no te va a agradar

Por qué no debes usar la sal que te ponen en los restaurantes

¿Confías realmente en los saleros y pimenteros de los restaurantes? Quizá deberías replanteartelo. Aquí te mostramos algunos de los motivos

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

A veces nos llegan noticias (en las que preferimos no pensar mucho, por el bien de nuestra salud mental) sobre cosas que están más sucias que nuestro inodoro. Una barba, por ejemplo, debido a las bacterias alojadas en la misma. O la pantalla del móvil, que al parecer puede acumular todo tipo de microbios, como bacterias, levaduras y moho, así que, como consejo, si no puedes desprenderte de la barba al menos no comas con el móvil cerca. Pero ¿cuál es la última?

Imagina un restaurante. ¿Cuál puede ser el lugar más sucio? ¿Te estás acercando al baño?, frío, frío... estás sentado en la mesa ¿no? Pues quizá lo tengas muy cerca de ti... espera, no cojas aún la sal, replantéatelo un momento. ¿Imaginas cuántas personas lo han cogido antes que tú? ¿Está pegajoso? ¿Parece limpio? Desafortunadamente, no es raro que los restaurantes pasen por alto la limpieza (o la falta de ella) de estos recipientes. Según un estudio realizado por ABC News , en promedio, el recuento de bacterias de un agitador de pimienta es de 11.600, ¡ñam!

Además de las barbas y las pantallas de los teléfonos, los saleros en los restaurantes están llenos de bacterias. Pueden contener hasta 11.600

La mayoría de los saleros y pimenteros solo se limpian si parecen sucios, e incluso entonces, solo con un paño húmedo que los camareros guardan a continuación en sus bolsillos" , informa Jonas Sickler, Director de Operaciones de ConsumerSafety.org. “Si bien algunos restaurantes los recolectan, rellenan y limpian, rara vez se vacían y desinfectan adecuadamente”.

Posibles alergias

“Otro hecho grave a considerar es que los padres, deseosos de que sus pequeños no se aburran, a menudo dejan que jueguen con la sal y la pimienta durante la comida. Esto significa que estarán cubiertos de baba, y cualquier otra cosa que esté en los dedos del niño, lo que ayudará a que los gérmenes se adhieran a las superficies de vidrio aún mejor ", continúa Sickler. " Incluso las personas que no tienen la intención de sazonar su comida los moverán sobre la mesa, definitivamente algo a considerar cuando entramos en la temporada de gripe ".

No te asustes, pero además de bacterias, también puedes encontrar con ellos alergias. Parece poco plausible, pero según Sickler no lo es tanto: "Imagina que el comensal anterior manchó la sal con langostinos, y tú eres alérgico... pues te puedes imaginar el resultado". Suena un poco terrorífico.

Por tanto, ¿cuál es la solución? ¿Qué podemos hacer al respecto? "Fácil", señala. "Pídele al chef que condimente el plato en la cocina. O también puedes aprovechar para reducir tu consumo de sodio, que seguro que tu cuerpo te lo agradece". Seguro que ahora, cuando vayas a un restaurante, tu manera de mirar al salero de la mesa es diferente. Con dejar el móvil en la mesa y mesarte la barba ya será suficiente, no invitemos más bacterias a la fiesta.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios