MASCOTAS ALOCADAS

Este perro logró morderse la cola y tuvo una crisis existencial

Max es un can como cualquier otro: lo que más le gusta es comer, dormir y salir a la calle con su dueño. Pero también intentar capturar su parte trasera...

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Una de las manías más comunes que desarrollan los perros es la de morderse la cola. ¿Qué les lleva a hacerlo? ¿A qué se debe este comportamiento que repiten una y otra vez? En realidad, no son tan diferentes a nosotros: también tienen actitudes erráticas. Son claros protagonistas de cientos de vídeos que se extienden a lo largo y ancho de la red.

Que se lo digan a Max, el último can que se ha hecho viral gracias a esta peculiar afición de intentar morderse la cola. Probablemente él no lo sepa ni nunca se dé cuenta, pero ya le conocen más de 680.000 personas de todo el mundo. Todo gracias a un amigo de su dueño, quien permanecía sentado en el sofá cuando la mascota comenzó su cacería contra su propia cola.

Y al fin, lo consiguió. Pero justo después tuvo un movimiento aún más extraño, y es el de esconderse en un lugar seguro para que no le quitaran a su presa. Así, reculó y se fue con su propia cola en la boca mirando con desdén al amigo del dueño quien, a carcajadas, grababa la escena.

Los usuarios retuitearon el vídeo y compartieron experiencias parecidas, como es el caso de Mariéad Lynn, cuya mascota no repitió el movimiento de Max, sino que permaneció girando una y otra vez sobre sí misma.

¿A tu perro le pasa lo mismo? Los veterinarios avisan de que si lo hace muy repetidamente y lo acompaña de otros signos de ansiedad, como excitación o gemidos demasiado frecuentes, puede ser que la causa sea un trastorno psicológico. También está asociado a enfermedades de la piel o a la presencia de pulgas o garrapatas. En caso de ser así, se mordería en la base de la cola.

Una de las peculiaridades de esta manía es que hay algunas razas que son más propensas que otras a desarrollarla, como los pastores alemanes, los cuales es muy frecuente que la sufran cuando son cachorros para superarla en el transcurso de su crecimiento. En general, este comportamiento es muy habitual en perros que no reciben o han recibido suficiente atención, o bien tienen una gran necesidad de actividad física, o bien no toleran la soledad y la inactividad.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios