y sorprende

Cuántas veces al día lo hace la gente real (y sus posturas favoritas)

¿Tres veces seguidas o solo una al mes? ¿En el sofá, la ducha o la cama? Un grupo de encuestados responden a nuestras picantes preguntas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

No hay una opinión formada al respecto. Algunas personas te dirán que les gusta hacerlo varias veces al día y otras con un puñado de veces al mes van servidos. Otras, se acordarán de su juventud, cuando eran mucho más fogosos y libres, y se preguntarán a dónde se ha ido su libido, y unas últimas te dirán que jamás habían disfrutado de sus relaciones tanto como cuando entraron en los cincuenta. Cada persona es un mundo, y en la cama, también.

¿Cuántas veces a la semana es aconsejable tener sexo para ser feliz? Todos los días parece poco probable, pues a veces la rutina nos engulle y es bastante complicado compaginar el cansancio y las artes amatorias. Llegan entonces las excusas de chiste que todos conocemos, como el clásico dolor de cabeza.

Los terapeutas sexuales aseguran que, sin embargo, sí hay un número concreto para alcanzar la satisfacción y la plenitud: de tres a cuatro días a la semana. Así lo aseveró un estudio publicado en 2004 que aseguró también que cuantas más relaciones entre las sábanas tenía una pareja, más feliz se sentía. "El tres o el cuatro deben ser el número mágico", explicaron. "Aunque depende de la situación de cada persona, quizá si tiene hijos o muchas otras obligaciones es más difícil alcanzar ese número".

De tres a cuatro veces a la semana es, según los terapeutas sexuales, lo idóneo para llevar una vida sexual plena y feliz

"Si fuera por mí lo haría como unas tres veces al día", explica un entrevistado por 'El Confidencial' que prefiere no revelar su nombre. "Pero entiendo que a mi pareja no le apetezca tanto. Todos los días hacemos cosas o jugueteamos, pero penetración como tal un día sí y uno no, más o menos". Cuando se le preguntó por su postura favorita, no vaciló: "me gusta que se ponga boca abajo y yo encima porque así los dos podemos sentirlo mucho más".

Pero, como en todo, las posturas son muy diversas. P.H., otro encuestado de 33 años, afirma: "A estas alturas de la vida, con una vez a la semana es suficiente. Mejor calidad que cantidad (cada uno se consuela como quiere). Lo que no ha cambiado mucho ha sido mi postura preferida: la amazona o vaquera, quizá porque, además de que permite una mayor libertad a los dos (ella puede marcar el ritmo pero tú también si ella se detiene), facilita el acceso para jugar con los pechos, el clítoris, etc".

Somos tradicionales

Ahora bien, ¿cuál es nuestra postura predilecta? Según una encuesta reciente que se llevó a cabo para intentar esclarecer qué nos hace felices en la cama tiene la respuesta. El resultado quizá no te sorprenda pero viene a decir que los españoles somos bastante tradicionales. Nada de encima de una mesa o la lavadora y tampoco en la ducha. Elegimos la cama como el mejor lugar para hacerlo, así, al menos, lo consideró el 71% de los encuestados. La postura elegida fue el perrito. El misionero y la vaquera van detrás, según una encuesta a mayor nivel que se realizó en toda Europa.

"Yo ahora estoy muy cómodo", cuenta R., de 26 años. "Mi novia y yo lo hacemos entre cuatro y seis veces a la semana y tenemos gustos muy similares. Para mí lo mejor es cumplir yo al principio y luego, para finalizar, que ella se ponga encima y me cabalgue". "Nosotros solemos dejarlo para los fines de semana" explica L, de 30 años. "Que es cuando estamos más descansados y rendimos más".

En España somos tradicionales: la postura favorita es el perrito seguida del misionero, y el lugar donde todo el mundo quiere hacerlo es en la cama

"No hay una postura concreta favorita, vamos probando. Creo que si hablas con alguien que lo practique más probablemente le parecerá poco, pero nosotros estamos contentos con ello, a veces es difícil sacar tiempo con las obligaciones diarias, pero que tú y tu pareja estéis contentos y satisfechos es lo verdaderamente importante. Las comparaciones son odiosas".

"Quizá suene a tópico, pero cuando era joven solía hacerlo mucho más que ahora" explica S., de 40 años. "Eso no significa que ahora no lo haga, ni mucho menos, pero es verdad que cuesta más compatibilizarlo con el resto de obligaciones y al final pasa a ser algo secundario. No sé. El sexo es algo vital en nuestras vidas, queramos o no, pero también es importante abrazar a alguien y dormir acurrucado a su lado. Hay muchas formas de sexo que no tienen que ser la penetración".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios