LA TÁCTICA PERFECTA

Cómo pedir dinero a la familia o los amigos sin que se enfaden

Seguimos en crisis y muchos tienen problemas financieros. Si te inundan las deudas y la única solución es que alguien te lo preste, estas son las mejores formas de solicitarlo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Te ha tocado pagar (y mucho) en la declaración de la renta o, de repente, se te ha roto una muela y debes hacerte una endodoncia. Es posible que te llegue un pago inesperado, se te rompa el coche o tengas que hacer una compra de algo muy caro que no esperabas. ¿Qué puedes hacer? ¿De dónde sacar el dinero? Vas al día y no ahorras o te acaban de despedir, pero el caso es que te encuentras en una situación difícil y tienes que pedir prestado a tu familia o amigos. ¿Cómo se hace?

¡Qué apuro! Pero bueno, ármate de valor y sé sincero. Sea cual sea tu dilema financiero, lo necesitas y sabes que alguien cercano te lo puede dejar. Te avergüenza y te hace perder el sueño, pero es la única solución. ¿Qué se dice en estos casos?

"La gente prefiere hablar de sus problemas íntimos, como que sufren alguna afección sexual, a contar que están en quiebra", asegura Brad Klontz, fundador del Insitutuo de Psicología Financiera y autor de 'Mind Over Money: Overcoming the Money Disorders That Threaten Our Financial Health'. La razón es que el dinero refleja el estatus social y, por lo tanto, nuestra tribu socioeconómica.

"Nos sentimos fuera de lugar si somos el amigo más pobre o más rico del grupo, y cuanto más nos alejamos de ellos, más ansiedad sentimos. Estás pensando: '¿Cómo me va a mirar la gente, ya no les voy a gustar? Esto, a nivel biológico, se siente como una amenaza para nuestra supervivencia", añade.

Solo ocasionalmente

¿Por qué hablar de dinero causa tanta vergüenza y vulnerabilidad? Por eso es mejor preguntar a alguien cercano. Es algo muy serio. ¿Cuándo es un buen momento para hacerlo? No te limites a plantear la pregunta banalmente. Tampoco se lo pidas a quien más dinero tiene porque la otra persona podría pensar que te quieres aprovechar y cuestionar la base de tu amistad: "¿Simplemente salimos juntos por mi poder adquisitivo?" La cuestión también puede hacer que se sientan avergonzados por tener más que tú.

No te enfades si no te lo deja, no vale la pena molestarse o resentirse por esta situación, tendrá sus motivos y la culpa no es suya

"Pedir dinero es, en última instancia, una de esas cosas que debes tratar de evitar", dice Klontz. 'Necesitarlo' para cosas como el alquiler es una situación de alto riesgo porque los gastos recurrentes pueden dejar abierta la posibilidad de que vuelvas por más. Solicítalo solo si se trata de una situación única.

"Cuando sea el momento de exponer el problema, piensa en tu familiar como si fuera un banco", aconseja Klontz. Debes proporcionar un plan claro sobre cómo vas a devolvérselo. Que no parezca que vas a tardar años en hacer el ingreso. Planea tu situación, por qué lo necesitas y cómo y cuándo se lo darás. Los plazos son importantes. Y por supuesto, que sea algo ocasional.

¿Y si me dicen que no?

Prepárate para el rechazo. "Pedir este favor a alguien puede parecer una afrenta a la amistad o verse como cruzar la línea", afirma la experta. Así que elige a quién le vas a preguntar con prudencia y ten un plan de pago claro. Es muy importante que lo hagas en persona. El teléfono o un correo electrónico son vías completamente impersonales para tratar un tema tan delicado. Queda en algún sitio para tomar algo, cara a cara, y exponer tu situación.

Si tu amigo o familiar te lo presta sé agradecido con él. La mejor forma de hacerlo es pagando en los tiempos acordados, si es posible antes. Y no te enfades si no te lo deja, no vale la pena molestarnos o resentirnos por esta situación, tendrá sus motivos. ¿Y si eres tú al que se lo piden? ¿Qué debes hacer?

No pidas dinero por una situación que puede convertirse en recurrente (como pagar el alquiler). Es mejor que lo hagas en un momento único

"Si vas a prestárselo, lo ideal es estar totalmente a favor de dejárselo sin que te importe, por si no recuperas ese dinero", asegura Klontz. Tienes que estar de acuerdo con que administren mal ese dinero o entregárselo y verlo al día siguiente con un par de zapatos nuevos. Si crees que algo así te molestará y dañará la amistad, no se lo dejes. Si dices "no", que no sea algo personal. Hazlo sobre tu situación, no sobre la suya. Pon excusas, si hace falta: "No puedo en este momento. Tengo algunos pagos que hacer y estoy sin dinero extra".

¿Y si es alguien que pide constantemente? Entonces tal vez sea el momento de tener una conversación diferente, una que implique que actuéis juntos. A veces ser buen amigo significa hablar de las cosas que más duelen.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios