ni se te ocurra imitarlos

Los médicos cuentan los peores accidentes sexuales que han tenido que tratar

Los profesionales están curados de espanto. Algunos de ellos cuentan las situaciones más curiosas y extrañas que han visto en las salas de urgencias de los hospitales

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Está claro que los profesionales ven muchas cosas raras a lo largo de su carrera, sobre todo si trabajan en urgencias. Y si esas emergencias son de índole sexual, desde luego la cosa parece aún más extraña. Hay que tener mucho cuidado en el dormitorio, con las luces apagadas y cuando has decidido que te crees un contorsionista del Circo del Sol o si vas a probar la nueva postura sexual de moda. Acabar en el hospital no suele entrar en los planes de nadie que planea una velada romántica.

Algunos doctores de profesión han compartido con nosotros sus historias más hilarantes, sorprendentes y confusas observando a pacientes a los que algo les salió terriblemente mal mientras unían sus cuerpos. Nosotros recopilamos aquí algunas pocas. Más vale prevenir que curar, así que no trates de imitarlos en casa.

La mesa de la cocina

"La situación más rara que he encontrado en un hospital" explica uno de ellos, "fue con una pareja. Ambos venían con heridas, como si acabaran de salir de un accidente de coche. La chica, especialmente, se había hecho sangre en el trasero y tenía varios cristales clavados, por lo que tuve que darles puntos a ambos y, cuando terminamos, les pregunté qué había sucedido".

Una chica llegó diciendo que se le había quedado dentro un vibrador... mi sorpresa fue mayúscula al ver lo que realmente era

"'Se nos ocurrió hacerlo en la mesa de la cocina', comenzó él, un poco avergonzado. 'No estaban mis padres en casa y nos pareció una buena idea. La mesa cedió por culpa de nuestro peso... y al caernos encima de ella se rompió. En estas estamos'. Os lo advierto, intentad hacerlo en la cama, es el sitio más seguro".

Objeto no identificado

"Mi historia es aún más rara, porque me ha sucedido en dos ocasiones", cuenta otro. "La primera vez fue hace ya unos cuantos años. Una chica apareció en mi consulta diciendo que había tratado de masturbarse con un vibrador y que se le había quedado dentro. Me pareció muy extraño, pero fue aún más raro cuando descubrí que el objeto que había dentro de su vagina era una botella de leche de pequeño tamaño. Me quedé sin palabras".

"La segunda vez fue aún más extraña. Un agricultor de unos cincuenta años entró en la sala de urgencias con un calabacín en el culo. Juro que es verídico. Nos contó que se había caído del tractor con tan mala suerte que se había caido encima. Es vuestra decisión creerle o no". Los médicos aseguran que eso de caerse encima de un objeto es algo que muchos pacientes suelen decir para salvar un poco el tipo. Una excusa extraña, cuando menos.

Fracturas

Varios de los médicos aseguran que han visto fracturas a lo largo de los años en partes del cuerpo en las que nadie querría tener ese tipo de problemas. "He visto muchísimos penes rotos a lo largo de los años", decía uno. "Suele suceder cuando el chico se pone abajo y una chica más llena arriba... acaba mal. Una vez llegó un tipo con el escroto muy inflamado. Es una lesión que provoca la rotura de la túnica albugínea, nada agradable".

Precaución amigo conductor

Si bebes no conduzcas. Y si estás haciéndolo, mejor tampoco. O podrá sucederte como a una chica que llegó a urgencias empapada de sangre, relataba un médico. "Os podéis imaginar qué le hacía a su novio mientras él conducía y, por supuesto, cómo acabó la historia". Tomamos nota.

Cuidado

Con lo que decides poner en tu pene. Así lo avisa uno de los doctores: "Nada de mango, aguacate o incluso caramelos para la tos. He visto toda clase de situaciones en las que el individuo pensaba que era buena idea colocar esos artilugios en su zona erógena... y no. Mejor no. Puede picar mucho".

Un usuario de 'Reddit' contaba una situación mucho más extraña: "Como decía el que ha contado la historia de la chica y la botella de leche, cuidado con lo que metes en tu cuerpo. Yo, en una ocasión, tuve que asistir un desgarro anal y una perforación del colon. El hombre en cuestión necesitó una cirugía urgente. No se le había ocurrido otra cosa que usar el vibrador de su mujer aprovechando que ella se había ido de viaje. Niños, no hagáis esas cosas".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios