SALVEMOS EL PLANETA

Las razones por las que no es bueno comprar fruta y verdura precortada

Parece que es una de las mejores opciones cuando debemos elegir un snack a media mañana, pero ¿estás seguro que no tienen ningún inconveniente?

Foto: 'Packs' de fruta cortada para llevar en un mercado de Barcelona. (iStock)
'Packs' de fruta cortada para llevar en un mercado de Barcelona. (iStock)

Cada vez que acudimos al supermercado y vamos a las estanterías podemos encontrar multitud de frutas y verduras precortadas y embolsadas: melón, manzanas, piña, fresas, arándanos, hojas para ensalada, zanahorias... Todo precintado en sus respectivos plásticos y cortados en trocitos. Nos encontramos en una sociedad en la que si no quisiéramos hacerlo nunca tendríamos que coger un cuchillo para preparar cualquiera de estos productos.

Por suerte o por desgracia lo tenemos todo listo, instantáneo y a golpe de abrefácil para ser ingerido en cualquier momento. Con las prisas que llevamos a todos lados nos parece una opción rápida y sana, pero ¿a qué coste? Lamentablemente, un estudio reciente ha determinado que este producto en apariencia saludable tiene un mayor riesgo de contaminación por salmonella, un género bacteriano que provoca en el individuo episodios de fiebre, dolor muscular, náuseas, vómitos o escalofríos, entre otros síntomas.

Pero no solo eso. Resulta que no solo son productos muy caros, lo que les convierte en una opción cuestionable, sino que hay varias razones por las que todos esos empaquetados están mejor fuera del carrito de la compra. Te contamos cuáles son.

Mira tu bolsillo

No es una sorpresa si te decimos que cualquiera de estos artículos cuesta bastante más que otros productos. Sin embargo, lo que te hará pararte a pensarlo realmente es la diferencia entre lo empaquetado en trocitos y la fruta entera. En 2018, 'Vice' hizo una comparación de precios y descubrió que las personas que se preparaban sus piezas en casa en comparación con los que las compraban ahorraban unos 100 euros al mes.

Los niveles per cápita de residuos de envases de plástico han aumentado hasta llegar a 15 millones los 15 millones de toneladas al año

Además, duran menos en tu refrigerador. Su oxidación puede reducir la retención de vitaminas, su respiración puede aumentar el deterioro y podrían utilizarse aditivos alimenticios para conservar su color y textura. ¿Por qué? Todo esto conduce a un metabolismo más activo y deterioro más rápido. No obstante, si compras una fruta entera aguantará mucho más.

¿Son buenas?

Es probable que te preguntes cómo este alimento puede ser malo para tu salud. Técnicamente no lo son, pero tampoco tan buenos. Obviamente siguen siendo frutas y verduras, una opción más nutritiva y saludable que tomar un bollo industrial. La dietista Caroline West Passerrello asegura a 'Men's Health' que "cortar frutas o vegetales los expone al oxígeno y la luz, y algunas veces al calor, todo lo cual afecta a la retención de vitaminas", explica. También afirma que pierden agua más rápidamente, lo que significa que las vitaminas B y C se evaporan antes.

iStock.
iStock.

Además hay muchos de ellos como las zanahorias, la calabaza o el melón que pierden todos los nutrientes que tienen en sus pieles. También podrían enfermarte: la cáscara sirve para proteger y si lavas el producto ya rebanado, cualquier bacteria puede quedarse en la carne y podrías contagiarte con multitud de gérmenes. Al cultivarse en el suelo podrían estar contaminadas con varios patógenos y al cortarse sin más se pueden transferir con la máquina que los corte.

Contaminación

¿Por qué empaquetar una verdura si tiene su propia piel que la conserva? El sistema alimentario actual de los países desarrollados ha abaratado los precios de la comida, sin embargo, ha ocasionado un problema con graves consecuencias sociales y medioambientales: el despilfarro de alimentos. Una de las medidas que se pusieron en marcha para paliar este problema fue envasar los productos bajo el pretexto de que así se conservan mejor y más tiempo y, por lo tanto, evitar su desperdicio. Pero lo cierto es que desde que se empezó a usar el envoltorio masivo en productos perecederos, los desechos de alimentos se han incrementado a la par que los residuos plásticos.

Las personas que cortan y preparan la fruta en casa ahorran una media de 100 euros al mes en comparación que la gente que la compra en el súper

"Los niveles per cápita de residuos de envases de plástico y de alimentos han crecido simultáneamente con valores que superan al año los 15 millones de toneladas", asegura un estudio de Residuo Cero Europa y Amigos de la Tierra para la Coalición Rethink Plastic.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios