SEGÚN LA CIENCIA

El truco para adelgazar que no te creerás: cómete una tarta de chocolate de primero

Un grupo de científicos ha descubierto que cuando las personas elegimos un postre calórico nos decantamos después por alimentos mucho más sanos

Foto: La tarta de chocolate podría pasar a formar parte de tu dieta para adelgazar
La tarta de chocolate podría pasar a formar parte de tu dieta para adelgazar

Lo primero que hacen muchas personas cuando deciden ponerse a adelgazar es eliminar los dulces. Eso significa que la mayoría de las comidas se quedan sin postres que contengan azúcar y se reducen a frutas, gelatinas y, con suerte, alguna preparación con chocolate, pero con una receta que deje los azúcares al margen. Es el precio que hay que pagar para lucir figura en verano.

Pero… ¿y si nos dijeran que no tendríamos que renunciar al postre? ¿Que esa pieza azucarada a la que se van nuestros ojos (sobre todo cuando seguimos un plan para perder peso) puede acabar en nuestra boca? ¿Y si fuera verdad que podemos adelgazar y, al mismo tiempo, no dejar de comer nuestra tarta favorita? No, no es un sueño, es algo real.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Arizona y del Instituto de Tecnología de Monterrey ha publicado un nuevo estudio en la revista científica Journal of Experimental Psychology Applied según el cual comer el postre al comienzo de una comida puede ser positivo a la hora de adelgazar.

¿Primero el postre?

Es decir, se trata de que antes de comerte una ensalada, un filete o un trozo de pescado, pongas en tu bandeja el postre. Y no, no hablamos de una sana pieza de fruta; nos referimos a ese postre que nos vuelve locos y que siempre estamos dispuestos a llevarnos a la boca con cualquier excusa; esa tarta a la que no nos podemos resistir en ningún momento ni ocasión.

Aquellas personas que elegían un postre azucarado al comienzo de su comida seguían después una elección de alimentos más sanos

Los investigadores, a través de múltiples experimentos, comprobaron que aquellas personas que elegían un postre azucarado al comienzo de su comida seguían después una elección de alimentos más sanos, por lo que al final del menú habían consumido menos calorías que otros compañeros de mesa. Justamente, lo que buscamos todos cuando queremos adelgazar.

De hecho, el experimento fue más allá: ni siquiera hizo falta que comieran primero el postre; el hecho de saber que les estaba esperando una rica receta azucarada al final de la comida ya hacía que esas personas cambiaran sus selecciones y se decantaran por primeros y segundos platos más saludables de los que hubieran elegido en otras ocasiones.

La tarta de queso era una de las elecciones de postre (Foto: iStock)
La tarta de queso era una de las elecciones de postre (Foto: iStock)

Según explica a Time el profesor de la Universidad de Arizona y coautor del estudio, Martin Reimann, “si elegimos algo saludable primero, entonces esto nos da licencia para elegir algo más fuerte más adelante. Pero si le das la vuelta a la situación y eliges algo más pesado desde el principio, entonces esta licencia ya está descontada”.

Elecciones saludables

La investigación demostraría que esas personas que hacen una primera elección calórica "ponen el freno" de forma inconsciente al resto de sus selecciones. Pero, ¿de qué tipos de postres estamos hablando? En los experimentos que se realizaron durante el estudio se colocaron frutas frescas y tarta de queso bien al principio o bien al final de la zona de comidas para que los comensales eligieran.

Además, había otras recetas más o menos saludables para comer de primero y segundo como ensaladas, carnes y pescados a la plancha, fajitas, etc. Lo que los científicos descubrieron es que quienes hacían elecciones calóricas al principio se decantaban después por alimentos más sanos para compensar su elección.

Pero, al revés, sucedía lo mismo: aquellos que elegían platos sanos al comienzo de la comida se decantaban en más ocasiones por el postre calórico. Eso demuestra que el cerebro está haciendo una mezcla de alimentos sanos con otros que no lo son tanto para justificar su selección y que la ingesta de calorías sea más o menos admisible.

El cerebro está haciendo una mezcla de alimentos sanos con otros que no lo son tanto para justificar su selección y que la ingesta calórica sea admisible

Pero, además, los investigadores ponen el foco en platos que mezclan alimentos sanos con otros que no lo son. Los llaman menús híbridos y aseguran que, durante los experimentos, las personas justificaban la elección de un alimento sano, como las fresas, pese a que en esa receta iban acompañadas de crema. Lo mismo sucedía con una tarta de manzana o un plátano con helado. Sin embargo, creen que este tipo de selecciones mixtas merecen un estudio más detenido mientras recomiendan que, a partir de ahora, empecemos nuestro menú por el postre.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios