SALUD SIN MITOS

Mitos sobre la fruta: ni adelgaza ni engorda más por la noche

La fruta es uno de los clásicos de las dietas milagro, especialmente en verano. Desmentimos las creencias populares sobre uno de los grupos de alimentos más saludables

Foto:

Llega el verano y, con él, la llamada 'operación bikini'. En estos meses, más de uno se adentra en rutinas y dietas llamadas 'milagrosas' que prometen librarte de los kilos que te sobran en menos de un mes. Uno de los alimentos más habituales en el debate sobre adelgazar y engordar es la fruta, sobre todo en una temporada que está marcada por la variedad de sabores, colores y aromas.

“Las frutas tienen unas características nutricionales que las hacen parte fundamental de una dieta saludable. Sus beneficios van mucho más allá del mero control del peso, abarcando la salud en general”, explica Rocío Práxedes, dietista-nutricionista de la Unidad de Obesidad del Hospital Quirónsalud Valencia. Por ello, hay que tenerlas en cuenta como una parte más en nuestra ingesta diaria, con sus cualidades y limitaciones pero sin atribuirle propiedades milagrosas o demonizarlas.

¿Dietas milagro? La virtud está en el equilibrio

Uno de los ejemplos en este sentido son las dietas frutívoras que solo permiten la ingesta de frutas o, más locas aún, dietas como la de la piña o la del plátano (por citar algunas) que limitan nuestra alimentación a una sola clase de fruta. Estas dietas tienen el enorme inconveniente del desequilibrio nutricional y las carencias que pueden provocar en nuestro organismo si se siguen de manera prolongada. “Es cierto que la fruta tiene hidratos de carbono, un alto contenido en fibra, es muy rica en vitaminas y minerales y que, incluso, tienen algo de proteínas y grasa pero en ningún caso suficientes como para cubrir nuestra demanda energética.”

La falta de grasa que necesitamos comprometería una función mental saludable, además de nuestra energía, y la metabolización de otros nutrientes; la deficiencia de proteínas afectaría a nuestra musculatura y a nuestro sistema inmune; nos faltarían la vitamina B12 y D y probablemente tendríamos un déficit de hierro, además de un largo etcétera de nutrientes que podrían dar lugar a diversas patologías.

En el extremo opuesto, están las dietas que evitan la fruta porque tiene azúcar y, dicen, engorda. “Por supuesto que la fruta tiene azúcar, pero es probablemente la mejor forma de tomar azúcar que exista”, apunta la doctora. La fibra que tiene la fruta hace que el azúcar pase a la sangre mucho más lentamente que en el caso de los productos procesados o azúcares añadidos, lo que nos dará picos de glucosa más bajos y prolongados en el tiempo.

¿Qué hora es la mejor?

Otra de las creencias populares radica en si la fruta nos va a engordar o adelgazar en función de cuándo o con qué la comemos. “Es cierto que, si tomamos fruta antes de la comida, su poder saciante nos ayudará a controlar el apetito con el que lleguemos a la mesa, ayudándonos a su vez a controlar las cantidades que comemos y a decantarnos por opciones más saludables, pero no nos hará adelgazar. De la misma manera, tomarla después de las comidas no hará que fermente en nuestro estómago, ralentizando la digestión y haciéndonos engordar”, aclara Práxedes. “A algunas personas con alteraciones digestivas sí puede sentarles mejor la fruta entre horas pero no en el resto de los casos. Incluso hay frutas como la piña, la papaya o la manzana que facilitan la digestión.”

Además, es equivocado pensar que comer fruta por la noche engorda. “Un plátano va a tener las mismas calorías independientemente del momento del día en que te lo comas. Cuando hablamos de engordar o adelgazar, lo crucial no es la hora del día a la que te tomas el alimento sino el aporte calórico a lo largo de todo el día.”

En este aspecto, también conviene recordar que, aunque son opciones más saludables que otras, las frutas tienen calorías como cualquier otro alimento. Atiborrarse de fruta pensando que no engorda también es un error ya que, como explica la especialista, lo importante es el total de calorías que sumemos a lo largo del día; si nos excedemos, engordaremos.

"Lo recomendable es comer todo tipo de frutas adecuando la cantidad a las calorías que contenga y la necesidad energética que tengamos"

Es cierto que hay frutas que tienen más calorías que otras y, por este motivo, de algunas podemos comer más cantidad sin aumentar tanto el aporte calórico. Sin embargo, no hay que demonizar algunas frutas porque tengan más calorías por cada 100 gramos. El plátano, por ejemplo, tiene más que la manzana pero un plátano de tamaño medio pesa menos que una manzana de tamaño medio, así que, si lo que te vas a comer es una ración de fruta (aproximadamente 150 gramos), te daría igual comer una u otra.

En definitiva, lo ideal es comer todas aquellas frutas que nos gusten adecuando la cantidad en función de las calorías que contenga y la necesidad energética que tengamos. Las frutas son un gran aporte de vitaminas, minerales, fibra y otras sustancias beneficiosas para nuestro organismo y conviene que incluyamos al menos tres piezas al día. Su consumo es fundamental en un estilo de vida basado en hábitos saludables que nos ayude en la prevención de patologías cardiovasculares, ciertos tipos de cánceres y enfermedades degenerativas, además de mejorar la presión arterial y contribuir a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos para aclarar dudas referentes a mitos y creencias populares relacionados con la salud así como para combatir las falsas informaciones que se puedan generar en internet. Si tienes alguna duda sobre la consulta resuelta y quieres más información, puedes contactar con el Hospital Quirónsalud Valencia.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios