Tras un estudio con 50.000 personas

La temperatura límite para tomar el té y evitar riesgos de sufrir cáncer

Los científicos han reducido la temperatura recomendada por la OMS por las altas probabilidades de padecer cáncer de esófago

Foto: Beber té u otras bebidas muy calientes puede provocar cáncer de esófago (Foto: Pîxabay)
Beber té u otras bebidas muy calientes puede provocar cáncer de esófago (Foto: Pîxabay)

La Organización Mundial de la Salud lanzó un aviso en 2016 para prevenir de algo que, por lo corriente que es, parece poco probable: tomar el té muy caliente provoca cáncer. El aviso no sólo hace referencia al té, sino a cualquier bebida que se tome a una temperatura superior a los 65 grados, algo habitual tanto en el Reino Unido con el té como en Estados Unidos con el café o en Sudamérica con el mate.

El problema, según aquel estudio, es el aumento en el riesgo de padecer cáncer de esófago, el octavo tipo más mortal de esta enfermedad y que afecta a uno de cada 130 hombres y a una de cada 400 mujeres. Ahora, un grupo de investigadores se ha unido para encontrar cuál es la temperatura límite para tomar bebidas calientes.

Los científicos han rebajado la temperatura que dio la OMS hasta los 60 grados y aseguran que, por encima de esa cifra, el riesgo de padecer cáncer aumenta. En declaraciones que recoge Science Alert, Farhad Islami, miembro de la Sociedad Americana del Cáncer, explica que “a muchas personas les gustan las bebidas muy calientes. Sin embargo, según nuestro informe, beber té muy caliente puede aumentar el riesgo de cáncer de esófago".

Una región iraní muy conocida

Hay varios estudios que ya habían avisado de este peligro, pero ahora los científicos han querido investigar más a fondo. Por eso pusieron su foco sobre Golestan, una provincia de Irán que ya ha sido estudiada en el pasado por su cultura sobre el té y sus cifras relativamente altas de cáncer de esófago, pese a que sus habitantes apenas consumen tabaco o alcohol, factores que son clave tradicionalmente.

Participaron más de 50.000 personas en este estudio y les ofrecieron beber té a 75 grados, para luego ir bajando esa temperatura. Los resultados fueron concluyentes: las personas a las que les gustaba beber té a más de 60 grados doblaban las posibilidades de sufrir cáncer de esófago respecto a aquellos que disfrutaban de esa bebida un poco más fría.

Los 60 grados es, por tanto, la temperatura límite que los científicos señalan a partir de la cual las bebidas muy calientes pueden provocar cáncer de esófago.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios