EL PASADO SIEMPRE RETORNA

¿Es mala idea volver con un ex?

Donde hubo fuego siempre quedan cenizas. A la hora de la verdad, la posibilidad de regresar a los brazos de un antiguo amor resulta muy tentadora. Pero, ¿de verdad te conviene?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El pasado siempre vuelve, y más aún en los terrenos afectivos. Donde hubo fuego quedan cenizas y seguramente aquella persona a la que quisiste tanto y que en su día pensaste que nunca volverías a ver, aparece en el momento más inesperado. Que no tiene por qué ser el más indicado. Muchas veces conviene resistir a la tentación y poner punto y final antes de que os hagáis más daño.

Pero quién sabe, la vida da muchas vueltas, y quizás no sería mala idea volver a escribir a un antiguo amigo o amante. Quizás su recuerdo no se corresponde con la imagen que ahora muestra. En cualquier caso, para salir de dudas, la revista 'Men's Health' ha hablado con una serie de expertos para que tu decisión sea mucho más fácil de tomar. A menos que puedas observar la situación desde otra perspectiva.

Pregúntate a tí mismo y a la otra persona qué es lo que ha cambiado desde que ya no estáis juntos y cuáles son las intenciones de ambos

Para Hillary McBride, psicoterapeuta e investigadora, depende de muchos factores. "Si fuera tan fácil tomar la decisión, nos parecería o muy mala o muy buena idea", sugiere. Evidentemente, si dudas es porque la elección no es fácil. "Recomiendo preguntar: ¿Quién es mi ex? ¿Por qué rompimos? ¿Se resolvieron los problemas que causaron la ruptura? ¿Quieres volver a estar con él o ella porque aprendiste algo sobre ti mismo y crees que eres diferente? ¿O es que te sientes solo?", arguye. Pero la retahíla de preguntas no acaba aquí: "¿Nos sentimos presionados? ¿Realmente queremos estar juntos o se nos antoja como muy difícil la idea de no conocer a alguien nuevo?".

Vale, un segundo: demasiadas preguntas. Las cosas no deberían requerir tanta reflexión. Más hacer y menos pensar. Si has conseguido contestar a alguna de ellas, enhorabuena, porque eran realmente difíciles. "Pregúntate a tí mismo y a la otra persona qué es lo que ha cambiado desde que ya no estáis juntos y cuáles son las intenciones de ambos", aconseja McBride. "Intenta hacerle saber al otro cómo queréis que sean las cosas ahora en caso de volver".

Piensa que las discusiones son necesarias para mantener una convivencia sin mentiras ni medias verdades. También es una de las formas de superar los baches para conseguir que la relación gane en confianza, fuerza y seguridad. "Hay relaciones en las que ambas personas se entienden y comparten una larga historia juntos, pero al final quedan atrapadas en los mismos patrones y situaciones, por lo que no es nada sano permanecer en ellas", considera McBride. "Por tanto, discutir en serio las cosas puede ayudar a mitigar algo de la incomodidad que sentimos cuando estamos con esas personas".

Según la experta, lo más importante es hablar todo lo que te pasa sin tapujos, pero aún es más esencial no emitir juicios sobre el otro, ya que eso podría deparar una nueva discusión mucho más difícil de asumir. Otro consejo que lanza es el de consultarlo con tus amigos más cercanos, o bien con algún miembro de tu familia. "Me pondría en contacto con alguno de ellos que haya pasado por una situación parecida o para saber si ellos piensan que es una buena idea", recalca Shane Birkel, terapeuta de parejas.

Lo mejor es compartir el tiempo con la gente que quieres y dejarte asesorar por ellos antes de tomar una decisión definitiva

Si tu caso es el de una persona de mediana edad a la que le gustaría, ya sea por curiosidad o por mero atrevimiento, contactar con un antiguo amor del pasado, la experiencia promete con creces. Aunque cuidado: puede salir muy bien o muy mal, ya que las personas cambian y puedes acabar desilusionándote o llevándote un auténtico disgusto.

"A veces, cuando las parejas son más jóvenes, todavía no son lo suficientemente maduras como para tener una relación seria y estable con un adulto", expresa Birkel. "Reencontraros cuando los dos seais mayores podría funcionar". Además, en este caso, no sería como empezar de nuevo, sino desde el principio, ya que sois dos individuos completamente diferentes (o un poco al menos) respecto a cuando os conocisteis.

Si aun así todavía sigues sin decidirte, lo mejor es que dejes pasar unos pocos días para no verte obligado a dar una respuesta de manera inmediata. Cuidado, porque si te lo piensas demasiado o te refugias mucho más de lo deseable en tu interior, puede ser contraproducente. Evita obsesionarte. La mejor forma para hacerlo es pasar más tiempo con la gente a la que quieres: sal por las tardes a tomar café con algún amigo o amiga, id de compras, al cine o quédate leyendo un buen libro por la noche. Son las mejores opciones para desconectar y tomar una decisión.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios