¿te sientes hinchado?

Lo que debes hacer para acabar con la retención de líquidos

Tus tejidos se han hinchado por varias razones, como ingerir mucha sal o carbohidratos. Si deseas deshacerte de esos kilos de más, pon atención

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Te sientes como si hubieras engordado 10 kilos e inflado como un globo la mañana después de haber cenado cualquier menú de comida rápida? Tranquilo, la buena noticia es que no has aumentado de peso durante la noche aunque la báscula haya dicho lo contrario cuando te has subido. ¿La razón? Has retenido líquidos. ¿Se puede evitar? Sí.

El agua es el elemento más abundante del organismo. En un bebé supone hasta el 75% de su peso corporal y en los adultos entre el 50 y 60 dependiendo del sexo (los hombres cuentan con mayor cantidad). Nuestro cuerpo la tiene distribuida en el interior de las células (líquido intracelular) y fuera de ellas (intersticial y plasma) y es distribuida por sistemas que la regulan y mantienen su equilibrio. Cuando este se rompe se produce la retención.

Tener tu cuerpo hidratado es esencial para una gran cantidad de funciones como mantener la temperatura corporal, amortiguar las articulaciones y deshacerse de los desechos a través del sudor, la orina y las heces. La cantidad exacta de agua en tu cuerpo depende principalmente de la edad, el sexo y la composición corporal, pero lo que comes, en particular, puede hacer que te sientas inflado.

¿Por qué pasa?

Demasiadas horas de pie o sentado, una incorrecta hidratación, una mala alimentación, cambios hormonales, algunos medicamentos o enfermedades derivadas del corazón, hígado o riñones son las causas principales. Si tus tobillos, párpapados o zonas típicas donde se acumula el líquido están inflamados es posible que sufras estre problema.

Es importante que te hidrates correctamente. Mucha gente piensa que cuando tiene retención de líquidos es mejor no beber y es todo lo contrario

La cantidad que se almacena puede variar mucho, pero la media en una persona sana es un poco más de dos kilos; los atletas (o cualquier persona que entrene al menos 90 minutos al día) puede esconder el doble. "Los carbohidratos y el sodio desempeñan un papel muy importante en la retención de exceso de agua. Los primeros se almacenan en tus músculos e hígado como glucógeno, la fuente de energía preferida de tu cuerpo; cada gramo, a su vez, incluye otros 3 de líquido con él", explica Nick Clayton, gerente del programa de entrenamiento personal de la National Strength and Conditioning Association (NSCA).

"Mientras tanto, el electrolito de sodio atrae agua en los espacios fuera de sus células y en su plasma", explica Karen Ansel, autora de 'Healing Superfoods for Anti-Aging'. Lo que significa que cuando tomas una hamburguesa con patatas fritas, la carga pesada de ambos hace que se añada un peso de agua adicional en tus tejidos.Si alguna vez has hecho una dieta keto te habrás dado cuenta que adelgazaste mucho peso rápidamente: fue porque quitaste los carbohidratos.

¿Cómo se puede perder?

La mejor manera de quitarte esos kilos, sin duda, es comer menos alimentos procesados ​​(como patatas fritas, galletas, dulces...) y tomas frutas y verduras en abundancia. "La comida basura ​​tiende a estar llena de hidratos de carbono y sodio, por lo que es una receta natural para la retención de líquidos", explica Ansel. "Por otro lado, los alimentos integrales contienen potasio, un mineral que ayuda a restablecer el equilibrio de fluidos en el cuerpo", añade. Dado que ese nutriente solo se encuentra en vegetales, frutos, hortalizas... lo mejor para quitar esa hinchazón no deseada es una dieta verde.

Deshacerte de ese peso depende de muchos factores, incluyendo el tamaño y la composición de tu cuerpo. "Conozco a personas que eran obesas y perdieron cinco kilos en dos días", asegura Clayton. Él señala que la media suele ser de dos a tres en aproximadamente dos días.

También ten en cuenta que los entrenamientos regulares pueden resultar en menos retención de agua, ya que la sudoración la elimina junto con el glucógeno y el sodio. "Si eres un deportista que hace pesas, tienes menor probabilidad de que ocurra porque se pierde una gran cantidad a través del sudor. Cuanto más ejercicio haces, más glucógeno quemas, que también va ligado al agua", concluye.

Demasiadas horas de pie o sentado, una incorrecta hidratación, una mala alimentación o cambios hormonales son las causas principales

Además, bebe al menos litro y medio de agua a diario. Es importante que te hidrates correctamente. Mucha gente piensa que cuando tiene retención de líquidos es mejor no beber y precisamente es todo lo contrario. Ayuda en la depuración del organismo para eliminar las toxinas y reestablecer el equilibrio. Puedes incluir infusiones de plantas con propiedades diuréticas como la cola de caballo, el saúco, diente de león o abedul. También puedes hacer caldos de cebolla, apio y perejil para tomar entre horas.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios