CUIDA TU SALUD

En qué fijarte cuando vas a comprar un colchón: los trucos para acertar

No sabes cuál elegir porque todos te resultan cómodos, pero a la larga escoger uno malo o demasiado barato puede conducir a un mal sueño y problemas serios de espalda

Foto: Foto: Corbis.
Foto: Corbis.

Invertir en un colchón es sinónimo de hacerlo en nuestra propia salud. Puede que sea caro, pero dormir bien y no sufrir dolores de espalda (que se pueden convertir en crónicos) es crucial para gozar una vida saludable: piensa que un sueño reparador también es necesario para reforzar las defensas del organismo.

Natalie Hitchins, jefa de productos y servicios para el hogar, asegura en 'The Daily Mail' que "si estás buscando uno nuevo, debes recordar que tiene que durar muchos años sin comprometer la calidad de las horas de descanso o tu propio cuerpo. "No confíes en el precio como garantía e investiga antes de tomar una decisión demasiado rápida", confiesa.

La oferta es muy amplia y no solemos tener claro cuál nos conviene más. Pueden ser de muchos tipos, de distintos materiales (espuma, muelles, látex, viscoelásticos...) o con diferentes tipos de firmeza. ¿Los precios? Muy dispares. Entre uno muy sencillo y los más finos y sofisticados puede variar de unos 100 a 1000 euros. ¿Cómo decidirse?

Claves de la elección

Todo depende de tu postura a la hora de dormir, de tu peso, temperatura corporal o si te mueves mucho o no. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) si descansas sobre tu espalda debes escoger un colchón duro y si lo haces de lado, uno de menor firmeza que permita al hombro hundirse levemente hasta estar cómodo. Si eres robusto, necesitas un soporte firme que tenga buena sujeción porque de lo contrario te hundirás mucho.

Mucha gente se olvida de la importancia del somier: mantiene la estructura del colchón y permite la ventilación evitando la acumulación de humedad

Los más delgados deben escoger uno de mayor flexibilidad para que puedan adaptar mejor su peso. Si eres de los que no paran en la cama, un colchón duro que te permita girarte sin esfuerzo es lo que deberías elegir y si eres caluroso, sudas demasiado o vives en un sitio donde hace mucho calor, los de muelles te convienen mucho más proque ventilan mejor y son más frescos. Si pasas frío muy rápido, los de espuma, látex o viscoelasticos guardan más la temperatura.

¿Tienes alergia al polvo o eres asmático? Lo más recomendable es que sea de espuma o látex, y compra una funda lavable. Un buen colchón debe repartir el peso del cuerpo de la manera adecuada. Debe ser lo suficientemente firme, pero no tanto que resulte incómodo. En los últimos años se ha extendido la idea de que uno duro es lo mejor para la espalda, pero no es así: en último término es una cuestión de preferencia personal, y de peso. ¿Lo más importante? Que respete la curvatura natural de la columna.

Pruébalo antes

Parece de película, ¿no? Ir a una tienda y ponerte a probar cada uno de ellos durante cinco minutos. ¿Te imaginas que te quedas dormido? Bueno, eso sería una señal de que te ha parecido cómodo. No te sientas intimidado a hacerlo, una buena tienda de estos productos debería alentarte a que lo hicieras. Si realmente es un producto de calidad debe durar mucho: no se endurecerá ni ablandará con el paso de los años.

No confíes en el precio como garantía e investiga antes de tomar una decisión demasiado rápida. Pruébalo y elige la opción adecuada

Uno de los detalles más importantes y del que muchos no se dan cuenta es del somier. Es más importante de lo que puede parecer, ya que mantiene la estructura del colchón. Los más utilizados son los de listones, que suelen estar fabricados con haya vaporizada, fibra de carbono o vidrio, y cuyo beneficio principal es que permiten su ventilación evitando así acumulación de humedad y hongos.

También los hay especiales: ortopédicos (para quien tiene que pasar mucho tiempo en la cama); de agua (para personas que se mueven mucho o duermen boca abajo); futón (adecuado para quien busca una base dura, lo malo es que debe cambiarse con frecuencia) o de lana clásicos (nada recomendables por sus múltiples desventajas. Son difíciles de manejar y muy malos para los alérgicos).

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios