un extraño fetichismo

Esta niña de 13 años gana más de 1.000 euros al día (y su éxito revela un grave problema)

El ASMR, que consiste en susurrar palabras ante un micrófono para relajar a quien las escucha, se ha puesto recientemente de moda... pero tiene un lado oscuro

Foto: La youtuber de 13 años Makenna Kelly.
La youtuber de 13 años Makenna Kelly.

Una historia real: vas caminando por la calle y te encuentras a tres niños que no tendrán más de 13 años y que te preguntan si puedes hacerles una foto. "Es que..." explican, señalando al más bajito del grupo, que no puede tener más de 11: "Queremos hacérnosla con él. Es famoso ¿sabes?". Lo dicen como si se estuvieran fotografiando con David Beckham, o Freddie Mercury, algo así. Quizá no andan tan desencaminados en este siglo XXI. Solo una cosa es cierta: ese niño gana muchísimo más dinero que tú.

Este es el mundo que nos ha tocado vivir. El de las influencer, los instagramer y la gente que cuenta su vida frente a una cámara, da una opinión o simplemente juega a un videojuego solo para que tú lo veas. La explotación infantil se erradicó en Europa hace más de un siglo, y, sin embargo, no sabemos muy bien a qué grupo pertenecería ese niño de 11 años que graba videos y recibe una remuneración por ello (¿Trabaja para la plataforma? ¿Cómo factura? ¿Lo hace por cuenta ajena?) o la protagonista de esta historia.

¿Profesión? ASMR

Antes de nada, hay que comenzar explicando este concepto: ASMR (siglas de Respuesta Autónoma Sensorial Meridiana) se refiere a un fenómeno en el que los sonidos suaves, como los susurros, provocan un efecto de hormigueo o relajación en el oyente. En muchas ocasiones se utiliza para que el que lo escucha pueda dormir. Se ha convertido en una subcultura en YouTube. He aquí un ejemplo bastante ilustrativo:

El problema surge cuando metemos a los niños en esta ecuación. Al parecer, según informa 'Business Insider', hay un lado oscuro en dejar que los pequeños (algunos de tan solo cinco años) lo hagan. Muchos de ellos ganan mucho dinero en el proceso, como es el caso de Makenna Kelly, de 13 años, que cuenta con 1.3 millones de seguidores en su canal y puede generar más de 1000 euros en ingresos publicitarios. ¿Lo que se ve en sus videos? Ella misma comiendo ramen o cualquier otro tipo de comida crujiente, hablando en susurros o deslizando pinceles de maquillaje sobre un micrófono.

El ASMR se ha convertido en una subcultura en YouTube y la gente que lo practica puede llegar a ganar grandes cantidades de dinero

El "movimiento" surgió en 2007, aunque algunos apuntan que en la novela 'La señora Dalloway' de Virginia Wolf se incluye un pasaje que bien podría hablar de una sensación parecida a la experimentada mediante el ASMR: un enfermero le habla a su paciente “de manera profunda, suave, como un órgano suave, pero con una dureza en su voz parecida a la de un grillo, que hace que recorra por su espalda una sensación de cosquilleo deliciosa y corra hacia su cerebro causando un sonido armonioso". Como ilustra Makenna en sus vídeos, los sonidos preferidos por aquellos que siguen esta moda son los susurros con patrones repetitivos y ciertos ruidos que se hacen con la boca, como masticar o comer chicle.

Además de los ingresos de YouTube, 'Wired' informó que Makenna también gana dinero con su canal al permitir que los espectadores paguen por solicitudes especiales. Sus seguidores le piden un video (por ejemplo, por masticar un alimento concreto) y después la pagan mediante PayPal. Esto plantea muchos desafíos para mantener a los niños a salvo de los depredadores en línea, especialmente porque encontrar estos canales es muy fácil. Con solo escribir "niño" y "ASMR" salen miles de resultados. Desde YouTube aseguran que se está dando prioridad a mantener a estos niños seguros e incluso ha dado baja los canales mientras negocia con las familias de los jóvenes creadores.

"Creemos que la tecnología ofrece grandes oportunidades para que los jóvenes se expresen de manera creativa y accedan a información útil" señaló Claire Lilley, gerente de políticas de seguridad infantil de la plataforma. "Pero también sabemos que tenemos la responsabilidad de protegerlos. Hemos estado trabajando con expertos para actualizar nuestras pautas de cumplimiento y que los supervisores eliminen aquellos vídeos de ASMR con menores involucrados en actos más íntimos o inapropiados".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios