CAMBIO RADICAL

Cómo adelgazar 44 kilos en un año gracias a la dieta y al ejercicio

Leanne Ladgon, una británica de 32 años, necesitaba dar un giro de 180 grados a su vida y perder peso. Se apuntó al gimnasio y vigiló lo que comía

Foto: Foto: Xercise Less.
Foto: Xercise Less.

"Estaba deprimida, baja de fuerzas, era demasiado perezosa y me daba muchísima vergüenza salir a la calle por mi aspecto y lo incómoda que me sentía con mi cuerpo". Casos como el de Leanne Lagdon, una británica de 32 años, son de los que te dejan boquiabierto. Normalmente, perder peso implica tener una gran fuerza de voluntad que te conmina a pasarte las tardes en el gimnasio y las noches llorando por algún alimento hipercalórico.

Pero la historia de Lagdon es lo que se conoce como un cambio radical: 44 kilos en tan solo un año. ¿Cómo lo hizo? Una transformación así no solo afecta en el plano físico, sino que también al psicológico. Es la barrera contra la que muchos aspirantes a adelgazar se estrellan tras varios intentos fallidos. Con sus 135 kilos y en el ecuador de su vida, esta mujer sabía que debía emprender un camino plagado de baches.

Siempre necesito un empujón que me sitúe en la dirección correcta, por eso busqué ayuda

"Probé un montón de dietas de moda y asistí a reuniones de adelgazamiento años antes", explica en el diario 'The Express'. "Pero siempre que perdía algo de peso, lo volvía a recuperar al cabo del tiempo".

Su determinación fue férrea. En febrero de 2018, decidió ingresar en el gimnasio de su barrio. Allí, además de someterse a una estricta rutina de ejercicio que le dejaba exhausta, conoció a gente que atrevesaba la misma situación. Ellos le hablaron de un campamento de adelgazamiento llamado XerciseFLess Transformation, donde un grupo de entrenadores dirigían el proceso para que tuviese éxito.

Foto: Xercise Less.
Foto: Xercise Less.

Echó la subscripción sin pensárselo dos veces. "Soy una persona que necesita un pequeño empujón que me sitúe en la dirección correcta, así que tomar una plaza en este campamento fue lo mejor que pude hacer", explica Lagdon. El resto tan solo fue una rampa hacia la victoria.

Después de asistir al campamento descubrió la fórmula en la que debía abordar sus entrenamientos diarios. Estar apoyada por distintas personas y guiada por los estrenadores le ayudó a saber que estaba en la dirección correcta. "Mi pérdida de peso se volvió constante y regular por primera vez y mi forma física comenzó a cambiar", asiente. "He acudido a todas las ediciones del campamento desde entonces, y ya he perdido 44 kilos en solo un año".

Evidentemente, para conseguir su objetivo su dieta tuvo que cambiar. De esta forma, Ladgon dejó atrás los alimentos procesados, las grasas saturadas y los dulces para pasarse a la comida cocinada, casera y natural. Apostó por una dieta proteica y vegetal, rica en verduras de todo tipo y carnes magras hechas a la plancha. Pero tampoco dejó de darse caprichos. "Lo esencial es saber que puedes con ello", admite.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios