MENTIRAS QUE DUELEN

Los motivos reales por los que los hombres engañan a sus parejas

Según los expertos, ellos son muchísimo más infieles que ellas. Para que puedas mirar con perspectiva lo ocurrido, aquí están las causas por las que lo hacen

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Sea como sea, enterarte de que tu pareja te está engañando y tiene una aventura con otra persona es un proceso muy doloroso para el que ningún consejo por parte de amigos parece aliviar. Hay que precisar qué entendemos por infidelidad, ya que puede tratarse de un hecho aislado fruto de un error o bien de una relación continuada en la que ella o él se ha enamorado de otro. En este caso, se podría decir que la única solución pasa por olvidarte de esta persona, ya que no hay posibilidad de dar marcha atrás.

La que es sin duda la primera causa de los divorcios es un duro revés para la vida de cualquier persona. A menudo conlleva meses de recuperación, ya sea de la confianza o del duelo que se sufre si la relación ha terminado para siempre. Normalmente el proceso es arduo y difícil, ya no solo el hecho de tener que olvidar a la otra persona, sino por tener que volver a reconstruirte tú mismo. Tus emociones corren el riesgo de quedar desreguladas y pasar por estados de ánimo buenos a malos en cualquier momento, a lo que habría que sumarle el enfado o la pena. También sé consciente de que puede que no vuelvas a confiar en la otra persona de tu próxima relación con la misma facilidad que antes.

Más que aburrimiento, muchos hombres son infieles para dar un impulso a su autoestima o sentirse más viriles

La infidelidad es mucho más común durante el período de adolescencia que en la edad adulta. El 50% de las personas engaña a sus parejas en la escuela secundaria y en la universidad. En el matrimonio, la tasa se reduce un poco más, hasta el 25%, según Justin Lehmiller, investigador del Kinsey Institute. ¿Cuál de los dos géneros tiende a mentir a su pareja? Los expertos lo tienen claro: los hombres. 'Men's Health' ha recopilado en un artículo las razones que les llevan a cometer esta traición.

Emociones no satisfechas

"Un impulso de ego". Esta es la razón que aducen Joseph y Ava Cadell, dos sexólogos de la empresa Loveology University quienes creen que la mayor causa de infidelidad se presenta ante la necesidad no resuelta de satisfacerse mutuamente, no solo en la cama, sino también a un nivel más profundo. Entonces, los hombres ven su aventura amorosa como una vía de escape para no afrontar esa carencia de sinceridad y apoyo mutuo en sus matrimonios. Lo más importante aquí es intentar arreglar lo que está roto mediante la comunicación. Pasar más de media hora de conversación franca y equilibrada, sin tensiones, es un buen comienzo, según Cadell.

Inseguridades

Otra de las más comunes. Ya no eres el de antes: es inevitable que tu físico sufra los efectos de la edad y que, además, estéis aburridos el uno del otro. Si te sientes inseguro con determinados aspectos de tu vida, es probable que sientas el deseo de engañar a tu pareja simplemente para demostrarte a tí mismo que aún queda algo de la persona que eras en tu juventud y lo bien que sabías aprovechar tu físico y tus habilidades sociales para ligar.

En algunas relaciones, las mujeres tienen la libido muy baja, mientras que el deseo sexual de ellos está disparado

"Más que aburrimiento o frustración matrimonial, muchos hombres son infieles para impulsar a su autoestima o ser más viriles", asegura Joseph Cadell. Si crees que puede ser tu caso, lo mejor es que recurras a un psicólogo o terapeuta matrimonial, ya que ser infiel y traicionar a tu esposa no es el mejor modo de dar exteriorizar tu problema.

El sexo

O más cantidad o bien que sea diferente. El sexo casual ocurre a menudo debido a que muchas veces los hombres no tienen demasiada variedad en su vida íntima o bien por probar algo nuevo. En lugar de hablarlo con su pareja y llegar a un punto común, buscan a una persona extraña para satisfacer sus necesidades sexuales. Muchas veces todo se debe a desequilibrios de la libido de ambos: "Algunas mujeres tienen la líbido muy baja, mientras que el deseo sexual de los hombres está por las nubes", apunta Cadell.

Si bien muchas personas sienten recelo a la hora de hablar de sus fantasías sexuales con sus parejas, es muy importante que se tenga una conversación seria y sincera para negociar aspectos de vuestra vida sexual antes de que la cosa empeore y aflore el resentimiento. Si crees que deberíais tener mucho más sexo, díselo y acordad un número de días mínimo a la semana para hacerlo. Intenta explicar a tu pareja qué te gustaría que hiciera en la cama.

La magia del momento

Puede que sencillamente no haya ninguna causa que determine una infidelidad. Estar en un viaje por trabajo o quedar de pronto con una compañera al salir para tomar unas copas puede conseguir que la conexión aflore y se produzca un encuentro intenso entre tu pareja y una tercera persona. Para evitarlo, lo mejor es no caer en la inconsciencia y saber que si estás pasando por un momento malo con tu pareja, no debes beber demasiado o controlar tus impulsos. "Si tienes empatía y entiendes el trauma que podría provocar a tu esposa, no lo hagas", asegura Cadell. Si al final sucede y te arrepientes, no te preocupes en exceso y explícaselo a tu pareja haciéndole ver que solo ha sido una vez y que ya no volverá a ocurrir. Más te vale que todo lo que dices sea cierto.

Tramposo de nacimiento

Los "donjuanes" de toda la vida. Algunos hombres tienen una tendencia innata a seducir y es inevitable que incurran en este tipo de acciones. "Cuando están solteros lo más probable es que tengan encuentros sexuales promiscuos y cuando están casados, que engañen a su pareja", admite Cadell. Es algo evidente. ¿Qué rasgos de personalidad influyen a la hora de saber identificar a este tipo de hombres? El experto concluye que el narcisismo (se muestran arrogantes), la psicopatía (no son nada empáticos) y una inteligencia maquiavélica (manipular a la otra persona de acuerdo a sus intereses).

Todo ello lleva a pensar que lo único que buscan es salirse con la suya y las trampas o los engaños no significan nada para ellos, se sienten libres de toda culpa. Como no están dispuestos a cambiar, a menudo solo aprenden la lección una vez que sus matrimonios están rotos. "Pueden abusar de tu confianza y sentirse superiores, pero es algo que no puede durar para siempre", observa Cadell. Si te has encontrado a alguien así en tu vida, probablemente tu relación se vuelva tóxica, y lo mejor que puedes hacer es largarte y olvidarle.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios