Probé las escenas de 'Cincuenta sombras más oscuras' y esto es lo que ocurrió
  1. Alma, Corazón, Vida
no tan fácil como parece

Probé las escenas de 'Cincuenta sombras más oscuras' y esto es lo que ocurrió

La periodista Krista McHarden decidió repetir lo vivido en la gran pantalla con su esposo. El reto les puso al límite de su aguante físico

Foto: Fotograma de 'Cincuenta Sombras Más Oscuras'.
Fotograma de 'Cincuenta Sombras Más Oscuras'.

Si 'Cincuenta sombras de Grey' te dejó sin aliento, la segunda parte subió el listón en cuanto a las fantasías sexuales que se suceden a lo largo de toda la película. 'Cincuenta sombras más oscuras', a pesar de recibir malas críticas por la prensa especializada, acaparó la atención del público femenino por las escenas en las que el BDSM es el claro protagonista.

Más allá de la ficción que relata E. L. James, queda saber cuánto de verdad o de posible hay en la cinta. Traer lo acontecido en la pantalla al mundo real puede ser peligroso, ya que muchos médicos y sexólogos ya han aconsejado no reproducir algunas escenas por motivos de salud. Sin embargo, la periodista Krista McHarden decidió probarlas en su intimidad conyugal. Después, compartió la experiencia a través de un artículo en 'Men's Health' con interesantes resultados.

El helado

Esta es la escena de la discordia que muchos médicos no aconsejan hacer, ya que Christian Grey intenta introducirle el helado en la vagina, lo que aumenta exponencialmente el riesgo de sufrir una infección del órgano erógeno al disminuir el pH de la zona íntima. Por ello, McHarden y su marido decidieron experimentar la escena omitiendo esto y quedándose solo en los pezones.

Queríamos ser lo más fieles al libro, y como no teníamos billar en casa, optamos por hacerlo sobre el Scrabble

"La sensación de frío del helado y la cuchara congelada al principio me sacudieron un poco, pero aparte de eso fue bien", comenta la periodista. "¡Fue una sensación buenísima! Luego, mi esposo hizo una pausa para comer un poco". Al final, acabaron haciéndolo en la cama, barnizados del dulce. "Fue maravilloso, lo que no fue tan guay fue tener que limpiar todo después", reconoce. Además, entre los fluidos corporales y el helado, la escena no tuvo que ser demasiado placentera.

El azote

Una escena mucho más soft y clásica en toda relación BDSM que se precie. Anastasia se deja azotar por Christian en la nalga y le ata las muñecas. "No pensé que lo haría, porque honestamente la idea de ser sumisa no me atrae", confiesa McHarden. "Pero tengo que admitir que también temblé cuando empezó. Después del azote, lo hicimos y estuvo muy bien. Definitivamente, vamos a incorporarla en nuestras relaciones de aquí en adelante".

La mesa de billar

Uno de los momentos más famosos del 'filme'. Anastasia y Christian conversan mientras juegan al billar. En determinado momento, ambos se cansan de la charla y pasan a la acción. Christian la coge por detrás y comienzan a hacer el amor con furia e intensidad. Pero McHarden y su pareja, evidentemente, no tienen una mesa de billar en su casa.

Foto: La literatura erótica presentan algunas características que, si no se tienen en cuenta y se matizan, pueden tener un efecto poco deseable en las lectoras. (Corb

"Queríamos ser lo más fieles posibles al libro, así que sacamos el tablero del Scrabble y comenzamos a jugar a las palabras", asegura. Después, hicieron lo propio y, tal y como en la película, escogieron la posición del 'perrito'. La única diferencia, aparte del Scrabble, es que no se profirieron palabras tan cortantes, sino que lo hicieron de un modo más cariñoso.

El dedo del ascensor

Otra de las escenas más tórridas de toda la saga de E. L. James. Anastasia y Christian coinciden en un viaje en ascensor y están apretados uno al lado del otro en la parte de detrás. El cubículo está lleno de gente, pero a ellos no les importa, al contrario: les pone más que sea en público. "Desperté a mi esposo para disfrutar de otro día de sexo", relata. "Ayer no fue tan malo, aunque tuvimos que lavar un montón de ropa por el helado y todavía tenía una ficha del Scrabble pegada a mi teta izquierda, así que pensé que estaría bien intentarlo una última vez".

"Mi esposo se sentía bien, aunque un poco inquieto ante lo que le esperaba", opina McHarden. "No quería acabar el día arrestado por la policía, así que pensó que con agarrarme un poco el trasero bastaría. Nos dirigimos a un hotel cercano y subimos en ascensor con un grupo de niños y mamás que regresaban de la piscina. Me tocó ligeramente el culo, y se negó a hacer nada más, ya que había niños presentes. Comprensible. Finalamente, decidimos alejarnos y dimos un paseo. Me puso contra una pared de la calle y me dio un azote. Fue divertido. Nadie nos vio".

¿Y a ti? ¿Te gustaría poner en práctica todo lo que muestran Ana y Christian?

Sexo Christian Grey Cincuenta sombras de Grey Películas Criticas Frío Vagina Sin censura Noadex
El redactor recomienda