PASIÓN HASTA EL FINAL

Por qué el sexo es mucho mejor cuando pasas de los 45 años

El amor y las ganas de hacerlo no desaparecen por más que pase el tiempo, se trata de un mito. Un nuevo estudio científico lo demuestra

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

A nadie le gusta cumplir años. Es evidente, y cuantas más velas soplamos parece que no solo nos crecen las arrugas y los achaques físicos, sino también la energía. Pero la edad también trae muchas cosas buenas, como por ejemplo la experiencia de saber desenvolvernos en diferentes situaciones, estar más cómodos financieramente o sellar los vínculos con nuestra familia y seres queridos de forma ya total e incondicional.

Los estudios científicos siempre han reflejado que a medida que vamos envejeciendo, las relaciones sexuales en pareja son peores. Si bien esto entronca directamente con la creencia de que el sexo siempre es territorio de los jóvenes de la adolescencia, seguramente a aquella persona de más de cincuenta años sexualmente activa (que seguramente se encuentre leyendo estas líneas) no le siente nada bien. Al menos por parte de los habitantes del otro lado del charco.

A medida que envejecemos, "nuestras prioridades sexuales cambian y desarrollamos conocimientos y habilidades que mejoran el encuentro"

La mayoría de los hombres y mujeres de más de 60 años de Estados Unidos tienen relaciones sexuales satisfactorias de forma muy frecuente, la mayoría hasta lo llegan a realizar dos o tres veces por día, más que muchos adultos jóvenes. Así lo corrobora una investigación realizada en conjunto por la Universidad de Minnesota y la Universidad Estatal de Nueva York. ¿Cómo es esto posible?

Aquí entra en juego la relación entre calidad y cantidad. Si se pregunta a un grupo de jóvenes cómo de satisfechos se encuentran con su vida sexual, seguramente no sean demasiado optimistas. ¿Qué pasa si, en cambio, la diferencia aparente de edad se debe a que las personas nacidas en la década de 1980 tienen actitudes diferentes respecto al sexo que las personas que crecieron después de la revolución sexual de los años 60 y 70? Como vemos, son muchos los factores que entran en juego.

"Para llegar al fondo de la cuestión, analizamos los patrones en datos longitudinales de más de 6.000 individuos durante un período de 18 años en edades comprendidas de los 20 a 93 años", explican los autores del estudio en 'The Conversation'. Así, se respondieron encuestas en 1995, 2004 y 2013, con más o menos diez años entre los tres períodos. "La pregunta clave fue: ¿Cómo calificaría los aspectos sexuales de su vida en el presente, desde la peor situación posible (0) hasta la mejor (10)?".

Los datos cosechados reflejan que, sin tener en cuenta ningún otro factor, la calidad de vida sexual disminuye con la edad. Pero a medida que las personas envejecían, acabaron poniendo más énfasis en la calidad, no en la cantidad, de los encuentros sexuales. Por ejemplo, la frecuencia se hizo menos relevante con la edad, en detrimento de la cantidad de pensamiento y esfuerzo invertido, que aumentaron.

A medida que crecemos, nuestras prioridades sexuales cambian y desarrollamos habilidades que mejoran la calidad de nuestros encuentros

"Cuando combinamos los datos de mayores y jóvenes junto con sus características sociodemográficas y su salud mental y física, los mayores en realidad tenían una mejor calidad en su vida sexual", argumentan los investigadores. "Por ejemplo, si comparamos la vida sexual de uno de 40 con otro de 50, aunque la frecuencia y ánimos de practicar el coito es similar, los de 50 tendían a reportar mayor satisfacción en su vida de alcoba".

La sabiduría sexual

El estudio refleja una razón de fondo: la experiencia. Al haber vivido más, las personas se conocen más a sí mismos, al igual que sus preferencias sexuales, así como lo que gusta y disgusta a sus respectivas parejas. La relación positiva entre la calidad de la vida sexual y el envejecimiento fue más fuerte en el contexto de las relaciones románticas "de buena calidad", donde es más probable que se realice "una investigación conjunta en torno a los gustos sexuales de ambos".

A medida que envejecemos, "nuestras prioridades sexuales cambian y desarrollamos conocimientos, habilidades y preferencias que mejoran la calidad de nuestros encuentros sexuales". En este sentido, "dado que la sabiduría es la cualidad de tener experiencia, saber y buen juicio, nuestro estudio sugiere que la experiencia vital formenta la sabiduría sexual". Con lo cual, cuanto más mayores, mejor educados en torno al sexo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios