el engaño de la lectura rápida

Por qué leer cien libros al año no te hará exitoso

¿Son los cursos de lectura rápida una estafa? Devorar muchas novelas no es sinónimo de entenderlas, por ello es mejor abarcar poco y asimilar los conceptos aprendidos

Foto: Siempre hay tiempo. (iStock)
Siempre hay tiempo. (iStock)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Las noticias lo repiten todos los años y nosotros nos llevamos las manos a la cabeza. Los españoles no leen nada, o una cifra que va del uno a los cuatro libros anuales. Claro, que si el único tomo que decidimos abrir es 'La broma infinita' de David Foster Wallace quizá tenga más mérito que 'Teo va al parque'. Ya sea por falta de tiempo, porque no interesa o porque los precios de las novelas son caros, lo cierto es que hay muchas personas que prefieren prescindir del placer de la lectura.

"Tu tía es una mujer afortunada porque tiene dos vidas: su vida y la del libro que escribe", esta frase corresponde a Vanessa Bell, hermana de Virginia Woolf, en la película de 'Las horas'. De igual manera, aquel que se introduce entre las páginas de un libro puede vivir la vida de los personajes que las pueblan. Por supuesto, la lectura aporta experiencia y sabiduría. Es normal entonces pensar: mejor leer 100 libros que uno ¿no? Pues quizá nos equivoquemos.

Cursos de lectura rápida, ¿funcionan?

Así lo explica Tanque de Aytekin, escritor y fundador de la web 'Jot Form' en 'Medium': "Hay publicaciones en blogs que nos explican cómo leer más rápido, cómo afianzar conocimientos en este mundo apresurado en el que nos ha tocado vivir. la lectura rápida se ha convertido en un deporte, prácticamente como si estuvieramos compitiendo con alguien. Si Elon Musk o Zuckerberg son triunfadores es porque, sin duda, han leído mucho y muy rápido ¿no? Sin embargo nos dejamos algo esencial por el camino: el placer".

Se nos ofrecen en internet muchos cursos de lectura rápida. "¡Aumenta tu rapidez, tu capacidad y tu comprensión! ¿Cómo hacerlo en menos tiempo? ¡Técnicas y trucos para que mejores!" ¿Cuánto de esto es verdaderamente real y por qué vivimos centrados continuamente en hacerlo todo de manera acelerada y eficiente? ¿Por qué esa obsesión por amontonar, propia del Capitalismo, en lugar de atesorar lo valioso?

Leer rápido no te hará exitoso. No puedes afianzar los conocimientos importantes de una pasada, deben reflexionarse

Asegura Aytekin que eso de la velocidad de la lectura, algo que se tiene muy en cuenta en los sistemas educativos de Estados Unidos, no es algo precisamente reciente. Las webs nos ofrecen millones de técnicas de lectura rápida. "El presidente Kennedy, supuestamente, podía leer unas 1.200 palabras por minuto. Más tarde se supo que se había inventado el número", indica el escritor. "De igual manera, según la edición de 1990 del Libro Guinness de los Récords Mundiales, Howard Berg era capaz de leer más de 80 páginas de texto por minuto. Más tarde, el especialista en lectura Mark Pennington aclaró que era una mentira que Guinness no pudo verificar".

¿Por qué? Leyendo tan rápido, el cerebro no es capaz de procesar lo que pasa ante nuestros ojos. "En otras palabras, no nos estamos dando el tiempo suficiente para comprender la complejidad o desarrollar nuestras propias opiniones. En otras palabras, leer a esa velocidad puede servir si quieres mirar la lista de la compra, pero no si realmente tienes que empaparte de conocimiento sobre una materia en cuestión".

Tres tipos de lectura

"El número de cien libros al año, totalmente aleatorio, es una generalidad absurda. No todos los libros son iguales. Algunos necesitan reflexión e introspección, o absorberemos muy poco. No se trata, por tanto, de cuánto leemos, sino de cómo leemos", indica. Para el escritor, hay tres tipos de lectura: la pasiva, que sería aquella que utilizamos cuando, por ejemplo, leemos las noticias de Facebook, después iría la activa o práctica, que utilizamos cuando realmente queremos aprender algo, y finalmente la placentera. Leemos únicamente por el gusto de hacerlo.

Aytekin da, además, una serie de pautas para mejorar: lee a los clásicos, sé selectivo, relee las cosas que te parecen interesantes, apúntate a un club de lectura. "No leas para tener éxito, hazlo para ser feliz. Tienes la oportunidad de introducirte en los cerebros de las personas más maravillosas e interesantes de este planeta. Lee despacio y con cabeza, esa es la verdadera clave".

Y si no, siempre podrás hacer como decía Woody Allen: "He realizado un curso de lectura rápida y he pasado durante veinte minutos mi dedo por 'Guerra y Paz'. Ya me lo he leído, Va sobre algo en Rusia".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios