Saltarte el desayuno adelgaza: el estudio que cambia nuestra idea
  1. Alma, Corazón, Vida
¿lo imaginabas?

Saltarte el desayuno adelgaza: el estudio que cambia nuestra idea

La creencia popular es que hacerlo puede afectar al peso y la tasa metabólica, sin embargo, los últimos informes parecen apuntar otra cosa...

Foto: ¿Seguro que estáis haciendo bien? (iStock)
¿Seguro que estáis haciendo bien? (iStock)

Vale, ¿en qué quedamos? Pensarás. Es cierto que se teoriza mucho sobre el desayuno. Desde lo que toma la gente delgada a primera hora de la mañana para estar así, a lo que nunca debes comer en la comida más importante del día para estar sano. Mucho se ha hablado al respecto y es verdad que al final se divide en dos clases de personas: los que necesitan llevarse algo a la boca para rendir y los que no contemplan esa idea. ¿En qué grupo estás tú?

Sea como sea en los últimos 50 años hemos sido bombardeados con mensajes que exaltan los beneficios para la salud de los cereales procesados ​​y la avena. Se nos dice que el desayuno nos ayuda a reducir el peso al acelerar nuestro metabolismo; esto nos ayuda a evitar la sensación de hambre y comer en exceso más tarde, pero la experta en salud Elena Veselova lo niega rotundamente en 'The Independent'. "Todo esto es una estrategia de marketing", asegura. ¿Cuáles son sus razones?

"No tienen palabra para el desayuno"

"Solo hay que pensar en los primeros humanos, ¿acaso desayunaban? Otro ejemplo más actual son los Hadza en Tanzania que son los últimos verdaderos cazadores-recolectores en África del Este que creemos que viven como nuestros ancestros". ¿Recuerdas que los dothraki de 'Juego de Tronos' no tienen una palabra para dar las gracias? Pues los Hazda no la tienen para "desayuno". "Después de despertarse, los hombres generalmente salen de caza o de recolección de miel sin comer nada, tal vez arrancan algunas bayas unas horas más tarde, en el camino.

Los Hazda, de Tanzania, no desayunan y además de ser delgados carecen de la mayoría de las enfermedades occidentales

"Si se quedan en el campamento por la mañana o incluso todo el día, también consumen un poco de miel a última hora. ¿A qué viene esto? No hay rutina y los patrones de alimentación son muy variables, dependiendo del tamaño del campamento y la temporada. Las mujeres, por su parte, permanecen cerca del campamento y algunos días preparan comidas sencillas. La falta de una rutina regular de desayuno no los ha hecho gordos o poco saludables y carecen de la mayoría de las enfermedades occidentales. Quizás deberíamos sacar una conclusión de todo esto".

placeholder

Vaselova asegura que no hay una verdadera evidencia de que saltarse las comidas engorde. Es decir, no hay pruebas que respalden la afirmación de que hacerlo consiga que subamos de peso o reduzca adversamente nuestra tasa metabólica en reposo. Entonces ¿por qué se ha teorizado tanto al respecto? "Fácil", señala. "Los científicos fueron engañados honestamente en el pasado por muchos informes que mostraban a las personas obesas saltarse las comidas con más frecuencia que las delgadas. Esta mentalidad se arraigó en el dogma nutricional. Pero estos estudios observacionales estaban seriamente sesgados. Las personas con sobrepeso eran más propensas a hacer dieta y, después de un atracón, tenían más probabilidades de sentirse culpables y saltarse una comida".

Los estudios que aseguraban que las personas con sobrepeso se saltaban comidas están demasiado sesgados para poder tomarse en serio

A pesar de las evidencias cada vez más palpables, la idea de que saltarse comidas no es saludable ha prevalecido durante décadas. Otro argumento común a favor del desayuno es que, además de reducir la obesidad, es esencial para el bienestar mental y la capacidad de atención de los niños, incluso si están bien alimentados. "Nuevamente, la evidencia de más de 20 ensayos, cuando se revisó de forma independiente, fue, en el mejor de los casos, débil e inconsistente, y probablemente esté sesgada de la misma manera que en los adultos", explica.

Foto: Desayunar proteínas es muy beneficioso para adelgazar

Además, los últimos estudios señalan que los tiempos de comida restringidos y el aumento de los intervalos de ayuno podrían ayudar a algunas personas a perder peso. Esto tene sentido cuando consideramos la importancia del microbioma intestinal en nuestra salud y metabolismo. Los millones de microbios que viven en nuestro intestino tienen un ritmo circadiano, lo que quiere decir que ellos, como nosotros, necesitan descansar y recuperarse, y por ello podrían beneficiarse de cortos periodos de ayuno.

"En conclusión", señala, "Algunos de nosotros estamos programados para preferir comer alimentos más temprano en el día y otros más tarde, lo que puede adaptarse a nuestro metabolismo personal. Alrededor de un tercio de las personas en los países desarrollados se saltan regularmente el desayuno, mientras que muchos otros lo disfrutan. Esto no significa que todas las personas con sobrepeso puedan beneficiarse de saltarse el desayuno. No hay una talla única para todos, y las pautas de dieta prescriptiva llenas de información errónea parecen cada vez más contraproducentes y menoscaban los mensajes de salud importante".

Alimentación Perder peso Desayuno Caza Juego de Tronos Obesidad Salud