no te fies de las apariencias

Un hombre misterioso está dando miles de dólares por (casi) nada: se llama 'SugarDad'

Un peculiar personaje está arrasando en internet. Si le retuiteas podrás ganar mucho dinero, pero ¿qué hay en realidad detrás de esta generosa acción?

Foto: ¿Quién hay ahí?. (iStock)
"¿Quién hay ahí?". (iStock)

¿Quién diría "no" a ganar dinero de la forma más fácil y sencilla? El pasado 28 de febrero sucedió un fenómeno bastante curioso en las redes sociales. Una misteriosa figura se conectó a Twitter y escribió un misterioso mensaje: "Daré 35.000 dólares (unos 31.000 euros) a la primera persona que retuitee este mensaje".

¿Quién es este extraño Robin Hood de las redes? En Twitter, donde tiene 364.000 seguidores ya, se le conoce como @TheSugarDad1. ¿Es un hombre? ¿Una mujer? ¿Un colectivo? ¿Un avión o un pájaro? No se sabe mucho sobre él, solo que tiene un extraño fetiche: aquellas personas que quieran optar a recibir su dinero de una forma sencilla y clara deben escribir "Sugardad dame el dinero en efectivo" para poder optar al premio.

A SugarDad le gustan, sin duda, las connotaciones sexuales. Como si de un Christian Grey cualquiera se tratase, llama a sus seguidores "amos" y "amantes", y conforme comenzó a crecer su popularidad empezó a utilizar un lenguaje más y más perverso. Poco se sabe de él, más allá de que debe ser alguien al que le sobra el dinero. Vive en Reino Unido, o eso se cree.

Solo tienen que escribir las palabras mágicas "SugarDad, dame el dinero en efectivo", y él se encargará de transferirlo. Se supone

No es oro todo lo que reluce y nunca mejor dicho. No solo por la cuestionable moralidad que tiene el hecho de que un millonario decida gastar su dinero regalándolo a gente que pasa el tiempo en Twitter, en lugar de ayudar a refugiados, tratamientos contra el cáncer, supervivientes de desastres naturales o cosas así. Más bien porque, al parecer, el único que realmente gana algo de dinero es él.

La cuenta podría ser una estafa masiva: "Te hablan de transferencias falsas y luego te dicen que te descargues una aplicación para conseguir el dinero, pero en realidad solo está obteniendo ingresos publicitarios de todos los que os la estáis bajando". "¿Cómo es que nunca escriben nada las personas que, se supone, ganan?" preguntaba otra persona.

La estafa

Como en todas las épocas y todos los lugares, hay crédulos e ingenuos que, por supuesto, deciden creer a @TheSugarDad1. Ni siquiera es especialmente original, y por supuesto no es el único que pulula por la red. @KINGOFCASH, por ejemplo, lleva a cabo la misma estrategia e incluso algunas veces ha interactuado con @TheSugarDad1.

Quizá la verdadera cuestión sea por qué en esta época han surgido tantos estafadores y, a su vez, tantas personas que lo creen. Ellos crean una narración cuidadosamente organizada, similar a la de los grandes artistas, con la que te cuentan una historia tan creíble que cambia tu visión del mundo. Son predicadores que te venden dinero, informa 'Melmagazine'.

María Konninova, que ha escrito mucho al respecto en 'The New Yorker', explica: "No creo que sea un fenómeno nuevo, es una vieja técnica -como lo son timos como el de la estampita, el tocomocho o el prisionero español- que realmente se basa en el ego del engañado. La creencia de que es diferente. Ahora tiene mayor cobertura y visibilidad, pero es algo tan antiguo como el tiempo". El problema con este tipo de cuentas es que no son realmente un delito, no roban, tú estás dando. "Por lo tanto no hay un crimen real".

Además, @TheSugarDad1, como cualquier figura misteriosa que se precie, tiene tanto detractores (o detectives) que tratan de investigar y buscar cualquier fallo en el sistema, como personas que aseguran haber recibido el dinero de su sugar daddy. Darren Carpenter, por ejemplo, es uno de ellos, que hasta subió a Twitter las capturas de pantalla para demostrar que era verdad.

Lo curioso es que los investigadores en línea se han dado cuenta de que todos estos usuarios que han tenido la suerte de recibir el dinero por parte de su benefactor tienen algo en común: eran amigos y se seguían en redes sociales antes de recibir el dinero. ¿Casualidad? Probablemente no. Una chica incluso llegó más lejos y quiso investigar si las capturas de pantalla de PayPal eran reales, por lo que se puso en contacto con la compañía que, efectivamente, le dijo que no. En cuanto lo hizo fue contactada por dos de los supuestos ganadores así como por el propio Sugar Daddy, que la hostigaron. "Fueron bastante groseros", explicaba. "Lo cual me llamó bastante la atención porque, al ser los ganadores, pensaba que reaccionarían de otra manera".

La teoría más popular por aquellos que han investigado un poco es que la persona que se encuentra detrás de la cuenta se llama Joe Vargas, por las interacciones que ambas cuentas (la del Sugar Daddy y la de Vargas) suelen tener, que luego son eliminadas. Poco se sabe de Joe, más allá de que le gustan las armas y salir al desierto a disparar con ellas. Ambas cuentas han intentado demostrar por activa y por pasiva que son dos personas diferentes.

En el fondo, ya sea una o un colectivo de individuos, ¿qué importa? Quizá se trate de una campaña de marketing o solamente de una estafa a gran escala en redes sociales, pero ha conseguido algo muy preciado en estos tiempos: atención. Consiguen que la gente contacte con ellos porque quieren dinero y después se aprovechan. Un truco tan antiguo como el mundo. Aunque, quizá, si eres un idealista, prefieres lo que el propio @SugarDad1 dijo a cuenta de su generosidad: "Intento dar lo mejor de mí mismo para hacer que el mundo se convierta en un lugar mejor. Y qué mejor sitio para empezar que Twitter".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios