¿EL ARCA DE NOÉ?

Por qué no es buena idea comprar una casa en primera línea de playa

Las predicciones aseguran que para 2100 el oceáno habrá aumentado tanto que la zona de Miami Beach será un bonito recuerdo. Sin embargo, las ventas de casas no dejan de crecer

Foto: El paraíso en la tierra. (iStock)
El paraíso en la tierra. (iStock)

En el año 1890, poco más de 6.000 personas vivían en las húmedas tierras del sur de Florida. Desde entonces, los humedales y pantanos que cubrían la mitad del estado se han drenado en gran medida, los centros comerciales han reemplazado a los campos de la tribu indígena Seminola y la población se ha multiplicado por mil llegando a los 6 millones. Hoy en día, Miami se antoja como el paraíso en la tierra para el español medio que no ha tenido la oportunidad de viajar hasta allí: clima tropical, hoteles de lujo, rascacielos, yates y glamour, retiro para los más adinerados del globo y una ciudad global con un importante peso en las finanzas, el comercio y el espectáculo.

Pero más allá de su aumento exponencial de población y de su riqueza, todo apunta a que Miami va a quedar sepultado por las aguas del oceáno Atlántico de aquí al año 2100. "No hay prácticamente ninguna probabilidad de que exista a finales de este siglo". Así de tajante se muestra Jeff Goodell, autor de 'The Water Will Come: Rising Seas, Sinking Cities and the Remaking of the Civilized World', un nuevo libro que alerta sobre los efectos del cambio climático en la que es una de las principales ciudades de Estados Unidos.

Mis clientes no toman la decisión de comprar una casa pensando dentro de 100 años. Solo quieren disfrutar de su riqueza

Las estimaciones sobre la crecida del nivel del mar varían dependiendo de la fuente. El Servicio Nacional Oceánico del país sugiere que para el año 2100 será de 1,68 metros, un dato en el que coincide la NASA. Otros son más optimistas: el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático cifra el ascenso en 0,6 metros y las Naciones Unidas establecen su predicción en 0,9. Y todo ello sin contar con la proliferación de fenómenos atmosféricos como tormentas, las cuales podrían volverse mucho más intensas como resultado de un planeta que se está calentando sin parar. Sin embargo, y pese a todas estas predicciones apocalípticas, los ricos no han parado de invertir en casas de lujo y residencias a pie de costa. Se trata de una tendencia que comenzó hace más de cincuenta años y hoy en día sigue en auge.

Para hacer frente a estas predicciones tan negativas, las inmobiliarias de la zona ya están acomodando la oferta a la posibilidad de ver la ciudad sumida en una completa inundación. Desde casas flotantes a apartamentos privados en edificios situados en colinas muy por encima del nivel del mar. La sensación general que deja esta estampa comercial es que el mundo puede venirse abajo, pero las ventas y el mercado tienen que seguir como sea.

El nivel del mar se duplica cada 7 años, por lo que tendríamos 62 metros de crecidas en total para el año 2095

"Creo que este problema queda demasiado lejos para una gran parte de la población como para que se preocupen de inmediato y opten por cambiar su estilo de vida", explica Audrey Ross, vicepresidenta de una de estas empresas inmobiliarias del sur de Florida, a 'Business Insider'. "Mis clientes no toman la decisión de comprar una casa pensando en los próximos 100 años. Lo único que quieren es disfrutar de su riqueza con su familia aquí y ahora".

Una vida junto al mar

Elizabeth Rush es otra de las investigadoras que ha estudiado de cerca el problema. En su libro 'Rising: Dispatches from the New American Shore' aborda las posibles consecuencias humanas y naturales que ha propiciado la gran urbanización de un territorio bajo y fácilmente inundable. "Si coges a los 6 millones de personas que viven al sur de Florida hoy en día y los divides en dos grupos te quedarán los que habitan un mínimo de dos metros por encima del nivel del mar y los que no. Si eres de los primeros puedes respirar tranquilo, si en cambio eres de los segundos, solo te queda esperar que las predicciones no sean ciertas y rezar", avisa Rush.

Solo puedo recordar un único caso en los últimos diez años de alguien a quien le preocupara la crecida del oceáno

"La tasa de aumento del nivel del mar se duplica actualmente cada 7 años, por lo que si continuara de esta forma, tendríamos 62 metros de crecidas para el año 2095", analiza la investigadora, en 'The Guardian'. "Y aunque no creo que tengamos tanta agua para finales de siglo, creo que deberíamos tomarnos en serio la probabilidad de que podamos tener como 4,5 metros más para entonces".

Cada vez más personas y familias de altos ingresos provenientes de Nueva York, Nueva Jersey, California o Illinois se mudan al área de Miami para disfrutar de las numerosas ventajas fiscales que ofrece. Sobre todo, la mayoría desea estar cerca del mar, a pie de playa, el anhelo de cualquier urbanita harto del tráfico y del ruido que espera vivir su jubilación en el levante español, con clima estable todo el año y ventana que dé al mar. "Hasta ahora, nadie me ha mencionado este problema antes de firmar un contrato o una hipoteca", asegura Ross. "Solo puedo recordar una sola vez en los últimos diez años".

Foto aérea del centro de Miami. (iStock)
Foto aérea del centro de Miami. (iStock)

No es para menos; si tienes dinero, puedes pagar cualquier cosa. El edificio Eighty Seven Park, en el que muchos millonarios han invertido grandes cantidades de dinero, está edificado sobre una colina frente al mar ante cualquier contingencia que pueda surgir. "Este proyecto está ubicado en la posición más privilegiado de Miami Beach, ya que cuenta con la probabilidad de que exista algún tipo de inundación", asegura Dina Goldentayer, directora ejecutiva en la inmobiliaria Douglas Elliman, al medio estadounidense. "Nosotros somos los que más altos estamos".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios