tuvo buen ojo

El multimillonario del que no has oído hablar: así se hizo rico un optometrista

Este hombre de 79 años no necesita madrugar a las 4:00 como Jeff Bezos. Tiene su propia fórmula, cultivada durante décadas, para conseguir mucho dinero

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Qué probabilidades hay de convertirte en millonario? Lo cierto es que desde muy pequeños siempre nos han contado la burda historia de que si estudiamos y trabajamos duro podremos alcanzar todas nuestras metas y tener una cuenta bancaria con muchos ceros. Nada más lejos de la realidad.

Que no te cuenten historias: "Ahorra cada mes un poco", "invierte en criptomonedas", "hazte político"... un sinfin de teorías sobre cómo amasar dinero (algunas más certeras que otras) que jamás te convertirán en el nuevo Amancio Ortega a no ser que tengas un golpe de suerte.

Hecho a sí mismo

¿Puedes hacer algo por conseguirlo? Nunca se sabe. No hay unas reglas escritas. Sin embargo, Herbert Wertheim, un optometrista (médico dedicado al cuidado primario de la salud visual) del sur de Florida y pequeño empresario ha logrado en pocos años racaudar una fortuna de 2300 millones de dólares (unos 2022 de euros) sin contar los 100 que ha donado a las universidades del estado.

Se ha comprometido a regalar al menos la mitad de su riqueza y donar la mayor parte a la educación pública, a la que agradece todo lo logrado

Nació en Filadelfia al final de la Gran Depresión, es hijo de inmigrantes judíos que huyeron de la Alemania nazi y tuvo muchos problemas en el colegio porque es disléxico. Ha trabajado vendiendo pomelos, cazando ranas y vendiéndolas a tiendas locales. Estuvo en la Marina americana donde su vida cambió radicalmente al descubrir, gracias a unos test de inteligencia, que era el más listo de todos los que se habían alistado.

Estudió física y química y su confianza le hizo tener un olfato envidiable para las finanzas desde muy joven. Empezó ingenieria, pero nunca la terminó. Trabajó en la NASA y acabó recibiendo una beca para asistir al Southern College of Optometry en Memphis, donde se graduó. "Lo único que siempre he querido es tener tiempo libre. Para mí es lo más preciado", explica en 'Forbes'.

¿Cómo lo ha hecho?

Su dinero no vino por gracia divina, por un destello de brillantez empresarial o por haber dedicado toda su vida a una carrera sino por ser prudente, saber invertir y mantenerse por cuenta propia. A principios de 1960 asistió a la universidad y tras graduarse comenzó a trabajar en un pequeño negocio. Por las noches dedicaba su tiempo a realizar pequeños inventos que no llegaron a reportarle mucho.

En 1970, formó Brain Power Inc. (BPI), una empresa de consultoría tecnológica, aunque volvió a desarrollar aparatos relacionados con gafas. Un año después, inventó los primeros neutralizadores del mundo, una sustancia química que restaura las lentes a su estado original. En ese momento le dijo a su mujer: "Nicole, lo que hay en este recipiente nos hará millonarios".

Poco a poco se convirtió en uno de los fabricantes de tintes ópticos más grandes del mundo vendiendo productos a compañías como Bausch & Lomb, Zeiss y Polaroid. Aunque creas que todo esto fue lo que le convirtió en millonario, estás muy equivocado. Nunca ingresó mucho, pero sí la libertad para llevar una cómoda vida de acertadas inversiones.

"Compra, casi nunca vendas"

En 1986 invirtió en empresas como Apple o Microsoft y eso es lo que le ha hecho ganar tanto dinero. "Si una acción sigue bajando y crees en ella porque hiciste una buena investigación, entonces compra más. En realidad, sales ganando", explica. Este hombre siempre supo mucho sobre ordenadores y tenía la intuición de que poner sus ahorros en estas compañías sería apostar por el caballo ganador.

Lo único que siempre he querido es tener tiempo libre. Para mí es lo más preciado y para conseguirlo es necesario saber dónde invertir

"Coges lo que ganas con el sudor de tu frente y apartas un porcentaje para invertirlo en el trabajo de otras personas", afirma. "Si tengo muchas pérdidas en una acción que me gusta, compraré más, generalmente de dos a tres veces más que la inversión original, y esperaré 30 días para venderla", confiesa.

Busca compañías con una administración sólida. Es la clave del éxito. Además, se ha comprometido a regalar al menos la mitad de su riqueza y donar la mayor parte a la educación pública. "No habría conseguido nada sin un sistema educativo", confiesa.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios