los trucos definitivos

Los mejores ejercicios para perder peso cuando la báscula no cede

Te has propuesto adelgazar y estás un poco pez. Aquí enumeramos los entrenamientos que puedes llevar a cabo si de verdad quieres acelerar tu metabolismo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

A veces, cuando nos proponemos adelgazar y nunca antes se nos había pasado por la cabeza hacerlo, puede que nos encontremos un poco perdidos y no sepamos qué hacer. ¿Combinar ejercicios de cardio con los de fuerza es mejor que matarnos a correr únicamente? (Spoiler: Sí). ¿Tenemos que comer cinco veces al día en lugar de tres? Y como no estamos seguros de muchas respuestas nos subimos a la báscula semana tras semana y el peso no baja. Es un poco descorazonador.

Según un estudio de 2012 que apareció en el 'Journal of Strength and Conditioning Research', pese a que el ejercicio de cardio (por ejemplo, correr en la cinta) quema muchas calorías, para acelerar el metabolismo se debe combinar con ejercicios de fuerza y pesas, por ejemplo, con un kettlebell. Sea cual sea tu favorito, tienes que elegir los intervalos en ráfagas cortas pero de máxima intensidad y unirlas a periodos de menor intensidad o descanso. Los mejores ejercicios que puedes hacer son los siguientes.

Correr (o saltar a la comba)

Seguro que has visto mucha gente en el gimnasio. Te guste o lo odies, lo cierto es que son ejercicios en los que tu corazón rinde a tope y quemas muchas calorías. Átate los zapatos y sal a la calle, correr en intervalos acelerando y disminuyendo tu ritmo te ayudará no solo a perder peso sino también a que los minutos se te pasen más rápido en caso de que no sea tu actividad favorita.

Debes tener siempre en cuenta que para acelerar el metabolismo lo mejor es combinar ejercicios de cardio con fuerza

Si decides saltar a la cuerda has de saber antes que este ejercicio, realizado en un intervalo de 30 minutos, puede hacer que quemes hasta 318 calorías. Al fin y al cabo, estás entrenando todo tu cuerpo con la acción de brazos y el movimiento de muslos y glúteos. Una vez que lo termines o estés lo suficiente "matado", ni se te ocurra recoger tus cosas y marcharte a casa porque empieza el entrenamiento de fuerza.

Pesas o kettlebell

¿Sabes que antes de los 30 años -si somos más precisos, sobre los 27- es cuando podrás desarrollar más masa muscular magra? Si realmente quieres acelerar el metabolismo que, desgraciadamente, comienza a disminuir una vez tocas esa franja de edad, tienes que coger unas pesas. El entrenamiento de resistencia con kettlebell ayuda a prevenir la osteoporosis y cuanto más peso cojas, mejor. Pero poco a poco, no podemos empezar a correr si no sabemos andar. Los entrenamientos de tres tandas con 12 o 15 repeticiones son una buena forma de empezar.

Kickboxing

Es otra excelente manera de seguir combinando los ejercicios, y en esta ocasión volvemos al cardio. Con este ejercicio mueves prácticamente todos tus músculos y además alivias el estrés. Imagina que el saco es alguien que no te cae especialmente bien (pero no te lo hemos aconsejado nosotros, que somos partidarios del pacifismo). Al impulsar el poder de tus piernas, tus brazos pueden lanzar golpes, cruces, ganchos y uppercuts mayores, lo que lo convierte en un ejercicio de cuerpo completo. También mejorarás la resistencia y la coordinación, así que siéntete como en 'Million Dollar Baby'.

Elíptica o bici

Después de la máquina de correr, estas dos son las reinas de todos los gimnasios que se precien. El spinning es una de las mejores formas de quemar calorías y aunque es una alternativa de bajo impacto, sin duda quemarás calorías y aumentarás tu resistencia. Si tus puntos débiles son los muslos y los glúteos, ya sabes con qué empezar.

Mucha gente, por otro lado, suele cometer el error de infravalorar la elíptica, puesto que parece una máquina fácil que puedes usar mientras ves la tele, miras el móvil o lees una revista. No te dejes engañar, sin embargo, si lo haces derecho para poder introducir en el proceso los músculos de la parte superior del cuerpo, mejor. Utiliza también sus mangos para mover los brazos, con lo que podrás quemar más grasas y calorías. Aumenta la resistencia y trabaja a un ritmo intenso, ¿estás sin aliento? Pues volvamos al ejercicio de fuerza.

Remo

Miras la máquina en tu gimnasio pero nunca te atreves a usarla. Craso error. Te estás perdiendo una gran ayudante del ejercicio cardiovascular y la fuerza porque, efectivamente, aúna las dos. Con ella puedes trabajar glúteos, insquiotibiales, brazos e incluso espalda, un entrenamiento que sin duda te hará sudar. Eso sí, al contrario de lo que piensa la mayoría de las personas, el poder del remo proviene principalmente de tus piernas, no de tus brazos. Tira del asa hacia tu pecho y empieza, ¿estás agotado ya?

Entrenamiento HIIT

Los entrenamientos de intervalos de alta intensidad son una de las formas más efectivas de quemar calorías y acelerar el metabolismo y lo mejor que tienen es que no requieren mucho tiempo (uf). Algunos duran unos escasos diez minutos, pero eso sí, solo son efectivos si llevas tu cuerpo al límite. Rétate e intenta mejorar cada día. Las investigaciones han demostrado que el HIIT puede ayudar a quemar la grasa abdominal, que es la más peligrosa porque aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Así que ya sabes.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios