SU HISTORIA ESTÁ LLENA DE CONTRADICCIONES

Un exconvicto gana 4 millones a la lotería al salir de la cárcel y no se los quieren pagar

Las autoridades creen que compró el boleto con una tarjeta robada, por lo que no quieren entregarle el dinero que le había correspondido

Foto: Mark Goodram presumió en las redes sociales de su fortuna (Foto: Facebook)
Mark Goodram presumió en las redes sociales de su fortuna (Foto: Facebook)

Hace apenas dos semanas Mark Goodram estaba en la cárcel, una situación que no era nada extraña para él. A sus 36 años suma 22 antecedentes penales, el último un robo en el interior de un garaje por el que fue sentenciado a 8 meses de prisión el pasado mes de noviembre. El día que le detuvieron tenía una tarjeta de un banco que no era suya.

La semana pasada salió en libertad. Se reunió con su amigo Ross Watson, de 31 años, y también un viejo conocido de la policía ya que acumula varias condenas: la última, de 4 meses de prisión, la recibió el pasado mes de julio por cometer un fraude con tarjetas de crédito cerca de Bolton, en el centro de Inglaterra.

Nada más salir de la cárcel, Goodram compró un billete de lotería que le iba a cambiar la vida: correspondía a un juego del estilo rasca y gana y la fortuna quiso que estuviera premiado con 4 millones de libras, nada más y nada menos que cuatro millones y medio de euros. Goodram cogió a su amigo Watson, pidió prestado algo de dinero a algunos conocidos a cuenta del premio, y se fueron a celebrarlo.

Su gozo en un pozo

Los dos amigos se fueron a Londres de fiesta, se hicieron fotos y Goodram las ha subido a su cuenta de Facebook, donde se le puede ver sonriendo y posando con billetes de 50 libras falsos como un auténtico ganador. Sin embargo, el refrán dice que ‘la alegría dura poco en la casa del pobre’ y eso es, exactamente, lo que le ha ocurrido a este exconvicto.

Se hizo fotos sonriendo y posando con billetes de 50 libras falsos y las ha subido a su cuenta de Facebook

Camelot, la empresa que gestiona la lotería nacional británica, ha decidido no pagar los 4 millones de libras del premio al ganador. Según su versión, recogida por el diario inglés Metro, para comprar el boleto se utilizó una tarjeta de débito que sólo se consigue cuando está asociada a una cuenta bancaria. Y ni Goodram ni su amigo Watson tienen ninguna cuenta bancaria.

Cuando la empresa de la lotería les preguntó por su falta de cuentas en el banco, Goodram explicó en primera instancia que habían comprado el boleto con dinero suelto que tenían. Pero después cambió su versión y aseguró que un amigo suyo llamado John les había comprado el boleto premiado con su tarjeta de crédito.

Ese misterioso amigo no tenía apellidos ni los dos amigos pudieron dar más datos sobre él, lo que provocó aún más escepticismo por parte de la organización lotera. Camelot niega los pagos sistemáticamente cuando se demuestra que el boleto premiado ha sido robado, pero hasta ahora no había ningún protocolo para el caso de uso de tarjetas bancarias sospechosas de haber sido robadas y utilizadas para comprar boletos ganadores.

Está en la calle

Como los males nunca vienen solos, a Mark Goodram se le están acumulando las malas noticias. Después de pensar que le había cambiado la vida y verse millonario de la noche a la mañana para volver a estar sin una libra, su compañera de piso le ha echado de la casa que compartían y se le ha visto vagar por las calles de Bolton.

Mark Goodram pensó que la suerte en la vida, por fin, le había cambiado (Foto: Facebook)
Mark Goodram pensó que la suerte en la vida, por fin, le había cambiado (Foto: Facebook)

Uno de sus amigos ha reconocido al Mirror que “ha pasado de creerse millonario a estar en la calle, bebiendo sidra barata y trampeando con mendigos”. Su situación es más que complicada: “Salió de la cárcel poco antes de que le tocara la lotería, pero se lo arrebataron y ahora está pasando tiempos más difíciles que nunca”.

Sin embargo, Mark Goodram no ha tirado la toalla. Piensa apurar todas sus posibilidades y su amigo reconoce que llevará el asunto al juzgado: “Está realmente frustrado debido a que le han retenido sus ganancias, pero aún cree que obtendrá el dinero y dice que llevará a Camelot a los tribunales si no le pagan".

De momento, está en la calle alimentándose de lo que encuentra y bebiendo botellas de sidra de 1 euro. Mientras, la organización que dirige los destinos de la lotería británica ha anunciado una profunda investigación para comprobar el origen de la tarjeta que se utilizó en la compra del billete premiado: sólo entonces decidirá si paga a Mark sus 4 millones de libras o no.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios