LAS FULLTOUCH DE LA MARCA HAGAROMO

Las extrañas tizas japonesas por las que los matemáticos pierden la cabeza

Una histórica marca japonesa de tizas ha decidido cerrar su negocio, lo que ha provocado que decenas de científicos se hayan lanzado a comprar sus 'últimas' unidades

Foto:

¿Puede una tiza convertirse en un objeto de deseo que haga enloquecer a centenares de personas? Esa es la pregunta que se hacen muchos, pero la respuesta es muy sencilla: sí. Muchas personas que trabajan de manera diaria con pizarras, como es el caso de los matemáticos, no dudaron en lanzarse a la compra masiva de tizas Fulltouch, una pieza con una receta única, cuando la Hagaromo Stationery anunció que cesaba la fabricación del "Rolls Royce de las tizas".

Desde principios del siglo XX, la compañía japonesa Hagaromo Stationery comenzó a fabricar tizas. Realizadas con un procedimiento especial, una receta secreta que solo ellos conocen, pronto se convirtieron en una referencia. Pero su gran éxito también radicaba en su exclusividad: la dificultad para hacerse con una caja de estas tizas las hicieron aún mucho más codiciadas, lo que pronto las convirtió en una referencia en Japón y fuera de allí.

Hasta que, en el año 2015, Hagaromo decidió cerrar su negocio. Hasta esa fecha, conseguir una caja de tizas de la marca era bastante complicado; después del anuncio, prácticamente era misión imposible, por lo que aquellos que encontraron un lugar en el que aún quedaban existencias no dudaron en comprar cajas y cajas para poder tener cubierto su cupo a lo largo de su vida laboral. Pero ¿que tiene de especial esa tiza?

Un vídeo publicado por Great Big Story confirmaba que muchos científicos sentían verdadera devoción por esta marca de tizas, inundando sus estanterías con sus cajas. Según Jeremy Kun, ingeniero de Google, el secreto radica en su perfección: "La tiza es duradera, prácticamente irrompible, brillante y fácil de leer en una pizarra. Pero, además, a la hora de escribir es suave como la mantequilla y prácticamente no deja restos de polvo", aseguró.

Las cajas de Fulltouch cuentan con 72 tizas. (CC)
Las cajas de Fulltouch cuentan con 72 tizas. (CC)

Pero dentro del universo científico, el mundo de los matemáticos es el que abiertamente más predilección ha mostrado por esta herramienta de trabajo. Tanto, que incluso hay una leyenda entre los que usan esta tiza: "Es imposible escribir un teorema falso con ellas", tal y como explica en el vídeo David Eisenbud, director del Instituto de Investigación de Ciencias Matemáticas de Oakland, en California (Estados Unidos).

Esa fiebre por comprar todas las existencias de un material que desparecerá tras el cierre de la fábrica nipona tuvo una vuelta de tuerca solo unas semanas más tarde cuando, vista su demanda, Hagaromo encontró una nueva vía de hacer su último negocio: vender la receta secreta de Fulltouch y dos de las máquinas originales con las que fabrican las tizas a la compañía surcoreana Sejongmall.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios