las visitas periódicas son necesarias

Cuando tu dentista te pregunta si sueles practicar sexo oral

Algunas enfermedades bucales pueden prevenirse, pero para ello se requiere el conocimiento de las mismas, y los profesionales dentales juegan un papel fundamental

Foto: ¿Has visto qué guapo y, más importante, sano?. (iStock)
"¿Has visto qué guapo y, más importante, sano?". (iStock)

En la temida pero necesaria visita al dentista solemos contar con que nos pregunten determinadas cosas, cuántas veces nos cepillamos los dientes al día, si tenemos molestias en las encías... pero probablemente nuestra vida sexual no entra dentro de las cuestiones. Y, sin embargo, en ocasiones pueden tener sentido e incluso ser muy necesarios.

Las preguntas sobre el sexo oral, aunque parezcan algo rudas, pueden ser clave para la prevención de los cánceres de orofaringe en la garganta, las amígdalas y la parte posterior de la lengua, que pueden ser causados por el virus del papiloma humano (VPH), que se transmite a través del sexo oral. Sin embargo, un reciente estudio que apareció en el 'Journal of the American Dental Association' sugiere que muchos dentistas se quedan cortos en la práctica. ¿Timidez, tal vez?

Un tabú

Generalmente, los dentistas solo hablan de estas enfermedades con los pacientes cuando estos ya presentan síntomas, como bultos indoloros en el cuello o dolores de garganta que no desaparecen, por lo que los factores de riesgo y los métodos de prevención no están llegando a todos los sectores de la población como deberían. Esto se debe, como apuntábamos antes, a que existen ciertas barreras en los consultorios dentales que parecen no poder transpasarse (sin duda, prácticamente todos nos sorprenderíamos si nos preguntasen por nuestra vida sexual en el dentista), y el temor que existe por parte de los profesionales a avergonzar al paciente.

La prevención y el conocimiento son fundamentales, y por ello los dentistas deberían hablar de algunos riesgos del sexo oral

El cáncer de garganta, sin embargo, es un problema grave. Antes de 1990, solo el 21% de los cánceres de orofaringe eran ocasionados por el VPH. Después del 2000, ese número aumentó a casi dos de cada tres muestras, según una investigación realizada en la Escuela de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin.

Los investigadores creen que la visita al dentista debería incluir una enseñanza a los pacientes sobre los factores de riesgo, así cómo síntomas a vigilar o qué hacer para protegerse. Esperan que los resultados alienten a los profesionales a mejorar sus esfuerzos de comunicación de cara a los pacientes, pues pueden jugar un papel fundamental en la reducción del riesgo.

Por tanto, no te sorprendas si la próxima vez tu visita al dentista incluye algo más que una limpieza bucal o la clásica pregunta de si te pasas el hilo dental. La prevención es fundamental y conocer los síntomas puede ayudar a salvar vidas. La vacuna contra el Virus del Papiloma Humano generalmente se administra durante la adolescencia, pero los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades lo recomiendan hasta los 26 años para los hombres siempre que cumplan con ciertos criterios. Usar condones también puede reducir su riesgo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios