento tras una prolongada exposición

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, se diagnostican cada año unos 5.000 casos de melanoma en España, el cáncer de piel con peor pronóstico, y unos 71.000 casos de cáncer cutáneo no melanoma. Sin embargo, la fundación Piel Sana recuerda que este es el tumor más prevenible y, cuando se detecta y trata a tiempo, tiene buen pronóstico. Tal y como nos recuerda el Dr. Serrano, "la clave en la lucha contra este cáncer es la prevención: crema protectora, ropa adecuada y evitar la exposición directa al sol en las horas centrales son los mejores consejos que podemos seguir”.

Proteger y reparar tu piel

Las manchas son la manifestación más temprana del daño solar. Después, hablaremos de fotoenvejecimiento tras una prolongada exposición a la radiación UV porque daña la estructura de las dos capas de la piel, epidermis y dermis. "Esta última es la capa de la piel más profunda y es la que provoca la desintegración de las fibras de colágeno y elastina, con la consecuente aparición de arrugas y flacidez", señala el Dr. Serrano. La prevención debe ser primaria y secundaria, es decir, protegerse y vigilarnos periódicamente.

El protector solar es un imprescindible pero también debe usarse adecuadamente. Debe extenderse por la piel media hora antes de exponerse al sol, el tiempo que tarda en hacer efecto. Es muy importante reaplicar el fotoprotector cada dos horas y siempre después de darse un baño o sudar. Los días nublados son igual de peligrosos y la brisa puede crear, además, una falsa sensación de exposición segura al sol ya que no notamos calor.

Si hablamos de los niños, los pediatras recuerdan que debemos reducir la exposición solar en los menores durante las horas centrales del día y apostar por el uso de sombreros, gafas de sol y ropa. Los menores de tres años no deberían estar bajo los rayos del sol y no es recomendable aplicarles protector solar a los menores de seis meses. A partir de ahí, el protector solar que usemos debe tener un factor de protección alto, sin olvidarnos de partes como el cuello, las orejas o las manos. También es importante proteger los labios con barras fotoprotectoras.

Cada año la radiación solar es más potente y la tecnología empieza a ser un buen aliado para conseguir la penetración de los activos a través de las diferentes capas de la piel. La completa absorción es uno de los principales desafíos de los laboratorios dermocosméticos y la nanotecnología ha llegado para dar respuesta a ese problema.

Hay un laboratorio valenciano que lleva tres décadas usando la tecnología para mejorar los tratamientos de la piel, Sesderma. Este laboratorio es pionero en la aplicación de nanotecnología en el desarrollo y fabricación de sus productos. Durante el proceso de formulación, los activos se encapsulan en liposomas, que tienen una estructura similar a la de la piel, lo que permite alcanzar mayores niveles de penetración y eficacia en la piel.

Esta tecnología está presente en la mayoría de sus productos, incluida su línea de fotoprotección Repaskin que incorpora, además, la exclusiva tecnología Shield-System con enzimas reparadoras que protegen frente al fotodaño y corrigen los signos del envejecimiento celular, ayudando a la piel a recuperar su apariencia saludable tras las agresiones de la radiación solar.

Líderes en China

Sesderma es la dermocosmética europea más vendida en China. Para mantener ese podium, los laboratorios españoles acaban de presentar en Shangai dos líneas de productos adaptadas a las necesidades del consumidor asiático, que buscan una piel clara y uniforme.

Los dos nuevos lanzamientos de la línea Atopises, en su versión Classic y Ultra, potencian la acción clarificante y la hidratación de la piel. La novedad con respecto a otros productos que ya se comercializan en China es la aplicación de la nanotecnología y los innovadores activos empleados en su formulación para lograr ese efecto clarificante y antipolución, como el ácido tranexámico, la cisteamina, el agave o la vitamina C, entre otros. 

La otra línea es Mistology, una completa gama de brumas liposomadas que hidratan, refrescan y calman la piel, aportando distintos beneficios al instante. Ambas gamas se venderán, junto al resto de productos de Sesderma, a través de plataformas de comercio electrónico como Little Red Book, Kaola, JD o WeChat.

Los laboratorios Sesderma, fundados hace 30 años por el Dr. Gabriel Serrano, han disparado en cuatro años su facturación en el país asiático. De 33 millones en 2014 a 80 millones al cierre de 2018 con un incremento del 21% sobre el ejercicio anterior.

Alma, Corazón, Vida