aunque no te apetezca

La razón por la que hacer ejercicio es bueno si estás resfriado

Lo que menos te apetece hacer cuando estás constipado es, seguramente, irte a hacer deporte al gimnasio o al aire libre. Te contamos por qué debes cambiar de opinión

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Tienes la nariz taponada o con secreción nasal, dolor de garganta, de cabeza, tos, estornudos, fiebre alta, dolor muscular, pérdida del gusto y del olfato? Estás resfriado y ni te habías enterado.

Lo que menos te apetece cuando te encuentras así es ponerte a hacer deporte. Parece lógico pensar que si estás malo omitir el entrenamiento físico es algo más que obvio, sobre todo cuando los síntomas están en una etapa avanzada. ¿Y si estás empezando y todavía no estás totalmente enfermo? Es cierto que lo mejor es descansar, o al menos lo que se debería hacer, pero ¿te sientes mal de verdad o es solo una excusa para no ir al gimnasio?

¿Deberías hacer ejercicio estando resfriado? La respues es sí. Así lo asegura Jessalyn Adam, médico asistente de medicina deportiva en el Mercy Medical Center de Baltimore, a 'Women's Health'.

La regla del cuello

"Si todos los síntomas que sientes están por encima del cuello, puedes hacer deporte. Sin embargo, si están por debajo, probablemente lo mejor sea que no te muevas de la cama", explica la experta. Si tu nariz moquea, tienes cogestión nasal o dolor de garganta, adelante. Si por el contrario tienes tos, falta de aliento, dolores musculares o congestión torácica, ni se te ocurra.

Hacer ejercicio refuerza tu sistema inmunológico, pero lo importante es no presionar. Procura que la intensidad sea la adecuada para no forzarte

Esta regla se usa para los atletas profesionales cuando quieren hacer ejercicio. "En general, hacerlo ayuda a estimular tu sistema inmunológico, pero es importante saber en qué punto se encuentra tu salud", afirma Kenton Fibel, médico de cabecera especializado en deporte en el Instituto Cedars-Sinai Kerlan-Jobe en Los Ángeles. Incluso si estás "solo" lidiando con un resfriado, no debes sentirte obligado a ir al gimnasio si estás muy malo. "En general, debes escuchar a tu cuerpo y cómo te sientes", continúa.

Mejores ejercicios

Solo porque puedas entrenar no significa que debas hacer todo lo posible. Este no es el momento de ir y hacer lo más difícil. Tu cuerpo todavía está luchando contra una infección. La experta recomienda hacer "cardio ligero" como un entrenamiento ligero en bicicleta o una sesión informal en la elíptica. "No le dediques el mismo tiempo que siempre", aconseja.

En cuanto al entrenamiento de fuerza, puede ser desafiante porque muchas veces te sientes fatigado. "Si estás congestionado no es una buena idea coger muchos kilos, pero los pesos más ligeros valen", explica Fibel. No importa si son al aire libre o no (siempre que el clima lo permita), pero si sufres algún tipo de alergia estacional, es mejor que no se te ocurra.

"Lo importante es no presionar aunque te creas capaz de hacerlo. Procura que la intensidad sea la adecuada para no forzarte y acabar peor. Si le pones demasiado empeño es posible que sea más difícil combatir la infección", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios