TENÍA 1 POSIBILIDAD ENTRE 216.000

Un turista abre por casualidad una caja fuerte que llevaba cerrada desde los años 70

Estaba en un pequeño museo y nadie sabía la combinación, pero un turista lo intentó y acertó a la primera

Foto: La caja fuerte tenía más de un siglo y nadie había podido abrirla desde los 70 (Reuters/Eric Knecht)
La caja fuerte tenía más de un siglo y nadie había podido abrirla desde los 70 (Reuters/Eric Knecht)
Autor
Tiempo de lectura2'

Vermilion es una pequeña localidad de apenas 4.000 habitantes de la región de Alberta, en el corazón de Canadá. Como toda ciudad pequeña luce con orgullo sus tesoros en su museo, que cada día visitan decenas de turistas que se acercan a conocer la zona. Stephen Mills y su familia lo hicieron este pasado fin de semana y se llevaron una gran sorpresa.

Tom Kibblewhite es el voluntario que muestra el museo a los turistas. Uno de los momentos más divertidos del tour es cuando invita a todos aquellos que visitan las instalaciones a que intenten abrir una caja fuerte que lleva allí desde los años 90 pero que, como explica cada día, no se había abierto desde finales de los 70.

El problema es que nadie sabía, hasta ahora, la combinación. La caja fuerte fue donada al museo por los dueños del Hotel Brunswick, un edificio que abrió en 1906 y que cuando fue renovado en los 90 decidió tirar algunos trastos viejos. Entre ellos estaba la caja, comprada en 1907 y que no se había abierto en 40 años porque nadie conocía la combinación.

¿Qué había en la caja?

Kibblewhite dijo a Stephen Mills y a su familia si querían probar fortuna e intentar abrir la caja. Tenía 60 números, entre el 1 y el 60, y tenía que elegir 3 de ellos. Las posibilidades de abrirla eran de 1 entre 216.000 por lo que, hasta ahora, ninguna de las personas que lo había intentado lo había conseguido. Pero el señor Mills iba a tener suerte.

Tal y como explica la BBC, fue hacia la caja fuerte e intentó una de las combinaciones más sencillas que pueden venir a la cabeza: “20-40-60”. La sorpresa fue cuando, de repente, el cierre de la caja se abrió: había dado con la combinación después de más de cuarenta años sin que nadie pudiera abrir la caja.

Todos se quedaron impresionados e, inmediatamente, buscaron en el interior. Desafortunadamente no encontraron una gran fortuna, tal y como esperaban: apenas había una factura de una hamburguesa de champiñones que costó 1,5 dóalres canadienses (un euro, aproximadamente) y un paquete de cigarrillos por el que habían pagado 1 dólar (unos 65 céntimos).

Las posibilidades de abrir la caja fuerte eran de 1 entre 216.000

Kibblewhite explica que esos objetos “no tienen realmente ningún valor, pero son de gran interés para nosotros. Nos da una pequeña idea de cómo eran los lugares en 1977 ó 1978”. Stephen Mills y su familia se fueron a casa después de haber vivido una gran experiencia y de pasar a la historia de Vermilion como el hombre que abrió la caja fuerte.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios