OCURRIÓ EN 1986

"No mato a nadie que no lo merezca": el crimen resuelto por un mensaje en un foro

Michael Leon Curry asesinó a una enfermera en Michigan hace tres décadas, y lo confesó hasta en cinco ocasiones. No ha sido hasta ahora, sin embargo, cuando se le ha condenado

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Cuál es el colmo de un asesino? Probablemente que confiese el crimen y nadie le crea. Así le ha sucedido a Michael Leon Curry, que ha sido detenido por reconocer un asesinato que cometió hace más de tres décadas. Lo más curioso es que nadie le creyó en su día, cuando también lo dijo. "Está tratando de llamar la atención", fue lo que la policía dijo en su momento.

La víctima fue Wilda Wilkinson, una enfermera de Michigan que contaba con 59 años en el momento de su muerte. Estaba divorciada y vivía sola, pero sus jefes comenzaron a preocuparse cuando faltó reiteradamente a trabajar. Contactaron con una de sus hijas y así fue como el 29 de julio de 1986 la encontraron estrangulada en su casa. Michael Leon Curry era entonces su vecino, y aunque fue considerado sospechoso, jamás fue detenido por el asesinato, a pesar de que llegó a confesarlo hasta en cuatro ocasiones.

Confesó el crimen en varias ocasiones, por carta y a la policía, pero todos creyeron que trataba de llamar la atención y no le hicieron caso

"Mucha gente no le creyó", explicó el investigador oficial del caso. "Pensaban que simplemente estaba tratando de llamar la atención". Aunque no por la muerte de Wilkinson, el autor confeso sí que acabó dando con sus huesos en la cárcel en varias ocasiones, la última vez en 1990, cuando intentó acabar con la vida de su compañero de piso. Hace dos años fue liberado. Entonces, se decidió a confesar el crimen por una quinta vez, pero de una manera diferente.

La fuerza de las redes sociales

En junio del año pasado, Leon Curry decidió escribir una publicación en Facebook: "Si me enojo, mato. Nunca he matado a nadie que no lo mereciese" comenzaba, exponiendo una vez más lo que había hecho. Los lectores de la publicación incluían a la policía estatal de Michigan, por lo que el asesino fue arrestado en su casa de California y acusado el pasado lunes del crimen contra la enfermera.

Según el recuento que ha hecho el periódico 'The Washington Post', Leon Curry confesó el crimen por carta, en una entrevista con los investigadores, a un compañero de celda y mientras se encontraba encarcelado por otro robo. No ha sido hasta ahora, gracias a las redes sociales, cuando realmente se le ha tomado en serio. La policía asegura que hace 30 años planeó un robo en casa de Wilkinson, pero que al observar que ella estaba en casa, la asesinó. Fueron las propias hijas de la enfermera las que lucharon por que el caso se reabriera en 2010.

Finalmente el caso se ha resuelto, aunque con unos cuantos años de retraso. Esperemos que la próxima vez no se tarde tanto en creer a los asesinos confesos con el fin de no reabrir los casos sin resolver. Una vez más, se ha comprobado la importancia que tienen las redes sociales en nuestro día a día.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios