el techo de cristal persiste

La triste realidad sobre cómo se hacen ricas las mujeres: nada cambia

En pleno siglo XXI las féminas siguen teniendo más problemas que los hombres a la hora de acceder al autoempleo o a puestos de poder

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Cuando se les hace a las niñas en el colegio la clásica pregunta "¿qué quieres ser de mayor?", las respuestas son probablemente diversas. Astronauta, científica, pintora, actriz, o quizás arquitecta, la ecuación es variable. Lo que es seguro es que pocas dicen "esposa". Sin embargo, parece que si buscan hacerse ricas deberían plantearse esa solución por encima de estudiar una carrera.

'The New York Post' recoge una encuesta que ha descubierto que el matrimonio sigue siendo la solución para ingresar en el 1% (lo que significa en otras palabras que se ganen más de 845.000 dólares al año, es decir unos 745.000 euros) en los hogares estadounidenses. Investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte analizaron los informes de la Encuesta de Finanzas del Consumidor de 1995 a 2017 para examinar los patrones de ingreso por género.

La brecha de género

Estas fueron las conclusiones. Tomando como datos los hogares estadounidenses que alcanzaban el umbral del 1%, descubrieron que de todos ellos solo el 15% necesitaba los ingresos de las mujeres para poder formar parte de este grupo. "Las mujeres ingresan, en su mayoría, en estos hogares que superan el 1%, mediante el matrimonio. Solo lo consiguen al acceder a los ingresos de sus maridos", concluye el estudio, que también habla de una brecha de género entre los ricos que persiste desde la década de 1990.

Las mujeres por lo general no consiguen por sí solas tener un modo de vida desahogado, solo acceden a ello mediante el matrimonio

"Sabemos que las mujeres se enfrentan a muchos problemas para poder alcanzar los puestos de poder en nuestra sociedad", escribió en un comunicado de prensa Jill Yavorsky, profesora de sociología en la Universidad de Carolina del Norte y coautora del estudio. “Esta investigación muestra que el techo de cristal es más alto de lo que pensábamos anteriormente. Se extiende a casi todas las posiciones de élite, incluso al trabajo por cuenta propia".

Las mujeres también experimentan obstáculos para poder acceder al autoempleo. "Una vez que se convierten en trabajadoras por cuenta propia o empieza su propio negocio experimentan obstáculos basados en el género, hay más dificultad de obtener préstamos bancarios o fondos de capital de riesgo para sus empresas. Además, las mujeres no son tan competitivas como los hombres cuando se trata de dinero", señala Yavorsky.

"Es realmente desalentador", continúa. "La gran mayoría de las mujeres están mucho más preocupadas por ser bien recompensadas por el valor que aportan como empleadas o empresarias. Lo que les importa realmente es tener suficiente dinero para pagar un techo para sus familias".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios