hábitos saludables para nuestro día a día

Cómo adelgazar, ganar músculo y vivir mejor en menos de cinco minutos diarios

Cinco hábitos saludables con los que apenas perderás tiempo pueden ayudarte a conseguir los objetivos que te marcaste a principios de año

Foto: Hacer estiramientos es uno de los hábitos que debemos introducir en nuestra rutina
Hacer estiramientos es uno de los hábitos que debemos introducir en nuestra rutina

Con la llegada del nuevo año nos planteamos dejar de fumar, leer más, ir al gimnasio, aprender idiomas, adelgazar y un largo etcétera de propósitos que, normalmente, duran unos quince días. La última semana de enero se encarga de liquidar la gran mayoría de esos anhelos y, los que aún sobreviven al segundo mes del año, terminan sucumbiendo a nuestro frenético día a día.

Por eso muchas veces no se trata de cambiar totalmente nuestro estilo de vida, sino de introducir pequeños hábitos que harán que nuestra rutina mejore. Quizás no puedas ir al gimnasio una hora diaria como habías pensado en un principio, pero puedes empezar por subir las escaleras del trabajo en vez de coger el ascensor.

Es sólo un ejemplo de lo sencillo que es introducir pequeños cambios en nuestra vida que apenas nos llevan tiempo y que, sin embargo, pueden ser muy beneficiosos. Esta vez te vamos a dar varias ideas con las que conseguirás adelgazar, ganar músculo y tener una vida más saludable, todo a la vez, y gracias a pequeños hábitos que no te llevarán más de cinco minutos al día.

Respira

Un estudio de 2016 demostró la importancia de concentrarnos en la respiración y de hacer algunos ejercicios en este sentido, más allá del mero hecho de respirar automáticamente que nuestro cuerpo realiza sin querer. Ese estudio dividió a dos grupos de personas: el primero hizo veinte minutos de respiraciones y el segundo estuvo leyendo un libro.

Controlar la respiración es muy positivo y el yoga puede ayudarnos (Reuters/Ann Wang)
Controlar la respiración es muy positivo y el yoga puede ayudarnos (Reuters/Ann Wang)

Se hicieron pruebas a los participantes de ambos grupos analizando su saliva y se demostró que el grupo de personas que hizo los ejercicios de respiración tenía menos niveles de la proteína citosina que está asociada al estrés. Concentrarte en la respiración puede mejorar tu cuerpo y tu mente al liberarte de la tensión acumulada en tu día a día, ya sea en casa o en el trabajo.

Lee antes de dormir

Es uno de los deseos que nunca fallan a principio de año y cuando llega el mes de febrero pocos lo han cumplido. Sin embargo, un estudio de la universidad norteamericana de Notre Dame de 2012 demostró que las personas recuerdan mejor lo que leen justo antes de dormir, por lo que acostarse ojeando un libro es una gran decisión.

Las personas recuerdan mejor lo que leen justo antes de dormir, por lo que acostarse ojeando un libro es una gran decisión

Además, si nos dormimos después de leer cinco minutos descansaremos mejor, ya que habremos vaciado nuestra cabeza de pensamientos que nos pueden provocar que no conciliemos bien el sueño. Esas pocas páginas del libro pueden ser muy beneficiosas para nuestra salud y para levantarnos al día siguiente plenamente descansados.

Deja el móvil en otra habitación

Parece una bobada, pero nos hemos acostumbrado a dormir con el teléfono en la mesilla de noche. Unos porque lo consultan hasta el último minuto, otros porque es lo primero que cogen cuando se despiertan, la mayoría porque utilizan la alarma del teléfono para levantarse cada día… Lo cierto es que dormir al lado del móvil no es una buena idea para nuestra salud.

La luz azul que emiten los dispositivos electrónicos afecta a nuestro cerebro incluso quince minutos después de que no lo miremos. Un estudio del año 2015 ha demostrado que la exposición a esos terminales nos hace descansar peor y provoca somnolencia al día siguiente. Además, si lo sacamos de la habitación, eliminamos la posibilidad de echar un último vistazo al móvil y quedarnos otros 15 minutos sin dormir.

Más verdura

Introducir en nuestra dieta nuevos alimentos como la col rizada, la lechuga o la rúcula sólo proporcionará beneficios. Las verduras de hoja verde, entre las que también están las espinacas, el brócoli, las endivias o los berros, son una gran fuente de vitaminas A, C, E y K y se ha demostrado que su consumo reduce el riesgo de sufrir enfermedades del corazón, cáncer de mama y de estómago.

Las espinacas están exquisitas en multitud de recetas
Las espinacas están exquisitas en multitud de recetas

No todos estamos familiarizados con estos sabores, por lo que lo mejor es echar un vistazo a algunas páginas de internet que nos ayudarán a preparar menús en los que las verduras sean estupendos acompañantes de los alimentos que normalmente tomamos. Sólo tenemos que tomar la determinación y nuestro cuerpo se llenará de vitaminas, minerales y fibra sin apenas ingerir calorías.

Estírate

No nos referimos a lo que haces cada mañana cuando te levantas de la cama, que también es una buena idea para activarte, sino a los movimientos que los deportistas están acostumbrados a hacer al comienzo y al final de sus entrenamientos. Dedicar cinco minutos diarios a estirar puede ayudarnos a aumentar el flujo de sangre por todo nuestro cuerpo.

Además, conseguiremos aumentar la flexibilidad de los músculos, conservándolos fuertes y saludables. También reducimos la probabilidad de lesiones, habituales tanto en deportistas como en personas sedentarias que no hacen ejercicio. Por si fuera poco, estirarse reduce la tensión muscular, ayudándonos a que cada día sea un poco mejor.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios