¿LA HAS PROBADO YA?

Cómo adelgazar tomando pocos carbohidratos y mucha grasa

¿Harto de todos los regímenes milagro que te prometen perder mucho peso en poco tiempo? Llega un nuevo plan alimenticio que va a revolucionar todo lo que creías saber

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Establecer una dieta sensata no es difícil. Nos empeñamos en elegir regímenes esctricos que eliminan alimentos o que no nos dejan comer durante horas, pero sabemos de sobra qué debemos hacer realmente para adelgazar de manera sana: buena alimentación y ejercicio diario.

No es una fórmula mágica, pero es lo que de verdad funciona. En el mundo de la nutrición se está librando una batalla entre los que defienden la grasa y los que prefieren los cabohidratos como el camino hacia una buena salud. Todo empezó hace unos años cuando un médico puso a 19 pacientes con sobrepeso y diabetes tipo 2 a probar una dieta que reducía los lípidos y aumentaba los hidratos.

Ahora la guerra continúa desde el otro lado. El doctor David Unwin aconseja a sus pacientes que reduzcan el pan, la pasta, el arroz y que incluyan la mantequilla o aceite de oliva. Pero lo más importante es que no debían quitarse el número de calorías por día que consumían. Los que siguieron este plan disminuyeron el hambre y después de ocho meses sus niveles de azúcar en sangre bajaron, perdiendo también una media de 9 kilos.

Los estudios de seguimiento encontraron que el 40% había revertido su diabetes tipo 2 y que sus niveles de lípidos no saludables en la sangre (por ejemplo, colesterol LDL) habían disminuido. Y sus niveles de energía mejoraron.

Similar a la keto

Esta dieta es similar a la cetogénica, cada vez más popular. Los libros de recetas de este plan alimenticio son ahora los más vendidos en las webs de internet. No hay que olvidar que la keto se basa en la sustitución de hidratos de carbono por grasas saludables, de tal manera que nuestra alimentación esté compuesta por más del 70% de lípidos sanos y por menos del 10% de carbohidratos. Mientras, el resto son proteínas.

Lo más saludable es una dieta híbrida (que mezcle ambos regímenes), aunque todavía hay que seguir comprobando sus efectos e investigar más

¿Significa esto que todos debemos comenzarla? Es un área controvertida. Cuando se trata de este tema, algunos expertos argumentan que comer tan pocos nutrientes de este tipo es perjudicial a largo plazo. Otra preocupación es que esta dieta no proporciona suficiente fibra, por lo que debemos añadirla. Por eso no pueden faltar verduras como el brócoli, el repollo o las berenjenas, o frutas como el aguacate. Todas ellas son perfectas para no saltarte la dieta e ir al baño con regularidad.

Otro beneficio potencial es que puede activar la reparación del cuerpo y el mecanismo de supervivencia (autofagia) que permite a las células luchar contra situaciones adversas y deshacerse de todo lo que se ha averiado o ya no les sirve. Pero no sacan, como nosotros, la basura a la calle: se la comen, y de ahí su nombre, que viene a significar ‘comerse a uno mismo’. Gracias a este 'canibalismo', el organismo se libra de las proteínas viejas e inservibles, e impide que se vayan acumulando y dando origen a patologías como el cáncer o el alzhéimer. Tenemos, pues, un software de autorreparación; el problema es que, con el paso de los años (la ayuda de algún que otro mal hábito), se puede ir deteriorando.

¿Qué hacemos entonces?

Mientras tanto, un estudio con 349 pacientes diabéticos obesos con una dieta baja en carbohidratos encontró que el 60% terminó con niveles saludables de azúcar en sangre y perdió una media del 12% de su peso corporal. Entonces, si intentas adelgazar o eres prediabético, ¿a qué campo de batalla deberías unirte? Hay investigaciones que apoyan a ambas. ¿No se podría hacer una mixta? Sí. Cambiar de una dieta a otra significa que no prohibes ningún alimento, una idea perversa ya que nuestros cuerpos han desarrollado sistemas altamente sofisticados para cambiar entre ellas.

La idea de cambiar entre regímenes dietéticos más y menos intensos está siendo explorada por el profesor Valter Longo, un biólogo y gerontólogo de la Universidad de California. Desarrolló lo que él llama la dieta que imita el ayuno, diseñada para proporcionar los beneficios de la restricción de calorías, que incluye la pérdida de peso y una disminución de los marcadores sanguíneos relacionados con la diabetes tipo 2 o la enfermedad cardíaca.

Todos sabemos perfectamente lo que debemos hacer para adelgazar y tener buena salud: una correcta alimentación y ejercicio diario

Su plan empieza con una restricción esctrica durante cinco días en la que los participantes se limitan a una dieta baja en hidratos y alta en grasas de menos de 1.000 calorías de fuente vegana. Después vuelven a una alimentación regular (sin nada de origen animal) con más carbohidratos y menos lípidos durante tres semanas. Longo afirma que uno de los mayores beneficios que aporta es que las células dañadas se regeneran.

Durante el periodo de ayuno algunas mueren y cuando los pacientes vuelven a comer, crecen nuevas sin el defecto autoinmune. "Lo más saludable es una dieta híbrida, aunque todavía hay que seguir comprobando sus efectos e investigar más", asegura el experto.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios