pequeñas precauciones y dulces sueños

Por qué debes cerrar la puerta de la habitación siempre que vayas a dormir

Aunque el 60% de la población opta por irse a la cama dejando su habitación abierta de par en par, los bomberos tratan de concienciar de que no debe hacerse... ¿por qué?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Seguro que duermes con la puerta abierta. Es normal, no te preocupes, la mayoría de la gente lo hace (excepto aquellos que no quieren oír ningún ruido y deciden acostarse en modo búnker). De acuerdo con una encuesta reciente realizada por la Organización de Ciencias de la Seguridad UL, casi el 60% de las personas elige esta opción. Quizá es porque así puedes escuchar mejor si tus hijos se levantan o te llaman en mitad de la noche, o porque hace calor en tu cuarto y tienes miedo de ahogarte por el agobio, o simplemente porque te da más seguridad.

Si la tercera opción es la que pasa por tu mente segundos antes de acostarte, replantéatelo. Aunque no lo creas, dormir con la puerta cerrada es mucho más seguro que hacerlo con ella abierta. ¿Por qué?

La seguridad es lo primero

Con el aumento en el uso de materiales sintéticos en muebles y en la construcción de casas, una puerta cerrada puede marcar la diferencia cuando se trata de escapar de un siniestro de manera segura o demasiado tarde. Estas evoluciones en el mobiliario, el diseño y la construcción han reducido el tiempo promedio para escapar de un incendio de 17 minutos a tres solamente, pero, entonces ¿por qué mencionamos esto? Pues porque un informe de septiembre de este mismo año por parte de la Asociación Nacional de Protección contra Incendios concluyó que los residentes tienen más probabilidad de morir en un incendio ahora que la que tenían en 1980.

Las viviendas son ahora mucho más grandes que las del pasado, que además tenían un montón de habitaciones individuales. Hoy en día hay más conexión entre unas habitaciones y otras y los habitáculos son más grandes, ¿conclusión? El fuego tiene menos obstáculos para propagarse y es más tóxico. Y si dejamos la puerta abierta, como hemos visto antes, no se debe a una falta de conciencia, sino a que realmente creemos que es mejor.

Una puerta cerrada puede marcar la diferencia entre sobrevivir o no hacerlo en caso de que se propague un incendio en tu hogar


Otra clave es la diferencia de temperatura entre una habitación que se encuentra abierta y otra cerrada. Durante un incendio, la primera puede llegar a alcanzar más de 281 grados Celsius, mientras que si se hubiera cerrado podría no superar los 38ºC. Añade a esto la diferencia que existe a la hora de escapar del humo con un obstáculo (una puerta cerrada) o sin él en absoluto. Quizá no parezca un gran problema, pero esos segundos pueden ser vitales.

En caso de que haya un incendio en tu casa, dormir con la puerta cerrada retrasa la propagación de las llamas, mejora los niveles de oxígeno y disminuye las temperaturas. Por eso mismo la campaña "Cerrar antes de dormir" pretende concienciar sobre las puertas cerradas para ayudar a salvar la vida de la gente. Como una imagen vale más que mil palabras he aquí la prueba: el video muestra a un grupo de personas las diferencias sustanciales que suceden en una habitación tras un incendio, en función de si se ha dejado la puerta abierta o no. Las reacciones no tienen precio.

Por ello debes concienciarte y cerrar no solo la puerta de tu habitación por la noche, sino también las de tus hijos (aunque cueste). También es un buen momento para probar los detectores de humo y monóxido de carbono y revisar el plan de escape de su familia, o crear uno si aún no lo has hecho. Nunca se sabe cuándo esas pequeñas precauciones podrían marcar la diferencia.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios