NI SE TE OCURRA

Las 9 cosas que nunca deberías meter dentro de un microondas

Hay electrodomésticos dentro del hogar que bien podrían ocasionar una tragedia. Para que nunca te pase nada, lee con atención

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

Una explosión o algo mucho peor. Aunque no lo parezca, un lugar tan seguro y cómodo como parece ser la propia casa es el epicentro de un montón de accidentes que pueden trastocar nuestra vida en mayor o menor medida. Sobre todo para los más mayores. En 2016, último año del que se tienen registros, murieron 2.523 personas mayores de 65 años o más en nuestro país debido a caídas, según el Instituto Nacional de Estadística.

Uno de los objetos más peligrosos, al margen de los fuegos o la plancha (siempre en el punto de mira especialmente si hay niños), es el microondas. Esta maravilla de la tecnología moderna que permite calentar platos (y también cocinar) llegó no hace mucho tiempo a nuestras vidas para quedarse. Seguro que los más mayores que han sido reticentes a su uso todavía tengan la sana costumbre de calentar la leche del desayuno en una olla. Pero para los más jóvenes, sobre todo en caso de no ser duchos en la cocina, este electrodoméstico solventa cualquier problema culinario con una facilidad pasmosa.

Si metes huevos duros en el microondas, el vapor interior que se genera podría hacer que explotaran al abrirlos más tarde con el cuchillo

Pero cuidado con lo que metes ahí dentro. Algunos alimentos, bebidas o recipientes pueden liberar toxinas, quemarse, derretirse o incluso explotar. No son nada extraños, por lo que es posible que hayas metido alguno de ellos esta misma mañana. La revista 'Real Simple' ha recopilado los nueve que por nada del mundo, deberías calentar en el microondas.

Pimientos

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los rojos, amarillos o verdes. Da igual. Estos jugosos alimentos contienen un compuesto llamado capsaicina que les destroza por completo. Cuando se calientan, especialmente si son picantes, esta sustancia se vaporiza en el aire sin ventilación del microondas. Al abrir la puerta, puedes ser expuesto a humos nocivos que pueden irritar los pulmones, garganta, ojos o nariz.

Huevos duros

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Tienes un par de ellos sin pelar guardados en la nevera y decides calentarlos un poco al microondas para saborearlos. Todo pinta bien hasta que decides abrirlos y explotan. Al calentarse, liberan vapor en su interior que hace que la presión aumente. Cuando se cortan con un cuchillo o los muerdes (mucho peor), esta presión se libera y la explosión puede quemarte.

Poliestireno

¿A alguien se le ocurriría meter una botella de agua en un microondas? (iStock)
¿A alguien se le ocurriría meter una botella de agua en un microondas? (iStock)

La más evidente. Nada de plástico ni papel de plata en un microondas. Cuando se calienta, libera químicos muy daniños, tanto para los alimentos como para la salud humana.

Sartenes de metal

No, no, no. (iStock)
No, no, no. (iStock)

Al igual que el plástico, el metal es una sustancia a la que no le hacen nada bien las ondas. Además, es mucho más peligroso que el poliestireno, ya que al calentarse puede producir chispas que produzcan después un incendio. Verifica siempre el envase y las cazuelas para ver si son aptos para microondas.

Las uvas

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Aunque normalmente se ingieren frías como postre, si se te ocurre calentarlas en el microondas podrían producir una explosión. Las uvas se sobrecalientan y la pulpa azucarada se convierte rápidamente en plasma fundido.

Patatas ya fritas o asadas

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las patatas a menudo albergan la Clostridium botulinum, bacteria que produce la enfermedad del botulismo. Cuando se cocinan y no se almacenan inmediatamente en el refrigerador, las esporas de las bacterias pueden multiplicarse, causando malestar estomacal.

Carnes procesadas

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El beicon, las salchichas o la carne picada siempre deben cocinarse en una sartén o en el horno, nunca en el microondas. A diferencia de los demás, que corren el riesgo de explotar, estos alimentos cárnicos procesados sufren una reacción química por la cual se forman productos de oxidación del colesterol (COPs). Los COPs se han relacionado con graves enfermedades coronarias, cardiovasculares e inflamaciones.

Salsa de tomate

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Aunque no pasa nada tan excesivo como una explosión ni tampoco entraña riesgo para la salud al ingerirla, más te vale tener cuidado, ya que tu microondas podría ponerse perdido. El calor se libera en forma de vapor que, si no se detiene, irá a más hasta saltar por todas las paredes del electrodoméstico.

Nada

Nunca enciendas un microondas vacío. Si no quieres sufrir un aparatoso incendio, las ondas que no encuentran un punto rebotarán contra las paredes, lo que dañaría la estructura poniendo en peligro el sistema eléctrico del objeto. Muchos de ellos ya no permiten la opción de encendido si no hay nada en su interior. Menos mal, no sea que la casa salte por los aires.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios