hay muchos trucos

¿Respiras mal? Varias formas de abrir tus pulmones

Aunque no lo creas hay muchos factores que afectan la calidad en la que inspiras y espiras el aire de tus pulmones. Te contamos qué hacer para favorecerla

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

No te contamos nada nuevo al decirte que la respiración es un proceso involuntario y automático que realiza nuestro organismo para absorber el oxígeno del aire y expulsar el dióxido de carbono. De ahí lo importante que es. Puedes estar horas sin comer, sin dormir, sin beber agua, pero no puedes estar mucho más de dos minutos sin inspirar y espirar.

Pero no porque sea así significa que la calidad sea la correcta. Puede ser instintivo, pero el estrés, la ansiedad, la postura y otros muchos factores pueden afectar a la forma en la que lo hacemos. ¿Quieres un primer consejo? Evita hacerlo profundamente de forma deliberada. ¿Creías que era bueno? Pues estabas equivocado. Te explicamos por qué.

Respira por la nariz

A menos que estés haciendo un sobreesfuerzo o haciendo mucho ejercicio, respira por la nariz siempre. Ayuda a filtrar los alérgenos, las toxinas y otros componentes nocivos cuando inhalamos y calienta y humedece el aire. Cuando lo haces por la boca el volumen de aire aumenta notablemente, lo que puede llevar a un hábito de respiración excesiva y aumentar la ansiedad, secar la boca y multitud de problemas dentales.

Toma conciencia

Respirar es tan innato que es muy posible que hayas adquirido algunos malos hábitos de los que no eres consciente. Empieza a controlarla durante un par de días, especialmente cuando sientas ansiedad o estrés. ¿Cuándo es eso? Si intentas luchas por hacerlo bien, lo haces por la boca, de forma muy rápida, irregular o profunda: algo no va bien.

La sensación de falta de oxígeno y de no poder obtener el suficiente se denomina "hambre de aire" y puede deberse a que estás hiperventilando

Cuando te encuentres en una situación descontrolada, tómate en tiempo para distraerte y calmar la respiración. Da un paseo por el parque o camina por alguna zona tranquila. Si tienes posibilidad, hazlo en el campo. Cuando te hayas relajado te darás cuenta de que es más fácil realizar este proceso y con ello mejorarás el sueño, el estado de ánimo y gozarás de buena salud.

Elimina el estrés

Cuando estamos en una situación estresante, el sistema respiratorio sufre los efectos inmediatamente. Cuesta más respirar y lo hacemos más deprisa. Aunque para la mayoría es un problema, sí puede serlo para los asmáticos, que pueden tener sensación de falta de aliento y esforzarse por aspirar suficiente oxígeno.

También puede provocar que la respiración se acelere y sea superficial, de manera que el aire aspirado sea mínimo, lo cual puede desembocar en una hiperventilación. Si eres propenso a la ansiedad y los ataques de pánico tienes mayores probabilidades de sufrirlo.

La postura es crucial

Una mejor postura conduce a unos buenos hábitos de respiración. Una posición correcQ significa que el diafragma, el músculo que se encuentra entre el tórax y el abdomen y que desempeña un papel clave en la entrada y salida del aire, no está constreñido. Asegúrate de que tu espalda esté en posición vertical y sus hombros hacia atrás y hacia abajo. Además la barbilla debe estar ligeramente levantada y la mandíbula y el cuello relajados.

¿Roncas? Es posible que respires demasiado. Esto se debe al volumen de aire que tienen tus pulmones, la turbulencia y la vibración y puede conducir a un sueño reparador, fatiga, despertarse con la boca seca, dolor de garganta o de cabeza. Si quieres mejorar tus ronquidos prueba a dormir de lado y no comas mucho o bebas alcohol antes de ir a la cama.

Cuidado con los suspiros

¿Bostezas demasiado? ¿Suspiras continuamente? Esa sensación de falta de oxígeno y de no poder obtener el suficiente se denomina "hambre de aire" y puede deberse a que estás hiperventilando. Puede volverse habitual así que lo primero que debes hacer es acudir al médico para que te haga un chequeo y te asegures de que todo está como debiera.

A menos que estés haciendo un sobreesfuerzo o haciendo mucho ejercicio, respira por la nariz siempre porque las fosas filtran los microbios

La mayoría de la gente piensa que respirar profundo es saludable. Pero están equivocados. Es un mito. Si estás estresado tu respiración y ritmo cardíaco aumenta. Este gesto deliberado hace que tengas menos oxígeno y puede aumentar su sensación de pánico y ansiedad. Inhala y exhala lentamente, depescio y suave, de manera controlada.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios