los 'viking' son especiales

El hombre que ha reinventado los cruceros (y está ganando mucho dinero)

Superó un cáncer y ahora está al frente de una compañía que genera millones de dólares en cruceros de lujo. A Torstein Hagen le gusta el riesgo y ha sabido jugar sus cartas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Si eres misántropo y agorafóbico quizá no deberías elegir un crucero como un destino vacacional ideal. Si, por el contrario, lo que más te gusta es dirigirte a alguna parte en un transatlántico gigante que es como un microcosmos, lleno de lugares de ocio en los que puedes disfrutar de, literalmente, no hacer nada, lo mejor es que vayas mirando ya el precio de tu próxima escapada.

Los cruceros, como los aviones, tienen miles de anécdotas entre sus puertas que a veces los propios pasajeros desconocen. Suicidios, asesinatos, comida en mal estado y otras tropelías que quizá no sean del agrado de todos. Sea como fuere, lo normal es pensar en hacer un crucero en vacaciones pero poca gente piensa en montar un negocio relacionado con estos barcos que surcan los mares.

Reinventando el negocio

Torstein Hagen es uno de esos pocos a los que se les ocurrió ganar dinero gracias al ocio de los otros. Mientras un enorme barco escandinavo que responde al nombre de Viking Jupiter surca las azules aguas croatas, él responde a las preguntas de 'Forbes', dejando claro algo que se aprecia a simple vista en cuanto se intercambian un par de palabras con él: lo que menos le gusta del mundo es no estar al cargo de algo. Tiene que ser el capitán del barco.

Tiene 78 barcos y 9.000 empleados que generan, en total, 1,6 mil millones de dólares (1.000 millones de euros aproximadamente) en ingresos netos. Su compañía tiene un valor de 3,4 mil millones de dólares y él posee tres cuartas partes de ella. Asegura que está reinventando el negocio de los cruceros. Si pensabas que todo estaba inventado quizá tengas que replanteartelo.

¿Qué tienen de especial? En primer lugar cruzan, valga la redundancia, prácticamente todo el mundo. Frente a las grandes líneas de cruceros trasatlánticos que llenaban sus barcos de karts, boleras y centros comerciales él dio un paso más y creó "El crucero del hombre del pensamiento" con conferencias, demostraciones de cocina, galerías de arte, música clásica en vivo y ópera. Tenía claro su target, aunque también está considerando crear 'El crucero del hombre bebedor' que probablemente tendrá otra clase de actividades lúdicas. Todos sus viajes incluyen WiFi, vino y cerveza en las comidas y excursiones para conocer los lugares en los que paran. Utilizan barcos con motores híbridos-diésel y actualmente operan por todo el mundo: America, el Caribe, Europa, Egipto, China y el Sudeste Asiático.

Los cruceros de Viking se agotan con un año de antelación y pueden llegar a costar 1.988 dólares por cabeza por un total de siete noches

Hagen ya tiene la línea más grande de lujo del mercado y su flota es la más nueva. Mientras que el resto de cruceros de gama alta aseguran que los pasajeros serán mimados con champán y caviar que les darán los mayordomos, ese no es su estilo. "No me gusta que mis viajeros se sientan incómodos. No hace falta que nadie te encienda la televisión si puedes hacerlo tú mismo. En las habitaciones hay instrucciones para identificar y abrir las botellas de champú, pues una vez me encontraba en un hotel en Monte Carlo y me fue imposible abrir un producto sin usar los dientes".

En palabras de la propia compañía, acerca de sus cruceros fluviales: "Ofrecemos 35 cruceros únicos en barcos de lujo por los principales ríos de Europa, Rusia, Ucrania y China, así como un programa de enriquecimiento cultural exclusivo, donde podrás conocer la historia local a través de conferencias sobre historia y arte; degustar vinos locales, menús de restaurantes inspirados en la cocina local, y deleitarte con espectáculos folklóricos y músicos regionales". Nada de rocódromos, spas y masajes, jacuzzis o compras. Una fórmula distinta que, sin duda, surte efecto.

Tor Hagen.
Tor Hagen.

Su barco más caro visita 111 ciudades en un total de 224 noches. El que tiene más recorrido se ofrece desde 1997 y navega entre Moscú y San Petersburgo. Lo curioso es que ni siquiera su familia confiaba en el negocio pero él puso todos sus medios en demostrarles que estaban equivocados. Sus cruceros viajan por Praga, Kotor en Montenegro o Escocia. Los pasajeros llegan al puerto y hacen visitas muy diversas, conocen a familias locales o visitan los museos fuera de los horarios habituales.

Mientras atiende a varias personas, Hagen, que tiene 76 años bromea: "Realicé mi investigación de mercado mirándome en el espejo y pensando en lo que querría hacer en un lugar así". Un crucero por el Caribe puede costar 399 euros por cabeza. Los cruceros de Viking se agotan con un año de antelación y no bajan de 1.988 dólares por siete noches.

Luces y sombras

Hagen comenzó su andanza el mismo año en que le diagnosticaron un cáncer de próstata y en que murió su padre. ¿Antes? Nació en Oslo, obtuvo un título en física en el Instituto Noruego de Tecnología y también un MBA en Harvard. A la edad de 33 años, lleno de confianza, propuso un plan a una compañía naviera noruega con problemas llamada Bergen Line y fue contratado. En 1980, Hagen asumió el cargo de director ejecutivo de una de las filiales de la compañía, Royal Viking Line. Su plan era más ambicioso: agregó una nueva sección central a los barcos para hacerlos más largos, aumentando el número de pasajeros de 525 a 740.

A principios de la década de 1990, adquirió una participación del 27% en Nedlloyd, una compañía naviera con sede en Róterdam, convirtiéndose en el mayor accionista. Vendió sus acciones varios años después con pérdidas. Fue en 1997 cuando fundó Viking River Cruises (hoy solo Viking Cruises) con la compra de cuatro cruceros fluviales rusos, invirtió antes de que el mercado estuviera listo para ello, y al anteponerse, se convirtió en el líder absoluto. En esas estamos ahora. En 2013 la compañía anunció los planes para comenzar con cruceros oceánicos, que se lanzaron en 2015.

Comenzó su andanza en 1997, tras la muerte de su padre y cuando le diagnosticaron un cáncer. ¿Su truco para triunfar? El marketing

Pero no todo ha sido fácil. El 11 de septiembre golpeó duramente a la industria del ocio, al igual que la crisis económica de 2008. Sin embargo, sus habilidades de marketing salvaron a la compañía. Inundó los buzones de los estadounidenses de mediana edad y mayores con folletos sobre sus barcos. "Una nueva forma de ver Europa", "un crucero de río, lo que nunca habías visto". En 2012, Viking comenzó a publicar anuncios en 'Downton Abbey'. Cambió sus barcos para que pudieran acomodar a 190 personas en lugar de 164. Conoce su público y no tiene miedo. "Me encanta el riesgo", es lo que dice él. Más allá de eso, su visión de futuro también es sorprendente.

El pasado 24 de marzo uno de sus barcos tuvo un problema en la costa de Noruega y tuvo que evacuar a 479 pasajeros en helicóptero. A cada viajero se le ofreció un reembolso completo y un cupón de cortesía para otro crucero. No deja de pensar. Quiere que sus próximos barcos viajen a regiones remotas como Vietnam o la Antártida. Lleva años queriendo que alguno de sus cruceros llegue al Missisippi. Está ampliando su flota de barcos fluviales europeos con personal que hable en mandarín. Ha recibido ofertas para vender la compañía pero asegura que jamás se ha sentido tentado a vender. Francamente, ¿quién puede culparle?

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios