altas temperaturas desde el miércoles

¿Te pilla la ola de calor en vacaciones? Cómo hacer turismo a 40 grados y no morir

Este miércoles empieza una ola de calor en España que afectará a diferentes países por Europa. Si estás de viaje, estas son algunas recomendaciones para sobrellevar el calor

Foto: Ola de calor en Andalucía. (EFE)
Ola de calor en Andalucía. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura9'

Finales de junio, acaba de entrar el verano y la gente ya solo piensa en vacaciones. El calor ha sido un acompañante fiel de las últimas semanas, pero este miércoles coge fuerza para dar inicio a la que será la primera ola de calor de la estación: algunas provincias rozarán e incluso superarán los 40 grados, y la temperatura no dará tregua ni siquiera por las noches, cuando siempre se espera que refresque. En la oficina, una ola de calor se lleva con cierta tranquilidad, bajo el aparato de aire acondicionado y siempre con una fuente cercana de agua fresca. Pero para los que ya hayan comenzado sus vacaciones este miércoles y tengan previsto estar dando vueltas por alguna ciudad española o europea, puede que existan algunas dificultades. España es el primer país que visita esta ola de cálido aire africano, pero este se irá trasladando hacia el norte, dejando altas temperaturas en Francia, Alemania, Bélgica, República Checa, Suiza e Italia.

¿Te pilla la ola de calor en vacaciones? Cómo hacer turismo a 40 grados y no morir

Las altas temperaturas han afectado, entre otros aspectos, al turismo a nivel global. Durante los últimos 35 años, los veranos en Europa se han alargado a un ritmo medio de seis días por década, según un estudio de hace unos años por la profesora Cristina Peña Ortiz, de la Universidad Pablo de Olavide, publicado en el 'Journal of Climate' de la American Metereological Society; el verano pasado, decenas de aviones tuvieron que suspender sus vuelos en Estados Unidos a causa de las altas temperaturas (en Phoenix, alcanzaron los 49 grados) e incluso las temperaturas más altas de lo normal en invierno han perjudicado a las estaciones de esquí, que han visto cómo se reducía la ocupación por ausencia de nieve. A nivel individual, esta ola de calor también puede afectar al turismo, ya que la última semana de junio y los inicios de julio son épocas en las que, normalmente, los españoles viajan por sus vacaciones. ¿Pero qué se puede hacer en este caso? Uno, desde luego, no va a cancelar su viaje por una ola de calor, pero sí puede tomar ciertas precauciones para poder sobrellevarlo lo mejor posible, sobre todo si su destino no es un país con una temperatura más suave. Para los que viajan por Francia, Italia e incluso la geografía española, estos son algunos consejos para estos días.

1. Hidratación: bebe, siempre, a todas horas

Una de las recomendaciones básicas cuando las temperaturas se elevan más de lo habitual es la de beber. Es importante mantener la costumbre de beber agua constantemente, incluso cuando uno no tiene sed, para evitar deshidrataciones. Pero cuando se va de viaje, a veces tener agua fresca se convierte en una odisea. La idea de congelar botellas de agua por la noche para que mantengan el agua más fría durante el día es relativamente buena, pero no hay que olvidar que si se lleva esta botella dentro de la mochila se irá derritiendo el hielo y puede mojar el resto de artículos que se lleven en la misma, pudiendo estropearlos, como las cámaras de fotos o el teléfono móvil. La mejor opción es hacerse con una cantimplora o una botella térmica de agua, que mantiene el agua a buena temperatura. Eso sí, hay países donde esta botella debe ser rellenada con agua fría embotellada, ya que no en todos los Estados europeos la calidad del agua es óptima para su consumo.

Países europeos en los que nunca debes beber agua del grifo

Beber agua es importante durante todo el año, pero más aún durante las olas de calor. (Foto: PxHere)
Beber agua es importante durante todo el año, pero más aún durante las olas de calor. (Foto: PxHere)

2. Evitar las horas centrales de calor

Otra de las recomendaciones habituales en estos casos suele ser evitar las horas centrales de calor, y aprovechar estos momentos para quedarse en un lugar cerrado, fresco, con las persianas bajadas y las ventanas cerradas para evitar que el sol entre directamente en el habitáculo. Sin embargo, estando de viaje esto es un poco más complicado: la mejor opción para poder 'cumplir' este requisito es aprovechar estas horas para hacer las visitas culturales que se deseen: los museos suelen abrir de manera ininterrumpida, por lo que en estos tramos horarios uno puede aprovechar para ver tranquilamente la galería de arte de turno o la exposición temporal del museo nacional de la ciudad en la que se encuentre; siempre, bajo techo, al fresco y sin recibir el sol directamente.

Pero esta no es la única manera: a esta hora también se puede optar por buscar un buen restaurante (no de comida rápida) y alargar la hora de la comida, con una buena sobremesa para alargar al máximo posible el tiempo dentro de un local acondicionado, antes de salir a la calle. Eso sí, siempre sin incomodar a los propietarios y camareros, y bebiendo agua de manera continua: hay que recordar que entre los consejos de los expertos está evitar las bebidas alcohólicas o con cafeína, que favorecen la pérdida de líquidos. Si en lugar de comer lo tuyo es el deporte, debes saber que otra de las recomendaciones es reducir la intensidad del deporte en estos días, pero una alternativa para pasar las horas de máximas temperaturas del día es ir a un gimnasio, con aire acondicionado, y disfrutar del 'hobby' allá donde se esté.

3. Usa sombrero, gafas de sol, protector...

Este es un imprescindible, se esté donde se esté. Si a uno le toca una ola de calor en pleno viaje turístico, más. Pero es recomendable llevar siempre que se está expuesto al sol un buen sombrero o gorro con visera para proteger la cabeza y el rostro de las radiaciones del sol, así como llevar unas gafas de sol de calidad para proteger los ojos. Además, el uso de protectores solares no es algo que se deba hacer únicamente al ir a la piscina o a la playa, sino que debe ser una costumbre siempre que haya exposición al sol. Lo que sí es más propio de un turista es llevar un paraguas: quizá llueva, pero si viene una ola de calor también ayuda mucho a poder pasear con algo más de tranquilidad por el asfalto de las ciudades que se están visitando.

Turistas protegidos con sombrero o paraguas en Bilbao. (EFE)
Turistas protegidos con sombrero o paraguas en Bilbao. (EFE)

El tema de la ropa también es crucial: lo apropiado es llevar la maleta cargada de camisetas y pantalones de algodón, frescos y de colores claros. El algodón es lo más recomendable, porque facilita la transpiración y la evaporación adecuada del sudor. Las chanclas o sandalias son un tipo de calzado relativamente fresco, pero a veces los materiales de los que están hechas no son apropiados para momentos de altas temperaturas: es imprescindible ir preparado con unas buenas zapatillas cómodas, frescas y transpirables.

4. Busca una sombra y échate una siesta

El turista que viaja en verano busca siempre la sombra, pero en ola de calor seguro que lo hace más. No está de más buscar la sombra de un árbol en una zona verde, un parque o la ribera de un río para echarse una siesta si uno se encuentra cansado. Eso sí, recuerda proteger tus artículos personales para que cuando despiertes no hayas sido víctima de algún tipo de hurto. Puedes aprovechar estas zonas para refrescarte un poco, salpicarte desde el borde del agua o incluso buscar alguna piscina pública para poder darte un chapuzón y luego seguir caminando un poco más fresco.

5. Muévete en transporte público

Caminar es agradable siempre y cuando la temperatura acompañe, y en ocasiones hacer algunos kilómetros a pie es una parte interesante de un viaje de turismo. Sin embargo, en plena ola de calor puede convertirse en una odisea si las temperaturas son muy altas: aprovecha para conocer el funcionamiento del transporte público, ya sea el autobús o el metro, de la ciudad en la que te encuentres para ir de un punto a otro y darte un respiro bajo el aire acondicionado de los vagones o los autobuses.

Un metro pasando por un paso elevado junto a la Torre Eiffel en París. (Reuters)
Un metro pasando por un paso elevado junto a la Torre Eiffel en París. (Reuters)

6. Busca alojamientos con aire acondicionado...

En ocasiones, el alojamiento acaba siendo algo secundario, especialmente para los mochileros: se puede dormir en hostales, en habitaciones compartidas o incluso en viviendas de particulares. Sin embargo, en periodos de ola de calor no está de más subir el listón de los requisitos del alojamiento y buscar los que tienen algún tipo de acondicionamiento para poder descansar por la noche. Quizás una habitación de hotel con aire acondicionado sea más cara, pero si te libras de un buen golpe de calor y te ayuda a descansar por la noche para reponer fuerzas antes de salir el día siguiente a seguir caminando, habrá valido la pena.

7. ... y hoteles céntricos

Si además está cerca del centro (o del ámbito por el que vas a moverte), mucho mejor. Esto te permitirá escapar de las horas de sol y descansar un poco de las altas temperaturas. Si además el alojamiento elegido tiene piscina, se puede aprovechar para ir una o dos veces al día (si no está muy lejos) y darse un refrescón en el agua. Otro beneficio es el de tener a mano la ropa y una nevera: si uno sale a caminar y siente que la ropa o el calzado que lleva no es el apropiado para la temperatura (las zapatillas le dan demasiado calor, la camiseta de manga corta le hace sudar...) puede acercarse para cambiarse, y puede dejar varias botellas de agua fría en la nevera e ir reponiendo su cantimplora cada poco tiempo, siempre y cuando las distancias lo permitan.

8. No hagas cola para comprar entradas

¡Importantísimo! Hacer colas, en ocasiones, es perder el tiempo, pero si se hace bajo un abrasador sol que deja las calles a cerca de 40 grados de temperatura es un infierno. Internet tiene multitud de beneficios, entre ellos, el de permitir comprar las entradas 'online' desde el mismo teléfono móvil. Si en el país en el que te encuentras no tienes esta disponibilidad porque no puedes usar los datos móviles de tu 'smartphone', siempre puedes recurrir a la recepción del hotel o a algún tipo de cibercafé o locutorios para poder hacer estos trámites. Te ahorrarás tiempo, calor y, en ocasiones, hasta dinero.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios