abre bien los ojos

Por qué no deberías quedarte adormilado cuando el avión despega

Seguro que alguna vez has experimentado molestia en los oídos al coger un vuelo. He aquí lo que tienes que hacer cuando eso sucede

Foto: No te duermas, maja. (iStock)
"No te duermas, maja". (iStock)

Hay personas que le tienen pánico a los aviones y no pueden coger el sueño ni aunque se encuentren encerrados en ese cacharro con alas en un viaje de 30 horas de Madrid a Wellington (Nueva Zelanda). Otras personas, en cambio, se quedan dormidas a la primera de cambio y ni siquiera una hecatombe nuclear podría hacer que salieran de sus profundidades oníricas. Y, también, existen aquellos que deciden adormilarse cuando despega el avión.

Es normal, puesto que ese momento, junto con el aterrizaje, puede ser el más "traumático" del viaje. Sin embargo, si estás pensando hacer un viaje en avión próximamente quizá deberías saber que dormitar durante estos momentos podría tener consecuencias graves para tu salud, según los últimos estudios, como Informa 'The New York Post'.

El barotrauma

¿Por qué? "Un cambio rápido de altitud, como el que sucede durante estos dos momentos del viaje, afecta sin duda a la presión del aire en el oído. Se produce un vacío en las trompas de Eustaquio y eso puede causar estragos en tus tímpanos. Es algo bastante frecuente y probablemente alguna vez lo has experimentado no solo en un vuelo, también viajando por carretera o buceando.

A esta afección se la conoce como barotrauma y, si se prolonga de forma importante, pueden darse otros síntomas como el sangrado nasal y de oídos, dolor intenso y agudo, pérdida importante de audición o mareos importantes.

La mejor manera de luchar contra los cambios de presión es comiendo chicle, bostezando o tapándonos la nariz y expulsando el aire

Dependiendo del paciente y la gravedad y si no se te quita de manera natural (comiendo chicle, bostezando o tapándote la nariz, cerrando la boca y soltando aire con fuerza) puede requerir tratamiento farmacológico y la prescripción de descongestionantes nasales o antihistamínicos para aliviar la inflamación, o incluso quirúrgico (insertando tubos de drenaje, lo cual es recomendable si tienes que volver a someterte a cambios de altitud bruscos).

Pero, ¿por qué no es buena idea dormir? Pues, precisamente, porque no podremos intentar destaponar nuestros oídos si eso nos sucediera. Debes, por tanto, beber agua, masticar chicle, chupar una piruleta o sonarte la nariz cuando te esté sucediendo para poder paliar un poco los síntomas. Lo que sea menos quedarte dormido. Si es posible también evita volar en caso de que tengas un resfriado, sinusitis, otitis o te has sometido a una operación de oído.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios