un secreto que no quieren que sepamos

Por qué las aerolíneas han alargado los tiempos de vuelo a propósito

Es una práctica bastante frecuente entre las compañías aéreas, con el consabido gasto en CO2 y combustible, pero, ¿cuál es el motivo que hay detrás?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Quizá no lo sepas, pero en la década de los 60 viajar de Nueva York a Los Ángeles duraba cinco horas, y de la primera ciudad a Washington DC solo 45 minutos. A día de hoy, para hacer el primer viaje necesitas seis horas y, para el segundo, 75 minutos. Y seguro que alguna vez te has encontrado metido en un vuelo eterno, pensando que deberías haber elegido cualquier otro medio de locomoción que te llevara más rápido a tu destino.

Entonces, ¿es cierto que las aerolíneas alargan las horas de vuelo? Efectivamente, y, de hecho, tiene un nombre, informa 'BBC'. Esta práctica se llama "horario de arrastre" o relleno, y se trata de ese tiempo extra que utilizan para volar de un destino a otro, cuando realmente podrían hacerlo en menos tiempo. Es un secreto que no quieren que sepamos, especialmente por el impacto que provoca en el medio ambiente.

Horario de arrastre

Quizá pueda parecer que no importa mucho. ¿Tanto afecta un cambio de 45 minutos por uno de 75? Pero el problema es más profundo de lo que pudiera parecer. En primer lugar, porque el vuelo se demora, pero también porque da una falsa sensación de puntualidad que no es real, por lo que nadie se encarga de dar un toque de atención a las aerolíneas para que sean más eficientes y mejoren. El impacto en la huella de carbono también es otro inconveniente fundamental.

"Si las aerolíneas abordaran los problemas, los clientes se beneficiarían directamente", explica el capitán Michael Baiada, presidente de la consultora de aviación ATH Group. "Esta práctica genera más gastos en el consumo de combustible y CO2. Si mejorara la eficiencia de la aerolínea, los costes bajarían y esto beneficiaría a las tarifas y también al medio ambiente, por lo que todos saldrían ganando".

Las aerolíneas saben que los clientes valoran la puntualidad. Te preguntarás entonces ¿por qué no trabajan en mejorar su eficiencia en lugar de alargar los tiempos de vuelo? Se trata de una táctica que se ha vuelto muy frecuente, indica el consultor de compañías aéreas Bob Mann. En primer lugar, porque si el vuelo llega temprano o tarde puede suceder que tenga problemas con la disponibilidad de la puerta o la capacidad del aeropuerto. Las aerolíneas solo se ocupan del tiempo que transcurre entre puerta y puerta, ante lo que suceda en el aire se lavan las manos e indican que corresponde al tráfico aéreo. "Cuando se trata de retrasos y congestión, las compañías aéreas se siguen quejando y asegurando que es un problema de este tráfico (aunque no lo es) y no suyo", indica Mann.

Las aerolíneas no se preocupan en mejorar y ser más eficientes, a pesar de que con esta práctica generan más gastos en CO2 y combustible

"Por otro lado, esta práctica se ha vuelto frecuente también porque de esta manera no tienen por qué responsabilizarse en caso de que haya algún retraso". A partir de tres horas, las compensaciones han de ser las mismas que si el vuelo se hubiera cancelado, y si supera las cinco, la aerolínea tiene que devolver el precio del billete correspondiente al viaje no realizado. Explica Baiada que son muchas las causas de los retrasos (un embarque que va más lento, la ausencia de algún tripulante, problemas con el repostaje de combustible...) pero que también hay que tener en cuenta que el 80% de los factores involucrados está bajo el control de la compañía.

¿Sería la solución reducir los vuelos para garantizar que no hubiera problemas de disponibilidad o capacidad al llegar al aeropuerto y, entonces, poder llegar a la hora de distancia real entre países? Lo cierto es que, según explica Baiada, si eso sucediera, las tarifas aumentarían, pues los amplios horarios de los vuelos de las aerolíneas están diseñados para satisfacer la demanda de los compradores.

La táctica de alargar las horas de vuelo es una práctica común entre las aerolíneas, así pueden lavarse las manos ante posibles retrasos

¿Hay una solución? Los miles de millones de dólares en inversión han reducido a la mitad los retrasos causados ​​por el control del tráfico aéreo desde 2007, mientras que los retrasos causados ​​por las aerolíneas se han disparado, según un informe Bloomberg de 2016. Baiada ha creado un sistema de Gestión de Flujo Basado en Negocios (BBFM), que involucra a las aerolíneas que trabajan con el control de tráfico aéreo para optimizar la eficiencia en el aire. Pruebas realizadas en 2012 por cuatro organismos académicos y de la industria, incluida la Administración Federal de Aviación (FAA), validaron a BBFM en cinco aeropuertos. En general, redujo las demoras, el consumo de combustible, el ruido, las emisiones de CO2 y la congestión en el control del tráfico aéreo, y aumentó rápidamente la capacidad.

"Hay muchas cosas que las aerolíneas podrían hacer para mejorar su eficiencia y la solución de Baiada es una de ellas", dice Mann. "Mi opinión es que deben dejar de quejarse y hacer algo al respecto, en beneficio de los clientes, empleados, inversores y las comunidades a las que sirven".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios