di adiós al gimnasio

Esta mujer perdió 54 kilos andando todos los días en su casa

Jessica Slaughter quiso perder peso y gozar de una buena salud. Con 86 años ha demostrado que nunca es tarde y que cualquier edad es buena para estar en forma

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

No tener dinero para ir al gimnasio no es una excusa para no hacer ejercicio. Si te sobran unos kilos y siempre sales por peteneras con la misma historia, el ejemplo de esta mujer de 86 años te servirá para sentirte avergonzado y empezar a entrenar.

Después de toda una vida con sobrepeso, Jessica Slaughter decidió que ya era hora de estar en forma y dejó atrás los malos hábitos que había adoptado para cambiar radicalmente y gozar de una buena salud. Di adiós a la cuota mensual y a las costosas clases, esta mujer tiene la clave.

¿Qué hace?

Ella es un ejemplo de superación. Tras lidiar con problemas de salud relacionados con la obesidad durante la mayor parte de su vida, ahora es la prueba viviente de que caminar puede ayudarte a adelgazar. Ha perdido 54 kilos andando por su propio apartamento, es decir, sin salir de casa.

Esta profesora retirada lleva realizando este pequeño ejercicio durante diez años y todo su esfuerzo se ha visto recompensado. "Conozco el piso de maravilla", bromea en 'People'. "Siempre está limpio y no hay nada en el suelo, así que me siento segura de que no me voy a caer con nada que haya por medio. Si saliese a la calle tendría infinitas posibilidades de tropezar. Soy un poco torpe", añade.

Si lo que te da miedo es ir por el parque por si se te rompe la cadera al hacer ejercicio, andar 3000 pasos diarios en casa es tu rutina perfecta

Así que cada mañana camina unos 3000 pasos dentro de sus cuatro paredes. Esta rutina, junto con una dieta vegana, la ha ayudado a perder el peso que arrastraba desde su infancia. "Cuando era niña los niños se metían conmigo, incluso mi hermano gemelo. No quería estar con él. Cuando íbamos a la escuela me llevaba un libro para leerlo en la hora de la comida. Prefería estar sola y evitar las miradas de otros. No me gustaba que hicieran chistes sobre mi gordura", confiesa.

Ejemplo de superación

Nunca quiso dejar la carne y productos derivados de los animales, pero tras probar esta opción gracias a una amiga, le dio un oportunidad. "Me di cuenta de que el peso bajaba muy rápido. Me sorprendí. Jamás pensé que llegaría a estar en el peso que estoy por una correcta alimentación", comenta. En el desayuno toma cereales llenos de fibra, uvas, tomates, naranjas y plátanos. Por lo general, se salta el almuerzo, pero si lo toma es algo ligero y para la cena come una ensalada. Más tarde, puede permitirse el premio de una galleta o una cucharada de helado vegano.

De pequeña siempre se metían comigo. Prefería estar sola a que se rieran e hicieran bromas. No me gustaba que hicieran chistes sobre la gordura

"Hago ejercicio antes de comer. No hace falta que lo hagas rápido, solo debes hacerlo. Quiero que todos los adultos y personas más mayores sepan que no hay edad para ponerse en forma. No tenemos que dejar de vivir. Hay una forma mejor de hacerlo si ellos lo eligen", explica. "Todo el mundo cree que por ser mayor debes estar postrado en una silla sin moverte y como veis no es así. Si lo que te da miedo es ir por el parque por si se te rompe la cadera, esta es tu rutina", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios