aseguran no hay suficientes estudios

Estados Unidos avisa del riesgo de terapias con plasma: "No aportan beneficios"

Las transfusiones pueden provocar infecciones, problemas respiratorios, alergias y complicaciones cardiovasculares al receptor

Foto: El plasma se consigue tras someter a la sangre a un complejo proceso (EFE/Andrés Cristaldo Benítez)
El plasma se consigue tras someter a la sangre a un complejo proceso (EFE/Andrés Cristaldo Benítez)

El plasma es la porción líquida de la sangre que contiene proteínas, anticuerpos y los componentes que permiten la coagulación, pero no tiene glóbulos blancos ni rojos. Desde hace algunos años, su uso se ha extendido, especialmente en Estados Unidos, en la creencia de que recibir transfusiones de otras personas más jóvenes puede ser beneficioso por las nuevas plaquetas enriquecidas que se reciben.

Sin embargo, la FDA, la agencia norteamericana para la alimentación y los medicamentos, ha advertido de los riesgos que conlleva. Habitualmente se dice que son buenas para luchar contra enfermedades como el alzhéimer, el párkinson, la esclerosis múltiple y otros problemas como la pérdida de memoria, pero la administración de Estados Unidos ha sido tajante: no hay pruebas.

El plasma es salado, arenoso y de color amarillento

En un comunicado que recoge la BBC, la agencia norteamericana explica que "el plasma no está aprobado por la FDA para tratar afecciones como el envejecimiento normal o la pérdida de memoria. Además, no se han realizado estudios fehacientes que muestren el beneficio clínico de la administración de plasma de donantes jóvenes y existen riesgos de seguridad asociados".

Hasta cuatro riesgos distintos

Para llevar a cabo estas terapias, la sangre pasa por un proceso desinfectante en el que se aplica un centrifugado y se le cambia varias veces de temperatura con el objetivo de separar los componentes del plasma del resto de la sangre, antes de proceder a la transfusión. Sin embargo, esos procesos no evitan que haya varios riesgos para el receptor de ese plasma.

La FDA habla de un riesgo de infecciones, ya que pueden propagarse bacterias; de problemas respiratorios, ya que puede provocar lesiones pulmonares; de alergias, que pueden llegar a taponar las vías respiratorias; y de complicaciones cardiovasculares por una sobrecarga en el sistema circulatorio.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios